Hoy sale a la venta en territorio nacional un libro que puede cambiarte la vida. Si en breve quieres emprender la aventura de ser madre o padre, si ya estás embarazada o si deseas concebir a corto plazo, apunta: “La salud de tus hormonas: guía práctica para mejorar la fertilidad y el equilibrio hormonal”, de Belinda Kirkpatrick y Ainsley Johnstone (editorial Zenith) y ve corriendo a la librería a comprarlo.

Porque, en él, encontrarás las claves sobre la salud hormonal desde un punto de vista natural y holístico, innumerables consejos prácticos y muy útiles para mejorar la fertilidad y 50 recetas deliciosas y sencillas que te ayudarán a sentirte mejor y a equilibrar tus hormonas de forma natural.

Es bueno que tanto las futuras madres como los futuros padres empiecen a mejorar sus hábitos tres meses antes de iniciar la búsqueda del bebé

Para mantener un buen equilibrio hormonal es vital entender el impacto que producen en nuestro organismo el estilo de vida y las decisiones alimentarias que tomamos. Por ello, en este libro, la naturópata Belinda Kirkpatrick explica los efectos de la cafeína, el alcohol, el azúcar, el estrés y las malas decisiones alimentarias en el desequilibrio de nuestras hormonas, y nos habla de cómo abordar y mejorar problemas comunes, como el síndrome premenstrual, el síndrome del ovario poliquístico, la endometriosis o los problemas de fertilidad, a través de la incorporación de algunos cambios en nuestra dieta y nuestro estilo de vida.

Nuestro entorno inmediato, los alimentos que comemos, los productos que utilizamos o la ropa que nos ponemos, forma parte de un delicado ecosistema que puede ayudar o entorpecer nuestro equilibrio hormonal y, por ende, ponernos más difícil la concepción de una nueva vida. Así que lo mejor que podemos hacer es poner foco y conciencia en nuestro estilo de vida.

Vamos a ver cuáles son los 10 magníficos de la lista de alimentos fértiles que la naturópata nos recomienda priorizar para lograr más fácilmente el embarazo. Según Kirkpatrick, es bueno que tanto las futuras madres como los futuros padres empiecen a mejorar sus hábitos de vida y aumenten el consumo de estos diez alimentos al menos tres meses antes de iniciar la búsqueda del bebé.

Huevos
1/10

Huevos

Son una gran fuente de proteínas de calidad, aptos también para vegetarianos (no para veganos). Son una manera fantástica de promover las grasas “buenas” y contienen mucho selenio, magnesio, zinc y otras vitaminas. Aportan colina, que reduce la inflamación y fomenta el proceso de metilación, que es esencial para tener un embarazo a término.

Elimina la creencia que pueden comerse solo dos huevos a la semana: en realidad, puedes comer hasta dos o tres huevos ecológicos al día.

Salmón
2/10

Salmón

Una gran fuente de proteínas y también de grasas “buenas”. El salmón ayuda a reducir la inflamación y favorece un buen equilibrio hormonal. El omega-3 del salmón fomenta el desarrollo del cerebro del bebé y también puede reducir las posibilidades de que este desarrolle alergias. Márcate como objetivo comer salmón (o caballa, arenque o sardinas) por lo menos dos veces por semana.

Espárragos
3/10

Espárragos

Cargados de folato natural y una rica fuente de glutatión, son el acompañamiento perfecto para la dieta de la fertilidad. El glutatión puede ayudarte a liberar el exceso de estrógenos. Se utiliza en un proceso llamado desintoxicación del hígado, en el cual el glutatión se añade al estrógeno para ayudar a excretarlo.

Aguacate
4/10

Aguacate

Un estudio ha revelado que la ingesta de grasas monoinsaturadas (como las que se encuentran en los aguacates) está relacionada con los índices de éxito en los embarazos que utilizan tecnologías de reproducción asistida. Los aguacates tienen un alto contenido de vitamina E, lo cual es importante para la salud del óvulo, además de mejorar la movilidad y calidad del esperma.

Hay estudios que muestran que la vitamina E puede ser beneficiosa para mejorar el revestimiento uterino y que también puede ayudar en la implantación del embrión. Además, los aguacates están repletos de folato y de vitamina B6, que ayudan a mantener los niveles de progesterona y la implantación.

Además, los aguacates son una manera fantástica de mantenerte satisfecha cuando estás reduciendo los cereales en tu dieta. Come medio aguacate casa cada día.

Nueces de Brasil
5/10

Nueces de Brasil

Una gran fuente de proteínas y de grasas “buenas”, además de ser ricas en selenio, que es un antioxidante esencial para la salud de la tiroides. Hay estudios preliminares que han demostrado que el selenio desempeña un papel durante el desarrollo del óvulo, y que los óvulos que acaban en embarazo contienen el doble de una proteína que trasporta selenio. Come entre cuatro o cinco nueces de Brasil al día.

Semillas de chía
6/10

Semillas de chía

Son un verdadero superalimento, ya que contienen mucho omega-3, antioxidantes, fibra, hierro, magnesio, calcio y potasio. Estas semillas no solo están repletas de nutrientes, sino que también son una gran fuente de proteínas completas y altamente accesibles. La fibra en las semillas de chía ayuda a excretar hormonas no deseadas del cuerpo y a mantener la regularidad del sistema digestivo, y presenta una alta capacidad para absorber nutrientes de los alimentos que comes.

Las semillas de chía casi no tienen sabor, lo cual significa que se pueden añadir prácticamente en todas las comidas. Márcate como objetivo ingerir por lo menos una cucharada de semillas de chía casi cada día.

Semillas de calabaza
7/10

Semillas de calabaza

Son una superfuente de zinc. En los hombres, el zinc puede aumentar la cantidad de esperma y los niveles de testosterona. Para las mujeres, el zinc es importante porque ayuda al cuerpo a utilizar las hormonas reproductivas, el estrógeno y la progesterona. Un bajo nivel de zinc puede derivar en irregularidad menstrual y desarrollo anormal del óvulo. Además, se inhibe el metabolismo proteico, lo cual puede contribuir a una pobre calidad del óvulo.

El zinc es por lo general un mineral escaso en las mujeres que toman la píldora, así que, si este es tu caso, intenta comer un puñado de pepitas de calabaza al día.

Remolacha
8/10

Remolacha

La remolacha fresca es una gran fuente de resveratrol, el antioxidante que puede ayudar con los problemas de fertilidad relacionados con la edad. Los nitratos de la remolacha pueden aportar óxido nítrico al cuerpo y ayudar a mejorar el flujo sanguíneo, aumentar la circulación reproductiva y colaborar en la implantación del óvulo. La remolacha fresca contiene además un alto porcentaje de folato, muy bueno para la fertilidad, lo cual la convierte en un vegetal versátil para incluir en asados, ensaladas y batidos.

Aviso: la remolacha envasada está repleta de sal y azúcar, y deberías evitarla.

Brócoli
9/10

Brócoli

Deberías incluirlo en tu comida diaria. El brócoli es miembro de la familia Brassica y contiene índole-3-carbinol, el cual ayuda al cuerpo a liberar el exceso de estrógeno. El brócoli (además de otros vegetales Brassica, como la coliflor, la col, la col rizada y las coles de Bruselas) se puede comer ligeramente cocido al vapor o hervido.

Es un ingrediente esencial para aquellos problemas como la endometriosis, los fibromas y la subfertilidad. Intenta comer doscientos cincuenta gramos de vegetales de esta familia casi todos los días.

Verduras de hoja verde
10/10

Verduras de hoja verde

Son antiinflamatorias y tienen un alto contenido de folato natural, la vitamina del grupo B que asegura la división celular su crecimiento y su reproducción adecuada. Para una salud y una fertilidad óptimas necesitas: ¡400 gramos casi cada día! Esta cantidad es fácil de alcanzar si los incorporas en batidos verdes, si añades un puñado a los huevos por la mañana, los utilizas en ensaladas y como base de cualquier cena.

Intenta comer una gran variedad de hoja verde para obtener una diversidad nutritiva cuanto más grande mejor.

      COMPRAR EN AMAZON      
COMPRAR EN CASA DEL LIBRO