A pesar de la popularidad de disciplinas yóguicas como el Bikram Yoga, que buscan hacer sudar el cuerpo, el yoga real no es eso. Es mucho más y su objetivo no es el meramente deportivo.

El yoga engloba un amplio abanico de prácticas corporales dirigidas a conseguir un mejor estado físico y mental. El tipo de yoga más conocido y practicado es el Hatha Yoga y se basa en la realización de posturas, técnicas de respiración, concentración y meditación para transformar el cuerpo y la mente. Pero no es un deporte, es un trabajo de autoconciencia para aprender a ser y a estar en el momento presente.

Es cierto que se practica ejercicio físico mediante las posturas. Pero la finalidad de esta disciplina no es la de realizarlas de la forma más perfecta ni adquirir un cuerpo flexible y tonificado. Tampoco debe realizarse si lo que se quiere es perder peso. Aunque, con la práctica regular, se adquirirá mayor flexibilidad y es posible incluso adelgazar.


Diferencias con un deporte

Un deporte cuenta con una serie de características que no se contemplan al practicar yoga. Por ejemplo, los deportes en general ejercitan la competitividad, el esfuerzo ?a veces aumentando el riesgo de lesiones-, la consecución de un objetivo que suele ser ganar?

El yoga, en cambio, tiene otro tipo de objetivos, algunos de ellos sí se comparten con otras prácticas deportivas. Por ejemplo, promueve el autoconocimiento y la superación, el disfrute y el trabajo personal. Pero su visión es diferente: respeta los propios límites, no se compara con otros practicantes, no busca una meta a corto plazo y no se persigue ganar un trofeo a no ser que sea la consecución del bienestar físico y emocional.

Si se practica con regularidad, sí es un ejercicio sano y saludable. Pero se aconseja realizar otro tipo de actividades aeróbicas encaminadas a evitar la vida sedentaria y a promover la oxigenación, la mejor circulación de la sangre y a combatir la obesidad. Basta con caminar todos los días entre 30 y 45 minutos a paso rápido de camino a tu centro de yoga, al trabajo o para reunirte con tus amigos.

Descubre el especial yoga del número de abril de la revista Objetivo Bienestar.