El libro Entrénate para la vida de la psicóloga Patricia Ramírez Loeffler es un manual práctico que nos enseña a manejar situaciones adversas y conseguir el equilibrio emocional. De entre las técnicas que explica, hay una que puedes empezar a poner en práctica desde ya en tu vida sin importar como sea. Se trata de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

El objetivo es dirigir el foco de atención hacia el placer y las cosas buenas que te trae la vida. Se logra con entrenamiento y trabajo. Somos lo que repetidamente hacemos.


El diario del bienestar
Una manera de empezar a tener en cuenta realmente estos pequeños momentos de placer es escribir un diario del bienestar. Este ejercicio te va a servir para ampliar la visión en túnel que por circunstancias del estrés tenemos atrofiada, dejando pasar momentos vitales de nuestra vida.

La felicidad no está solo presente en los grandes momentos de la vida como el nacimiento de un hijo, una boda o un ascenso. La felicidad está en tomarse 20 minutos para desayunar en la terraza de casa, en besar a tu pareja cuando llegas de trabajar o en ir a ver a tu abuela una vez a la semana.

¿Cómo se hace un diario del bienestar?
Mira este ejemplo:

Día: 28 de julio
Lo que he disfrutado durante el día: Despertar a mi hijo y entrar en el despacho cuando todavía no hay nadie y prepararme un té.
Lo que más me ha gustado: Ver la cara de mi hijo, con sus ojos tan grandes, las pupilas dilatadas y creo que es un regalo de la vida. Le sonrío y me devuelve la sonrisa. En el trabajo, mientras bebía el té, me he sentido por un momento como en casa. He disfrutado del silencio.

¿Te parece difícil? Aunque te dé pereza escribirlo, al menos repasa estos momentos cuando te metes en la cama. Así te dormirás con una sensación de bienestar que seguro que repercute en el estado de ánimo de por la mañana.

Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida es uno de los pilares del aquí y el ahora, de la filosofía mindfulness. Aprende lo qué es el mindfulness.