Un champú en seco puede ser el perfecto salvavidas de tu cabello en un momento determinado. Un día sales tarde del trabajo, se junta con la compra, recoges a los niños y de pronto se te ha pasado el rato que tenías para lavarte el pelo. Al día siguiente entras a trabajar temprano y tampoco tienes tiempo de hacerlo por la mañana, pero ir con el pelo sucio no es opción.

Por ello tener a mano un champú en seco te puede sacar del problema. Y hacerlo tu misma es más sencillo de lo que crees. Te explicamos como hacerlo y solo necesitas harina de arroz. Lo único que tienes que hacer es coger una brocha de colorete (limpia, por supuesto) y aplicar con cuidado la harina de arroz en las raíces del pelo, que es donde más se nota la grasa.

Mucha gente utiliza polvos de talco, pero lo bueno de la harina de arroz es que en contacto con la grasa del cabello se vuelve transparente, no como el talco u otros productos que apagan el cabello y dan un color blanquecino. Sencillo, eficaz, barato, ecológico y ¡más fácil imposible!

Para que quede bien, ten en cuenta los siguientes consejos:
? Divide el cabello en secciones paralelas a la línea del cabello para la aplicación.
? Asegúrate de no utilizar mucho producto, no es necesario. Apoya la brocha sobre la harina de arroz y sacúdela un poquito después.
? Cepilla el pelo después de la aplicación.