Las bebidas gaseosas, la bollería industrial, las sopas de verduras deshidratadas, los embutidos o los platos preparados son todos alimentos ultraprocesados que podemos encontrar muy fácilmente en tiendas y supermercados, y que nos solucionan en un momento una comida o una cena. Sin embargo, estudios publicados por la revista BMJ (British Medical Journal) advierten de que un consumo muy alto de este tipo de productos podría aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer e incluso muerte prematura. Concretamente, el estudio publicado asegura que el consumo de más de cuatro raciones al día está asociado con un incremento del 62% en el riesgo de mortalidad.

Pese a que aún no se ha establecido una relación directa de causa-efecto, los investigadores señalan que otros estudios anteriores ya habían asociado el consumo de los alimentos altamente procesados con un mayor riesgo de obesidad, presión arterial alta, ascenso de los niveles de colesterol e incluso algunos tipos de cáncer.

Los alimentos ultraprocesados ya representan más del 50% de los productos alimenticios consumidos en algunos países del primer mundo como Reino Unido, Estados Unidos o Canadá. Por ello, los autores de dichos estudios piden urgentemente que se implementen políticas para limitar su distribución e ingesta, y evitar así los problemas de salud que se deriven.

ultraprocesados

Los productos con más de 5 ingredientes pueden ser ultraprocesados

Los alimentos altamente procesados están elaborados a partir de formulaciones industriales (almidones, sal, aceites vegetales…) o sintetizados (aditivos, proteína hidrolizada, etc.) y no contienen ningún alimento entero reconocible. Por ello, si ves que un producto tiene más de cinco ingredientes, lo más seguro es que sea ultraprocesado. Por otro lado, pese a que muchos de estos productos están etiquetados como ‘light’ o bajos en calorías, suelen tener un alto contenido calórico (al menos 500 calorías por ración).

Los daños que estos productos causan en nuestra salud

Los estudios realizados se centrarán ahora en llevar a cabo ensayos clínicos mediante los que se pueda especificar cuáles son exactamente los daños que los alimentos sobreprocesados pueden causar en nuestra salud. A través de diversos sondeos y seguimientos en pacientes, los investigadores constataron que cada porción diaria superior a las dos raciones recomendadas, incrementaba el riesgo de mortalidad en un 18%.

Además, aquellas personas que participaron en el estudio y que ingirieron una mayor cantidad de alimentos ultraprocesados suelen tener un índice de masa corporal por encima de lo saludable, son fumadores y, en general, llevan un estilo de vida más sedentaria.

En definitiva, son cada vez más las investigaciones que demuestran, poco a poco, que una alimentación equilibrada y natural es esencial para llevar una vida saludable. Así que, aunque vayas con prisas, olvídate de las comidas preparadas y opta siempre por productos frescos y, a poder ser, que no contengan componentes artificiales en su elaboración.