1. Es la mezcla de bebidas lo que hace dispara la embriaguez. Mezclar alcohol sólo contribuirá a que tu resaca ser peor. La borrachera dependerá de la cantidad de alcohol de ingieras y de cuán rápido lo hagas.


2. Tomar ibuprofeno ayuda a pasar la resaca. Sí, puede ayudar a aliviar los dolores temporales del día después.


3. El alcohol oscuro (cerveza, ron, vino) es más saludable. Si bien es cierto que pueden contener más antioxidantes, también lo es que puede contener tóxicos químicos que puede empeorar las resacas. Si necesitas estar fresco al día siguiente, opta por bebidas más ligeras.


4. Comer antes de acostarse reduce la resaca. Puede ser útil si cuando te tumbas todo te da vueltas, pero no te ayudará en la resaca. Para cuando comas, tu cuerpo ya ha absorbido el alcohol en su sistema.


5. El alcohol mata neuronas. No dañan células, sino dendritas, que son prolongaciones de las células cuya función principal es la recepción de estímulos. Eso explica por qué con resaca la mente va mucho más lenta.


6. El café ayuda a recuperar la sobriedad. A no ser que tenga sal y nos haga devolver parte de lo ingerido, sucede como con la comida. Si el cuerpo ha absorbido el alcohol, sólo el tiempo ayudará a que la resaca vaya a menos.


7. Hay gente que tolera mejor el alcohol. Es tan cierto como mala noticia para él. La resistencia al alcohol te la da la 'experiencia'.


8. El cuerpo expulsa el alcohol a través del sudor y la orina. En realidad, sólo un nimio porcentaje (10%) es eliminado así. El otro 90% restante se metaboliza por el hígado y se convierte en azúcar.


9. El alcohol facilita las relaciones sexuales. El alcohol nos vuelve más desinhibidos, pero al ser un depresor del sistema nervioso central, su consumo puede, de hecho, inhibir la respuesta sexual.


10. El alcohol no engorda. No sólo engorda, es lo que más engorda. El alcohol proporciona más calorías que los azúcares y las féculas.