Aunque los hagamos pensando que nos van acompañar siempre, a veces con el tiempo preferiríamos borrarlos de nuestra piel. Ahora, por fin es posible hacerlo, en la mayoría de los casos.

Querer recordar un momento del pasado, rendir un homenaje a una persona querida grabándonos su nombre, marcarnos con un lema vital o con un símbolo que sentimos que nos define o, simplemente, querer añadir un elemento decorativo a nuestra piel son algunos de los muchos motivos que pueden llevarnos a tatuarnos. Una práctica cada vez más extendida entre personas de todas las edades y condición.

Célticos, japoneses, inspirados en celebridades o absolutamente personales, grandes, pequeños?Los tatuajes están de moda pero, ¿qué ocurre cuando queremos deshacernos de ellos? Normalmente, los motivos laborales o los sentimentales son los más esgrimidos por las personas que deciden eliminar los tatuajes de su piel. Un tatuaje demasiado visible puede ser un impedimento en determinadas profesiones de cara al público y es lógico querer borrar el nombre de un amor pasado.

Hasta hace poco, lograr eliminarlos era muy difícil y las técnicas para lograrlo muy invasivas. Hoy, gracias al láser resulta mucho más sencillo, aunque es importante seguir el protocolo y acudir a un centro debidamente cualificado. Es muy importante elegir bien la clínica y el médico que va a hacerlo. Sólo un facultativo está autorizado a utilizar el láser y debe darnos todas las garantías. Para eliminar la totalidad del tatuaje serán necesarias varias sesiones. La cantidad dependerá del tamaño del tatuaje, de su antigüedad y de los colores utilizados.

Normalmente, los tatuajes hechos en tinta negra son más fáciles de eliminar y los colores más difíciles de hacer desparecer de la piel son el rosa, el amarillo y el verde. Sin erosionar la piel, el laser actúa sobre la tinta, desmenuzándola en pequeñas partículas que el cuerpo se encarga de eliminar. Y, aunque a veces sólo es posible eliminarlos en un ochenta o noventa por ciento, la piel recupera en gran medida su aspecto original.