Es cierto que, aunque estemos a las puertas de las vacaciones, este año, puede que sea el más malo para planificar un viaje largo. Con muchos interrogantes sobre la mesa y con cambios constantes e imprevisibles de normativas de movilidad, la incertidumbre de si va a afectarnos un nuevo brote de COVID-19 que nos obligue a permanecer en casa otra vez ha hecho que muchos opten por el turismo last call y, por supuesto, por el local y de proximidad, con reservas con cancelación de última hora y sin billetes.

Eso significa volver al modelo de los años sesenta, que utiliza el coche propio como transporte base para llegar hasta un destino próximo y familiar de mar o de montaña. Así que estas serán las vacaciones de las casas rurales y de las autocaravanas por excelencia de los últimos tiempos, con el menor tráfico aéreo que probablemente recordemos, sin aglomeraciones y respetando las distancias de seguridad.

Estas serán las vacaciones de las casas rurales y de las autocaravanas por excelencia de los últimos tiempos, con el menor tráfico aéreo que probablemente recordemos y sin aglomeraciones

Y de opciones, tendremos muchísimas porque, evidentemente, no hace falta irnos a la otra punta del mundo para disfrutar de unas grandes vacaciones, de maravillas naturales o de ciudades vibrantes, ya que podemos encontrar destinos de primera a pocos kilómetros de casa.

 

Siempre, turismo responsable y sostenible

Sea como sea, y tanto si decidimos quedarnos dentro de las fronteras nacionales como si nos atrevimos a salir al extranjero, nuestra recomendación es la misma: opta siempre por el turismo sostenible y responsable.  Es decir, aquel basado en los principios de viajar, de dejar poca huella y de aportar de forma sostenible con el fin de minimizar las consecuencias negativas del turismo masivo.

Precisamente, durante los dos meses de confinamiento, muchos agradecimos la fluidez de nuestros pueblos y ciudades, sin aglomeraciones y sin una excesiva presión externa que transformara nuestras calles en un parque temático. Así que, es de justicia que, si no queremos que esto nos suceda en casa, debemos hacer todos los posibles por no replicarlo nosotros cuando visitamos un lugar lejano. ¿Cómo? Lonely Planet nos propone un decálogo para un viaje sostenible:

  1. Diversifica descubriendo destinos desconocidos y poco visitados
  2. Viaja en temporada baja a los lugares más demandados
  3. Prioriza los medios de transporte más sostenibles (bicicleta, transporte público, tren o carretera)
  4. Valora visitar menos lugares y hacerlo en mayor profundidad
  5. Antes de viajar, infórmate del destino
  6. Respeta a las comunidades autóctonas
  7. Contribuye con la economía local
  8. Elige un alojamiento ecológico
  9. Intenta generar el mínimo número de residuos posible y no malgastar energía ni agua
  10. No dañes la naturaleza, respeta a los animales salvajes y su hábitat

Siguiendo con las recomendaciones de la plataforma online más conocida del mundo de los viajes, que siempre ha defendido un modelo de turismo que no implique solo aventura y diversión sino también respeto y comprensión, vamos a ver una selección de seis destinos sostenibles y aptos para toda la familia, para los que tengan ganas de salir del país este año o para dejarlos como destinos pendientes para un futuro próximo.

Eslovenia: arrebatadora belleza natural
1/6

Eslovenia: arrebatadora belleza natural

El 60% de su tierra está cubierta por árboles y Liubliana, la capital del país, consiguió la distinción de ciudad más sostenible del mundo en la última edición de la feria ITB Berlín, en la que se conocieron los famosos World’s Top 10 Sustainable Destinations.

Súmale a eso altísimas montañas, lagos de postal, spas de agua salada, gastronomía de lujo y ciudades con mucha historia. Un país poco explorado que invita a degustarse sin prisas.

Portugal: cultura y buena vida a tiro de piedra
2/6

Portugal: cultura y buena vida a tiro de piedra

Si bien la región de Algarve, Lisboa o Oporto suelen ser las más visitadas, Portugal merece un buen recorrido por sus 800 km de norte a sur, con playas idílicas, castillos medievales, mucha cultura y muy buen vino.

Además, podrás llegar hasta nuestro vecino atlántico en coche o en tren desde prácticamente cualquier punto del país con relativa facilidad.

Países Bajos: arte, tradición y modernidad
3/6

Países Bajos: arte, tradición y modernidad

Uno de los países más amables, más family friendly y más seguros de Europa. Holanda, la tierra de Vermeer y Van Gogh, nos ofrece interesantísimas galerías de arte, grandes y preciosas rutas pensadas para bicicletas, una vida nocturna efervescente y una capital de lo más cosmopolita, abierta e integradora.

Mongolia: la agreste y exótica tierra nómada de Gengis Khan
4/6

Mongolia: la agreste y exótica tierra nómada de Gengis Khan

Con grandísimas extensiones de estepa, Mongolia es una joya en medio de Asia Central que todavía no ha sido explotada por el turismo y que sigue conservando espectaculares paisajes vírgenes. Una tierra ancestral, cuna de uno de los más grandes imperios de la historia de la humanidad, que destaca por su belleza natural, por su fascinante cultura y por la hospitalidad de sus habitantes.

Montar a caballo por la estepa, dormir en una yurta tradicional de fieltro o ayudar a reunir un rebaño son algunas de las experiencias que más fascinan a los viajeros occidentales.

Mauricio: la perla africana malinterpretada
5/6

Mauricio: la perla africana malinterpretada

Aunque se trata de uno de los destinos más concurridos durante las lunas de miel, esta maravillosa isla ofrece mucho más que playas tropicales y hoteles de pulsera. Un importante pasado colonial y un rico patrimonio cultural esperan a los viajeros que quieran salir de los recorridos habituales y que tengan ganas de vivir y de integrarse en la verdadera Mauricio, a través de pequeños hoteles de gestión familiar, pensiones o apartamentos independientes. Por supuesto, mucho más sostenibles.

Costa Rica: el paraíso eco tropical
6/6

Costa Rica: el paraíso eco tropical

Considerada como la capital del ecoturismo de aventura de América Central, Costa Rica está repleta de iniciativas sostenibles y, más allá del desplazamiento en avión, no te será nada difícil aplicar los criterios de turismo responsable que comentábamos.

Un paraíso para los amantes de la naturaleza y de los deportes al aire libre, que podrán practicar surf, senderismo y un montón de actividades saludables y respetuosos con el medio ambiente.