El dolor de espalda es un reflejo de los hábitos de vida actuales. Más tiempos sentados, menos ejercicio del que sería deseable y una alta carga de estrés que favorece los malos hábitos posturales. El 47% de los españoles padece al menos, una vez al año, molestias en la espalda, sobre todo en la zona lumbar. Una dolencia que, tras los resfriados, es la que más bajas laborales provoca suponiendo un enorme gasto sanitario al sistema público.

UNA ESPALDA SIN DOLOR

Si convivir con dolor no es nada fácil, el de espalda es especialmente incapacitante. En la gran mayoría de casos impide seguir con las actividades del día a día y además genera estrés e irritabilidad que acaban afectando la autoestima y el bienestar. Se sabe que la deficiencia de vitaminas B1, B6 y B12 se puede manifestar como dolor de espalda. El aumento de las necesidades de estas vitaminas, la reducción de su consumo o de su absorción, puede manifestarse en un molesto dolor de espalda.

El médico de cabecera en primer lugar puede ayudar a reducir estas molestias. Sin embargo, el 60% de los pacientes optan por tomar algún medicamento para librarse del dolor y continuar con su día a día. Hidroxil B1 B6 B12 ha demostrado ser eficaz como tratamiento coadyuvante para mitigar las molestias. Estas vitaminas en dosis terapéuticas participan en el metabolismo de neurotransmisores y en la síntesis de mielina, inhibiendo la transmisión medular del estímulo doloroso. Si este compuesto de vitaminas se combina con el tratamiento habitual para el dolor de espalda el alivio es mucho mayor.

La duración recomendada del tratamiento con Hidroxil B1 B6 B12 es 15 días. Hidroxil B1 B6 B12 es un medicamento sin receta que se vende en farmacias dónde te podrán ampliar la información del producto y asesorarte en cómo aliviar tu dolor de espalda.  

consejos espalda sin dolor

CONSEJOS PARA UNA ESPALDA SIN DOLOR

1. NO DUERMAS BOCA ABAJO. Se recomienda dormir de lado o boca arriba con un cojín bajo las rodillas.

2. ESPALDA RECTA AL SENTARTE. Evita sentarte bruscamente y en una silla con respaldo recto. No estés demasiadas horas en el sofá.

3. COGE PESO CON CUIDADO. Si debes agacharte para coger peso flexiona las rodillas, acerca el peso al cuerpo y luego levántalo.

4. CONTROLA TU PESO. El sobrepeso supone una sobrecarga para las articulaciones, no solo de espalda, también de la cadera y las rodillas.

5. CORRIGE LA POSTURA. Durante el día fíjate en tu postura y ves adecuándola para que la espalda soporte la menor carga posible.

6. EVITA MOVIMIENTOS BRUSCOS. Al levantarte de la cama. Siéntate con ayuda de las manos.

7. EVITA EL REPOSO. Al contrario de la creencia popular, ejercitar ligeramente la zona afectada promueve la recuperación física.

8. MUÉVETE. La mejor prevención para el dolor de espalda es el ejercicio físico. La natación, el Pilates y el yoga son los más recomendables.