¿Has oído hablar de la dieta cetogénica o dieta keto? ¿Y de sus beneficios? Se trata de una dieta alta en lípidos y con la cantidad adecuada de proteínas, pero basada en la reducción del consumo de hidratos de carbono, por debajo de los estándares y necesidades orgánicas. 

Al minimizar el consumo de hidratos de carbono, el organismo se encarga de sintetizar cuerpos cetónicos y, en consecuencia, se puede perder peso y prevenir enfermedades cardiovasculares o, incluso, la diabetes.

En la dieta keto, el hígado sustituye la glucosa por la quema de grasas, para obtener la energía que necesitamos, y produce los cuerpos cetónicos. Es decir, el órgano utiliza una fuente energética alternativa, que deriva de la oxidación de ácidos grasos y actúa como un sustituto del azúcar.

Como resultado, se ingiere un 60-70% de grasas, un 25-30% de proteínas y, solamente, un 5-10% de carbohidratos. No obstante, se debe tener en cuenta que el tiempo de realización de la dieta no puede sobrepasar los seis meses.

La dieta es bastante extrema y la pérdida de peso se produce de forma rápida. Por lo que se deben conocer todas las fases y sus efectos secundarios. Asimismo, cada cuerpo es diferente y, por tanto, las reacciones pueden variar en función de la persona por lo que siempre, siempre, deberemos acudir a un especialista que nos ayude en este proceso y nos indique si podemos (o no) llevar a cabo esta dieta.

Las 4 fases de la dieta keto:

  • Primera fase: al iniciar la dieta cetogénica, las personas que siempre han tendido a un gran consumo de azúcares refinados, podrían sentir: ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, indigestión, fatiga, insomnio, u otros síntomas. Esto se debe a que el organismo necesita recompensar, de alguna manera, la falta de azúcares refinados a los que estaba acostumbrado.
  • Segunda fase: en este momento, que se da entre los dos o tres primeros días, se activaran los nuevos mecanismos del control energético. Durante este proceso, el sistema de regulación energético modificará la expresión de los genes, dando lugar a posibles mareos, taquicardia o apatías.
  • Tercera fase: el metabolismo basal se incrementa, al mismo tiempo que la pérdida de peso. Es la fase en que más kilos perdemos.
  • Cuarta fase: es la adaptación y normalización del control metabólico, regresando a un nivel inferior de consumo energético. Por tanto, la perdida de peso no será tan notoria, ya que el organismo se habrá estabilizado.

Alimentos permitidos en la dieta keto 

En la dieta cetogénica se eliminan una gran cantidad de carbohidratos y, por tanto, debemos comer alimentos que contengan un nivel bajo de estos. La regla está en comprar alimentos que contengan menos de un 5% de carbohidratos.

Entonces, en la lista de la compra podremos incluir: carnes no procesadas, pescados y mariscos, huevos, verduras de superficie frescas o congeladas, lácteos altos en grasa, frutos secos y bayas de forma moderada, aceite de oliva virgen extra, así como de coco o de aguacate, grasas naturales e, incluso, salsas altas en grasas.

¿Y qué bebidas? Es bueno tomar agua, café, té, mate, o, incluso, alguna copa de vino tinto de vez en cuando.

Alimentos prohibidos

Los alimentos que contienen una gran cantidad de azúcar y almidón deben evitarse al seguir la dieta keto, ya que también tienen más carbohidratos. Entre ellos, encontramos: la fruta, las patatas, los cereales, las legumbres, el arroz, la pasta, el pan de molde, los dulces, la bollería y los alimentos procesados. Aunque los alimentos procesados deberíamos evitarlos en cualquier tipo de dieta.

Respecto a las bebidas que no debemos consumir, hay que evitar los refrescos, los zumos y la cerveza.