Enero es uno de los meses en que más cuesta ponerse las pilas porque acaba de empezar el año y regresas al trabajo después de las fiestas de Navidad. También es el mes más malo económicamente hablando, lo que hace que la cuesta de enero se agrave. Pero la mejor forma de hacer frente al exceso de las comidas navideñas y al creciente estrés que provoca encarar el primer mes es relajarnos y librarnos de nuestras preocupaciones a través de una actividad muy simple: flotar. Los gurús de la relajación del siglo pasado ya defendían los beneficios que aporta flotar, pero ahora la fórmula se ha perfeccionado y este ejercicio se convierte en la mejor medicina détox.

¿Qué es un Flotarium?

Un Flotarium es una piscina que combina el sueño de volar y de la total ingravidez. Se logra a través del aumento de la mineralización del agua, que cambia su densidad y permite al cuerpo humano levitar en el agua sin hacer ningún esfuerzo y disfrutando de los importantes beneficios para el cuerpo y la mente. En realidad, se inspira en cómo funciona el Mar Muerto, un lago del Próximo Oriente con aguas hipersalinas que permiten flotar fácilmente, pero se adapta para todos aquellos que no pueden viajar hasta tan lejos para disfrutar de vez en cuando se este pequeño placer.

Esta práctica se empezó a poner de moda hacia los años cincuenta y, desde entonces han recurrido a ella desde los impulsores del movimiento New Age para sentir la relajación y descubrir el lado espiritual, hasta los astronautas de la NASA para adaptarse en el espacio. En la actualidad, las piscinas de flotación vuelven con fuerza como una tendencia en el mundo de la relajación natural.

Beneficios de flotar

  • Reduce el insomnio y el estrés
  • Despeja la mente y aumenta la capacidad de atención
  • Alivia la tensión porque que los músculos no tienen que aguantar el peso del cuerpo y se pueden relajar totalmente
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Alivia dolores crónicos en las articulaciones
  • Acelera el metabolismo
  • Aumenta la efectividad de los tratamientos anti-tabaco
  • Mitiga el jet lag

Piscina del Hotel Barceló Hamilton Menorca

Las sesiones de flotación pueden variar de precio y duración, pero los expertos afirman que es suficiente con tan solo una hora en un Flotarium para que el cuerpo reciba la energía reparadora equivalente a cuatro horas de sueño profundo.

El hotel Barceló Hamilton Menorca es uno de los pocos emplazamientos con unas instalaciones de este tipo en España y el servicio es gratuito para los huéspedes del hotel. El Flotarium ofrece una hora de disfrute, con iluminación especial y música ambiental para hacer de la experiencia una sesión de relajación multisensorial.

Tratamientos alternativos

Para quienes buscan un momento de desconexión, el hotel también ofrece muchos otros tratamientos. Por ejemplo, los deportistas que requieran liberar tensión de sus músculos pueden elegir un masaje “Classic for U” en modalidad deportiva, mientras que las personas que quieran renovar su aspecto pueden elegir un masaje facial Kobido, con efecto lifting. En el centro también se pueden hacer distintos rituales orientales pensados para liberar la mente de preocupaciones a través de los sentidos con una combinación de sensaciones, aromas y sonidos que logran un estado de relax profundo.