El distintivo ambiental es una manera de clasificar los vehículos en función de su eficiencia energética, teniendo en cuenta el impacto medioambiental que generan en forma de emisiones contaminantes de CO2.

La clasificación tiene como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un instrumento eficaz al servicio de las políticas municipales, tanto restrictivas de tráfico en episodios de alta contaminación, como de promoción de nuevas tecnologías a través de beneficios fiscales o relativos a la movilidad.

 

Restricción del tráfico

Se trata de una clasificación en función de los niveles de contaminación de tu vehículo. En algunas ciudades se está ya utilizando este distintivo ambiental a la hora de restringir el tráfico en los días de alta contaminación, prohibiendo la circulación a los vehículos que no disponen de uno.

Por ejemplo, en Barcelona, los vehículos que no dispongan de ninguna etiqueta ambiental no pueden circular por las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de lunes a viernes de 8 de la mañana a 20 de la tarde desde este enero. Solo pueden circular antes y después de esas horas, durante el fin de semana y pueden solicitar 10 días al año para circular con normalidad. Con Madrid Central ocurre algo muy parecido.

Coches eléctricos

Estas iniciativas, aparte de reducir las áreas de contaminación y mejorar la calidad del aire, igual que en otras ciudades europeas como París, Londres o Berlín, también incentivan el cambio de vehículo hacia uno más eficiente y con menos emisiones.

Aunque la colocación del distintivo es voluntaria, es recomendable llevarla para facilitar la identificación de tu vehículo, sobre todo por este tipo de restricciones de tráfico. El distintivo debe ir adherido en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero. En caso de tener motocicletas, se puede colocar en cualquier sitio visible del vehículo. En caso de no saber cuál es el distintivo que le corresponde a tu vehículo, puedes consultarlo introduciendo la matrícula de tu coche en la página web de la DGT.

 

Categorías de distintivos ambientales

La DGT clasifica los distintivos ambientales para vehículos en cuatro categorías según las emisiones y el impacto medioambiental que producen. En la siguiente lista los enumeramos de menos a más contaminantes:

Etiqueta 0 emisiones (azul)
1/4

Etiqueta 0 emisiones (azul)

Este distintivo identifica a los vehículos más eficientes y menos contaminantes. Se aplica a los eléctricos de batería (BEV), eléctricos de autonomía extendida (REEV), eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía de 40 km o vehículos de pila de combustible.

Etiqueta ECO (verde y azul)
2/4

Etiqueta ECO (verde y azul)

Ese distintivo es para vehículos eléctricos con autonomía inferior a 40 km, híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural y gas (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP). Deben cumplir los criterios de la etiqueta C, que os detallamos a continuación.

Etiqueta C (verde)
3/4

Etiqueta C (verde)

Identifica los vehículos de combustión interna que cumplen con las últimas emisiones EURO. Son para turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y pesados tanto de gasolina como diésel, matriculados desde 2014.

Etiqueta B (amarilla)
4/4

Etiqueta B (amarilla)

En cambio, este distintivo identifica los vehículos de combustión interna que no cumplen con las últimas especificaciones de las emisiones EURO, pero sí lo hacen con anteriores. Son turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados desde enero de 2001 y diésel a partir de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y pesados, tanto diésel como gasolina, matriculados a partir de 2005.

Y, por último, el resto de vehículos que no cumplen los criterios para ser etiquetados como vehículo limpio, no tienen derecho a ningún distintivo. Estos son los de gasolina anteriores al año 2000 y los de diésel anteriores a 2006. Si por la antigüedad de tu coche no tienes derecho a una etiqueta, tu vehículo puede ver restringida su circulación durante determinadas situaciones como hemos explicado.