• Home

  • Salud

  • Afasia: causas y síntomas del trastorno del lenguaje que ha apartado del cine al actor Bruce Willis

Afasia: causas y síntomas del trastorno del lenguaje que ha apartado del cine al actor Bruce Willis

Aunque existen distintos tipos de afasia de mayor o menor gravedad y duración, este trastorno del lenguaje se caracteriza por distintos problemas en el empleo de las palabras y suele ser consecuencia de una lesión cerebral, como un ictus o una enfermedad neurodegenerativa como el Alzheimer o el Parkinson.

Afasia causas y síntomas del trastorno del lenguaje que ha apartado del cine al actor Bruce Willis
Afasia causas y síntomas del trastorno del lenguaje que ha apartado del cine al actor Bruce Willis
Anna Martínez

Periodista

Muy poco después de que el popular actor norteamericano Bruce Willis anunciara que se retira del mundo de la interpretación, el interés por la definición de la afasia se ha disparado en todo el mundo, llegando a convertirse en trending topic.

La causa que ha hecho decidir al protagonista de películas tan emblemáticas como El sexto sentido o La jungla de cristal a abandonar su profesión es un trastorno del lenguaje producido como consecuencia de una lesión del cerebro responsable de la expresión, la comprensión, la lectura y/o la escritura.

Qué es la afasia: ¿trastorno o enfermedad?

Como decíamos, la afasia es, al igual que la dislexia o muchos otros, un tipo de trastorno del lenguaje. Pero, en ningún caso, una enfermedad, a pesar de que la noticia de Willis esté dando tanto que hablar.

De hecho, las personas diagnosticadas con algún tipo de afasia pueden presentar síntomas y gravedades muy distintas relacionadas con algún problema del habla como:

  • Tener problemas en el empleo de las palabras o a la hora de construir oraciones
  • Dificultades para entender a los demás
  • Obstáculos para expresarse y comprender o para leer o escribir

En cualquier caso, se trata de un trastorno del lenguaje provocado por una lesión cerebral, que dejará esta afectación en el paciente de manera transitoria o más crónica. En el primer caso, y según la Sociedad Española de Neurología, estaríamos hablando de “pacientes con epilepsia, con migraña con aura o con ataques isquémicos transitorios”. “En otras persisten mientras se manifieste la enfermedad, y en otras forman parte de una enfermedad neurodegenerativa, como en la afasia primaria progresiva, que es un síndrome clínico asociado a demencias como la enfermedad de Alzheimer o la demencia frontotemporal”, explican desde la SEN.

Ictus: la causa más común de los tipos de afasias

Existen distintas afectaciones cerebrales que pueden desembocar en una afasia, siendo el ictus una de las más comunes. Además del infarto cerebral, también conocido como embolia, los traumatismos craneoencefálicos, una infección (como por ejemplo una encefalitis), un tumor cerebral, o algún tipo de enfermedad neurodegenerativa (como por ejemplo Parkinson o algún tipo de demencia, como Alzheimer) también suelen ser causas comunes de este trastorno del lenguaje.

En cualquier caso, el origen de la afasia será el que determine tanto su tratamiento como su posible recuperación. Así, si la lesión primaria es leve, lo más probable es que el paciente sufra estas dificultades de lenguaje de manera transitoria y no sea necesaria la intervención de ningún profesional de la logopedia para su paulatina recuperación.

En cambio, en los casos de enfermedades crónicas como las neurodegenerativas, “el paciente va a ir empeorando progresivamente a medida que avance su enfermedad”, aseguran desde la SEN.

Afasia progresiva, la más severa

La progresiva es el tipo de afasia más grave que viene provocada por una enfermedad crónica y que, por el momento, no tiene cura. Es por eso que, aunque el paciente reciba tratamiento especializado para mitigar los síntomas y mejorar su calidad de vida, no podrá parar la evolución. De hecho, la afasia es a menudo uno de los primeros síntomas que el entorno de los pacientes afectados por Alzheimer o Parkinson suelen notar, ya que supone un empeoramiento evidente de una capacidad que, hasta el momento, solía estar en pleno rendimiento.

Este tipo de trastorno progresivo suele aparecer en torno a los 50 o a los 70 años. La afasia puede afectar a cualquier edad, pero es más común que afecte a personas adultas, sobre todo a partir de los 60 años. En España, y según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) más de 350.000 personas padecen afasia y cada año se producen unos 25.000 nuevos casos.

Sobre el autor
Anna Martínez

Periodista especializada en salud y en autocuidado. Ahora escribo para Objetivo Bienestar. 

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído