El vientre hinchado suele producirse porque el organismo no digiere bien los alimentos, fermentan durante más tiempo y se producen gases. Si quieres remediarlo, toma nota de estas pautas básicas. Con el tiempo ya no tendrás problemas para abrocharte el pantalón.

1. Observa tu alimentación: Combatir el vientre hinchado puede ser tan sencillo como observar qué alimentos te sientan peor. En general, el grupo de las legumbres son las que pueden ocasionar más flatulencias. Pero puede haber otros alimentos: las verduras y hortalizas crudas, por ejemplo, son más difíciles de digerir y eso hace que tu vientre se llene de gas. Cocinarlas es un remedio efectivo contra la hinchazón.

2. Evita las golosinas o los refrescos con gas: Algunos productos contienen edulcorantes artificiales como el aspartamo difíciles de digerir. Eso hará que tu vientre se hinche.

3. Tómate tu tiempo para comer: ¿Eres de las que comen mientras caminas? Evítalo. Al hacerlo estás tragando aire y eso se traducirá en un vientre más hinchado.

4. Vete a dar un paseo: El estrés o la ansiedad pueden acelerar la segregación de unas hormonas que afectan a tu sistema digestivo. Esto puede traducirse en un vientre más hinchado e incluso en diarrea. Cuando te sientas nerviosa y si te lo puedes permitir, levántate y ve a dar un paseo para intentar eliminar los gases de tu vientre.

5. Acude a tu farmacéutico: Existen productos naturales, elaborados a partir de plantas, que pueden ayudarte a combatir el vientre hinchado y mejorar el tránsito intestinal. Algunas de estas pastillas las venden como 'vientre plano' y lo que hacen en realidad es combatir los molestos gases que se producen como consecuencia de la fermentación de algunos alimentos. El hinojo o el anís estrellado podrán serte útiles.

6. Hazte una prueba de tolerancia de alimentos: En ocasiones, la hinchazón puede producirse porque tienes intolerancia o sensibilidad a algún alimento. De hecho, la celiaquía o la intolerancia a la lactosa pueden ocasionar hinchazón abdominal. Si persiste y no consigues aliviarlo con los consejos anteriores, acude al médico e infórmate sobre ello. Con un cambio de dieta podrían acabarse todos tus problemas.

7. Haz ejercicio: El ejercicio físico es bueno para todo el organismo, incluso para el vientre hinchado. Evita que los músculos abdominales, cuya misión es la de contener la grasa, se rompan y aumentan la tripa. Puedes completarlo con masajes específicos en el vientre para tonificar esta zona del cuerpo.