• Home

  • Salud

  • ¿Tienes una enfermedad reumática? ¡Reconcíliate con el deporte!

¿Tienes una enfermedad reumática? ¡Reconcíliate con el deporte!

Si sufres una enfermedad reumatoide, no te permitas llevar un estilo de vida sedentario, porque no te hará ningún bien. Mantente activo, dentro de tus posibilidades y realiza tanta actividad física como tu cuerpo te permita.

Reuma y deporte
Reuma y deporte

David Neira, experto en fitness y nutrición

El 12 de octubre se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Reumáticas, que son un conjunto de más de 200 enfermedades que afectan al aparato locomotor: articulaciones, músculos, tendones, ligamentos y también incluyen las enfermedades metabólicas del hueso. Entre las más comunes o conocidas están: osteoartritis, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, síndrome de Sjogren, esclerodermia, polimialgia reumática, osteoporosis, osteomalacia, Paget, etc. Estas enfermedades afectan a 10 millones de personas de todas las edades en España.

Si sufres alguna enfermedad reumática, es posible que no te entusiasme la idea de hacer ejercicio. Pero los especialistas coinciden en que eso es exactamente lo que debes hacer. En las últimas décadas, se ha explorado en gran medida el papel del entrenamiento físico en las enfermedades reumáticas. Actualmente, se sabe que la actividad física beneficia a los pacientes con osteoporosis, osteoartritis, lupus eritematoso sistémico, esclerosis sistémica, miopatía inflamatoria idiopática, fibromialgia y artritis reumatoide. Por lo tanto, el entrenamiento físico se ha considerado una herramienta valiosa para el tratamiento de pacientes reumáticos.

Ya me gustaría poder dar consejos específicos para cada una de las enfermedades reumáticas, pero teniendo en cuenta el número y la variedad de las enfermedades reumáticas, entenderás que es imposible hacerlo en un solo artículo. Para que el mayor número posible de personas se puedan beneficiar de este artículo, te explicaré cuatro consejos generales, relacionados con la actividad física, que pueden aplicarse en casi todos los casos.

Recuerda que siempre se debe buscar consejo médico antes de empezar cualquier programa de ejercicios y trabajar con el médico y un entrenador personal para desarrollar un plan de ejercicios personalizado. Los ejercicios pueden y deben adaptarse a la situación y necesidades de cada persona con el objetivo de paliar, en la medida de lo posible, los dolores y molestias causadas por la enfermedad y mejorar su calidad de vida.

Para las personas con este tipo de enfermedades el ejercicio puede ser muy beneficioso para aliviar el dolor y la rigidez articular. El ejercicio puede reducir los síntomas dolorosos, mejorar la función y flexibilidad de las articulaciones, aumentar el rango de movimiento y mejorar el estado de ánimo. Además, hacer ejercicio y estiramientos puede ser particularmente útil durante un brote.

También te puede interesar

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Utiliza los transportes de manera sostenible
    Categoría

    Lorem ipsum dolor sit amet consectetur et adipisicn elit

    comprar  
  2. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  3. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  4. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar