Desde el inicio de los tiempos, el ser humano ha estado ligado a la naturaleza. Con el paso de la historia, a medida que nos trasladamos a entornos urbanos, fuimos perdiendo de vista la importancia de los elementos naturales en nuestra vida, a medida que nos dejábamos envolver por el frenetismo de las grandes ciudades, es estrés constante y el ajetreo del mundo urbano.

Todo esto ha supuesto que fuéramos perdiendo de vista el importante papel que el mundo natural juega en nuestras vidas y cómo el contacto con la naturaleza condiciona también nuestra salud. Tal y como explica el arquitecto británico Oliver Heath, “vivimos envueltos en mucho estrés y muchas veces no reconocemos los beneficios de esta conexión”. Impulsor del conocido como diseño biofílico, una tendencia constructiva que aboga por reestablecer el vínculo con la naturaleza a través de elementos que nos evoquen esos espacios en la construcción de edificios, Heath parte de la premisa de que “todos sabemos que la naturaleza nos hace sentir bien”.

“Si le pides a alguien que cierre los ojos y se imaginen un espacio en el que se sientan relajados y cómodos eligen espacios rodeados de naturaleza: con agua, hierba, árboles, montañas, cielos azules…”

Los orígenes de la biofilia

En su origen, este término va más allá de los límites del mundo arquitectónico, siendo acuñado ya en los años 80 por el biólogo americano E. O. Wilson, defensor de la idea de que el contacto con la naturaleza es esencial para el bienestar del ser humano. De hecho, el significado literal de biofilia es “el amor a la vida y a los seres vivos”. A raíz de este reencuentro con la naturaleza han ido surgiendo propuestas arquitectónicas que apuestan por restablecer este vínculo para conseguir entornos saludables.

Los pilares del diseño biofílico

A diferencia de lo que se pueda pensar, esta corriente arquitectónica no se centra tanto en aspectos que persigan una mayor eficiencia energética de los edificios ni la construcción de hogares sostenibles o el uso de materiales ecológicos. Se trata más bien de inculcar una sensación de bienestar en los usuarios que ocupan sus instalaciones.

El objetivo principal de este tipo de arquitectura es, por ende, crear lugares orientados a la felicidad, que aporten positivismo y que transmitan tranquilidad, calma, buenas energías… Hasta el punto de conseguir que un ambiente artificial tenga en nuestra salud los mismos beneficios que (¿por qué no?) un paseo por el bosque.

¿De qué beneficios hablamos?

La investigación internacional Human Spaces Report, llevada a cabo en 2015 por el profesor Sir Cary Cooper e Interface en el que se recogió la experiencia de 7.600 trabajadores de oficinas de 16 países diferentes, demostró que aquellos que desarrollaban sus funciones en edificios con diseño biofílico demostraban niveles más altos de bienestar, productividad y creatividad.

Pero, ¿por qué un espacio que nos conecta con la naturaleza puede hacernos sentir mejor? En esencia, se trata de una cuestión de calidad de vida. Tal y como explicaba la arquitecta Claudia Bonollo a la conocida revista Houzz, “nuestro estado de ánimo y nuestra capacidad de comunicación están influenciados por una combinación de aspectos físicos, mentales y sensoriales. Por eso, un ambiente que involucre todos los sentidos nos hace más felices y receptivos”.

¿Cuáles son las premisas para crear espacios según el diseño biofílico?

Grandes ventanas, con vistas al paisaje
1/7

Grandes ventanas, con vistas al paisaje

Una de las premisas de esta corriente arquitectónica es la de crear espacios abiertos, con grandes ventanales, que tengan vistas, si es posible, a elementos naturales que remarquen la presencia del mundo exterior también desde el interior del edificio.  

Elegir materiales naturales y propios del entorno
2/7

Elegir materiales naturales y propios del entorno

Los diseños biofílicos se centran en estímulos sensoriales producidos por olores, sonidos, gustos y sensaciones producidos por objetos de la naturaleza. Los materiales naturales y locales, propios del entorno, como la madera, la lana, la piedra o el cuero, harán que nos sintamos más conectados al mundo natural.

Diluir los límites entre el interior y el exterior
3/7

Diluir los límites entre el interior y el exterior

En todo edificio biofílico es imprescindible también crear espacios al aire libre que diluyan los límites entre el interior y el exterior. Por ejemplo, la introducción de un pequeño patio o una terraza con plantas autóctonas de temporada contribuye a mejorar nuestra conexión biológica con los cambios estacionales.

Colores inspirados en la naturaleza
4/7

Colores inspirados en la naturaleza

La utilización determinadas paletas cromáticas inspiradas en la naturaleza, como los tonos anaranjados de una puesta de sol, o los del bosque en otoño, con sus verdes y marrones, también es otro de los recursos empleados para crear una atmósfera natural en espacios biofílicos.

Emplear una iluminación de inspiración natural
5/7

Emplear una iluminación de inspiración natural

En línea con la creación de análogos de la naturaleza, otro de los recursos es la utilización de una iluminación que imite la que se percibe en los espacios naturales. En caso de no contar con luz natural, se suele emplear luz artificial inteligente con el que se cran entornos iluminados en contraste con otros más difusos o sombríos, a imitación de la luz solar.

Dejar que corra el aire
6/7

Dejar que corra el aire

Uno de los elementos más importantes en el diseño biofílico es la presencia del aire fresco, bien a través de ventanas que se puedan abrir, o de terrazas. Se trata de un aspecto que no se tiene muy presente, pero que permite nuestra conexión biológica con los cambios estacionales.

Introducir formas y patrones más naturales
7/7

Introducir formas y patrones más naturales

El uso de diseños que se alejen de los ángulos y las líneas rectas a los que estamos habituados, como las líneas ovaladas o circulares, no ofrecen la misma facilidad para optimizar el espacio, pero nos recuerdan a las formas orgánicas del mundo natural.

El emblemático edificio Planeta, que alberga la redacción de Revista Interiores, ¡cuenta precisamente con muchos de estos elementos biofílicos!