• Home

  • Salud

  • Cómo influye en nuestro organismo el síndrome metabólico

Cómo influye en nuestro organismo el síndrome metabólico

El síndrome metabólico es la condición clínica caracterizada por la asociación de diversas alteraciones del metabolismo. Cuando esta ocurre, los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes aumentan considerablemente. A día de hoy, existen estrategias de prevención y tratamiento para atajar de manera integral este síndrome que afecta a 257 españoles cada día.

Cómo influye en nuestro organismo el síndrome metabólico
Cómo influye en nuestro organismo el síndrome metabólico
Sara Roqueta

Periodista

Con el paso de los años es muy probable que nuestro metabolismo sufra diversas modificaciones. Sin embargo, más allá de lo clínicamente establecido, existe un grupo de factores de riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y otros problemas de salud que, unidos en el mismo tiempo, pueden desencadenar en el conocido como síndrome metabólico. Esto se manifiesta en cambios bien definidos como tener una circunferencia abdominal elevada, colesterol HDL bajo (es decir el “bueno”), triglicéridos altos, glucemia alta y presión arterial elevada. Si se tienen al menos tres de estas alteraciones, entonces sí, hablaremos de que una persona padece el síndrome metabólico, el cual está ligado a una mayor probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares y de diabetes tipo 2.

De hecho, a pesar de las estrategias diseñadas hoy en día para el manejo de esta problemática, la ratio de aparición del síndrome metabólico en España ha incrementado en 257 personas cada día. Y, aunque la mayor prevalencia se encuentra entre las personas mayores de 40 años, —el 52% tiene más de una alteración y el 24% presenta el síndrome— la problemática reside ahora en la difusión de esta sintomatología en edad pediátrica y en los adolescentes. Por el momento, estas son algunas de sus causas:

  • Sobrepeso y obesidad.
  • Un estilo de vida sedentario.
  • Resistencia a la insulina. Esta afección se da cuando el cuerpo no puede usar bien la insulina, la hormona que ayuda a mover el azúcar en la sangre a las células para darles energía. La resistencia a la insulina puede conducir a niveles altos de azúcar en la sangre
  • Edad. Como hemos visto, el riesgo de padecer síndrome metabólico aumenta a medida que envejecemos.
  • La genética. Aunque este síndrome tiene un componente genético importante, también es cierto que ciertos factores modificables, como la práctica de actividad física o los hábitos alimenticios, son fundamentales para el desarrollo o no de este síndrome.

Los factores de riesgo a tener en cuenta

Si tuviéramos que decirlo todavía más fácil y directo, el síndrome metabólico es una condición clínica caracterizada por la asociación de diversas alteraciones del metabolismo. Ahora bien; como comenta la Doctora Valle Fernández, experta en Medicina General Integrativa y colaborada en una conferencia online organizada por Aboca, “este estado no es más que la fase final de un proceso de alteración que se inicia a partir de un único parámetro alterado y, al que se le añaden otros hasta llegar con el tiempo al síndrome”.

Cuantos más factores se tenga, mayor será el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y accidente cerebrovascular.

Lo ideal, como explica Valle Fernández, es detectar a tiempo una de las alteraciones. Y aún así, en la mayoría de los casos, “los parámetros metabólicos alterados no son sino la punta del iceberg de un proceso fisiopatológico progresivo más profundo e impactante en todos los tejidos del organismo”, confirma.

factores de riesgo

Diágnostico y alteraciones

Como ya hemos podido adelantar, esta condición clínica está definida por la alteración de ciertos parámetros metabólicos. Según las directrices de la International Diabetes Federation (IDF) a la hora de diagnosticar si se trata o no de síndrome metabólico, se ha de tener en cuenta al menos tres de los siguientes factores de riesgo:

  • Una cintura grande, lo que significa una medida de cintura de (35 pulgadas o más para mujeres y 40 pulgadas o más para hombres).
  • Un nivel alto de triglicéridos (150 mg / dL o más).
  • Un nivel bajo de colesterol HDL (menos de 50 mg / dL para mujeres y menos de 40 mg / dL para hombres).
  • Presión arterial alta, (130/85 mmHg o más).
  • Un nivel alto de azúcar en sangre en ayunas.

De hecho, además de la alteración de los parámetros antes mencionados, es importante definir de qué manera interviene esta condición clínica en nuestro organismo; llegando a incidir en aspectos de nuestra salud como el intestino, el sistema cardiovascular, el hígado, el páncreas y las células β, el músculo esquelético o el tejido adiposo.

Por ejemplo, las complicaciones se dan cuando actúa en partes como el intestino, protagonista esencial en la gestión de los nutrientes (digestión, absorción y eliminación) que llegan a él con la alimentación, o también cuando el hígado pierde su rol de regulador metabólico.

En la conferencia online también quedó destacado el papel fundamental que tiene el estrés en el síndrome metabólico. Según Valle Fernández, "el estrés desencadena una serie de reacciones bioquímicas en el organismo que afectan a la microbiota y al sistema digestivo”. Con el tiempo, esto se traduce en algo pequeño que empieza a desencadenar cambios en cómo se comporta la microbiota, parte fundamental del desequilibrio metabólico.

El estrés puntual es normal, pero el mantenido o crónico es el primer escalón para que la primera inflamación de bajo grado esté presente.

Hábitos saludables

Tratamiento y prevención

La pregunta ahora es, ¿cómo podemos tratar el síndrome metabólico antes de que dañe nuestro organismo? Y todavía más interesante, ¿se puede evitar? ¿O está genéticamente alterado?

Hasta la fecha, la terapia convencional trata cada parámetro por separado. Es decir, no interviene en la progresión de las alteraciones metabólicas que conducen al Síndrome Metabólico. Además, “este enfoque puntiforme, también es peligroso para el medioambiente, ya que cuando consumimos fármacos de síntesis estos son expulsados por la orina, dañando y contaminando el ecosistema”, explica la Doctora Valle Fernández.

Sin embargo, existen otras vías mucho más completas e integrales de atender este síndrome. Se trata de un nuevo enfoque terapéutico que actúa al mismo tiempo sobre uno o más parámetros metabólicos alterados y que promueve el reequilibrio del metabolismo con óptima relación riesgo-beneficio.

“Tenemos que apostar por innovaciones más integrales, productos a múltiples objetivos porque el desequilibrio no es aislado. Si comemos mal puede venir de un problema emocional”, concluye la experta.

Pero, sobre todo, no podemos negar que uno de los mejores tratamientos para el síndrome metabólico, incluso para prevenirlo, es tener un estilo de vida saludable. Esto se traduce en aspectos tan relevantes como una alimentación sana; que limite la cantidad de grasas saturadas y trans e inste a elegir una variedad de alimentos nutritivos, un peso saludable, controlar el estrés, dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol, así como hacer actividad física de manera regular.

Como nos recuerda la doctora especialista en Medicina General Integrativa, “aunque este síndrome tiene un componente genético importante, nuestro comportamiento es esencial para evitar su desarrollo”.

Sobre el autor
Sara Roqueta

Periodismo y cultura. En ese orden o viceversa. Me introduje de lleno en los estudios comparativos de Literatura, Arte y Pensamiento y el análisis de los procesos creativos. Todavía sobrevivo. Poesía, narrativa y arte contemporáneo. Ahora redactora en Objetivo Bienestar y Revista Interiores.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído