La importancia de los hábitos saludables para prevenir la enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico

Se trata de una enfermedad relativamente nueva y que se puede relacionar con los hábitos poco saludables comunes en las sociedades desarrolladas, como una elevada ingesta calórica y un alto índice de sedentarismo. La guía 'EHGNA. Enfermedad de hígado graso no alcohólico: un estudio integral' presenta nueva información sobre el diagnóstico y tratamiento de esta patología.

La importancia de los hábitos saludables para prevenir la enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico
La importancia de los hábitos saludables para prevenir la enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico
Sònia Parladé

Periodista

La enfermedad de Hígado Graso no Alcohólico (EHGNA) es una patología crónica, silenciosa y desconocida hasta hace pocos años, pero que puede evolucionar en cirrosis hepática o cáncer de hígado. Es, además, motivo de trasplante hepático. Los pacientes con EHGNA producen tanto una acumulación de grasa en el hígado como una inflamación del tejido hepático que no se debe al consumo excesivo de alcohol.

Se sabe, sin embargo, que podría estar relacionada con los hábitos poco saludables comunes en las sociedades desarrolladas, como una elevada ingesta calórica y un alto índice de sedentarismo.

Precisamente para aportar nueva información sobre esta enfermedad, la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) junto a la Fundación Gaspar Casal han presentado la guía ‘EHGNA. Enfermedad de hígado graso no alcohólico: un estudio integral' para el diagnóstico y el tratamiento de la patología, que se ha presentado coincidiendo con el 46º Congreso Anual de la AAEH y el día mundial de la EGHNA, que se celebró el pasado 12 de junio.

La enfermedad fue descrita por primera vez en 1980, por lo que se trata de una ‘nueva’ patología que puede evolucionar en complicaciones graves a causa de su desconocimiento y la falta de tratamiento. Para ello, y con el objetivo de definirla con criterios claros, los autores del proyecto llevaron a cabo la guía sobre la que es ahora una de las principales causas etiológicas de cirrosis y cáncer de hígado (que se sitúa en segundo lugar en años de vida perdidos entre todos los cánceres). Según datos del estudio, “la prevalencia global de la EHGNA es de alrededor del 25%, con la más alta en el Medio Oriente (32%) y la más baja en África (13%). En China, Francia, Alemania, Italia, Japón, España, el Reino Unido y los Estados Unidos, se estima que esta carga aumentará para el 2030”.

Una enfermedad sin tratamiento

A la dificultad para lograr un diagnóstico se suma el hecho de que, actualmente, y en palabras del Dr. Juan Turnes, uno de los editores de la obra y secretario de la AEEH, “se trata de una patología para la cual por el momento no hay aprobado ningún fármaco para su tratamiento”. Y es que, aunque “en los últimos 4 o 5 años ha habido una auténtica explosión de estudios de investigación y la trayectoria de investigación sobre posibles dianas terapéuticas para la EHGNA es aún más extensa, encontrar fármacos lleva una década como mínimo”.

Otra de las dificultades que presenta es que afecta al metabolismo de maneras muy diferentes, y no todos los enfermos son iguales. Aunque actualmente hay 10 o 15 ensayos clínicos en fase III, y pese a que muchos han resultado negativos, lo cierto es que la enfermedad es, apunta el experto, “más compleja de lo que en un principio podíamos pensar”, por lo que se puede deducir es que “el tratamiento llegará gracias a una combinación de fármacos, puesto que se trata de una enfermedad metabólicamente compleja en la que intervienen muchos factores independientes”.

La importancia de los hábitos de vida saludable

El autor insiste en que “sabemos que dieta, ejercicio y hábitos de vida saludable ayudan, pero también sabemos que en el mundo real es muy difícil cambiar los comportamientos adquiridos, por lo que es necesario tanto la investigación farmacológica como el trabajo con el paciente”, y añade que “la EHGNA es la enfermedad de nuestra sociedad actual”.

Los estilos de vida de las sociedades desarrolladas explican el 40% de las enfermedades

También Juan E. Del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal, asegura que “estamos ante una entidad nostálgica nueva, definida con criterios claros de diagnóstico”, y que se trata de “todo un paradigma de las sociedades desarrolladas donde los estilos de vida explican un 40% de las enfermedades”. El experto añade que la EGHNA es especialmente frecuente en países donde hay tasas altas de sobrepeso y obesidad, como México y Estados Unidos.

Hábitos saludables
Hábitos saludables

Sin embargo, también es frecuente en “pacientes con diabetes e hipercolesterolemia que suelen ser obesos. Es una enfermedad que sin cambio de comportamiento duradero (dieta y ejercicio físico) y sin los medicamentos que están por llegar, evoluciona a cirrosis por la fibrosis progresiva del hígado”. Sin embargo, las investigaciones están bien encaminadas: “ha costado mucho descifrarla y acordar los criterios diagnósticos, pero vamos por el buen camino y este estudio integral es especialmente importante para concienciar a los profesionales sanitarios y al sistema de salud de las implicaciones que esta enfermedad trae consigo”, concluye Del Llano.

Uno de cada cuatro españoles afectados

El Dr. Manuel Romero, del Hospital Virgen del Rocío y autor de la guía, hace énfasis en la gravedad del número de casos: “la esteatosis hepática metabólica es un problema de salud de primera magnitud que afecta a uno de cada 4 españoles”. Sin embargo, “todavía hay mucha gente que no tiene la conciencia de esta enfermedad. Nuestra labor, por lo tanto, es demostrar, enseñar y publicar los datos que hemos ido recopilando durante estos años, tanto a los profesionales como a los pacientes”.

Para lograrlo es importante, según el doctor, “identificar a todos los protagonistas en el tratamiento de esta patología: los médicos de Atención Primaria, que tienen a su cargo el cuidado de la población, pero también los especialistas en Endocrinología y nutrición, y asimismo a los profesionales de Cardiología, Neurología o Medicina Interna, así como profesionales que manejan enfermedades inmunomediadas ya que la esteatosis hepática metabólica requiere un abordaje multidisciplinar”. Para hacer posible esta detección y su posterior derivación, “todo este proceso debe estar bien organizado con programas formativos, acceso al cálculo automatizado de los métodos diagnósticos no invasivos y la consulta electrónica”, recomienda el experto.

Este proceso clínico debe acompañarse, a su vez, de un apoyo a los pacientes por parte de los profesionales y de las asociaciones: “los pacientes desconocen por completo lo que es la EHGNA y se sienten muy solos teniendo que buscar un endocrino o un gimnasio por su cuenta”, afirma Eva Pérez Bech, presidenta de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos. Por eso remarca el papel de las asociaciones: “las asociaciones de pacientes tenemos que hacer un esfuerzo para crear una cultura de apoyo ante esta enfermedad”, finaliza.

Sobre el autor
Sònia Parladé

Licenciada en periodismo por la Universidad Autónoma de Bellaterra. Ha colaborado en varios medios como elNacional.cat, TimeJust, Cuatrovoces...

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Nos vamos de shopping

  1. Cuidado facial
    shopping icon salud
    Disfruta del sol sin hipotecar la salud de tu piel a largo plazo
    Comprar​​​​​​​

Lo más leído