Actualmente existen un sinfín de cremas hidratantes en el mercado, tanto corporales como faciales. Para encontrar la más adecuada muchas personas confían en los productos que llevan los sellos de calidad 'eco' o 'bio', pero aunque parezcan lo mismo, existen unas sutiles diferencias.

Sello Eco
El certificado más común de este grupo es EcoCert, un organismo de certificación para el desarrollo sostenible. Se certifican con el sello ecológico las cremas hidratantes que contienen un mínimo del 95% de sus ingredientes de origen natural (y sólo un 5% de ellos pueden ser de síntesis). Además, al menos un 5% de los ingredientes del producto final deben proceder de la agricultura ecológica.

Sello Bio
El certificado más común de este grupo es CosmeBio, de la Asociación Profesional Francesa de la Cosmética Biológica y Ecológica. Se certifican con el sello Bio las cremas cuyos ingredientes son naturales al 95% y de origen vegetal procedentes de la agricultura biológica. Además, al menos el 10% de los ingredientes del producto final deben tener relación directa con la agricultura biológica.