Probióticos: los aliados imprescindibles para recuperar tu microbiota intestinal y mejorar la salud digestiva

Unos hábitos de vida saludables junto a una dieta rica en alimentos que incrementan la diversidad bacteriana y el apoyo de probióticos son la mejor receta para mejorar la salud intestinal y nuestra salud global. Especialmente, después de haber tomado antibióticos u otros fármacos que hayan arrasado nuestra microbiota y disminuido nuestras defensas.

Probióticos los aliados imprescindibles portada
Probióticos los aliados imprescindibles portada
Objetivo Bienestar

Objetivo Bienestar

Seguramente habrás oído mil y una veces que nuestro intestino es nuestro segundo cerebro. Y es que la relación que hay entre lo que comemos, cómo lo hacemos, cómo lo digerimos, cómo lo absorbimos y metabolizamos y cómo lo evacuamos condiciona enormemente la salud general de nuestro organismo.  

De hecho, en nuestro intestino habitan trillones de bacterias, capaces de interaccionar con nuestro cuerpo y afectar nuestro metabolismo, nuestra inmunidad, nuestro estado de ánimo y nuestras hormonas. Lo que significa que, en función de cómo sea de buena nuestra salud intestinal y del estado en que se encuentre nuestra microbiota, estaremos más predispuestos a sufrir distintas dolencias o enfermedades que seguramente nunca antes hayas pensado que puedan tener relación con lo que comes. Así, el sobrepeso, la ansiedad, la depresión, las infecciones por virus causadas por un sistema inmune bajo, el acné, el colon irritable, el estreñimiento, el dolor crónico o las enfermedades autoinmunes conforman algunos de los problemas más o menos graves que pueden derivarse o agravarse por desequilibrios en la microbiota.  

Cuanta más rica y diversa sea nuestra microbiota, más fuerte será nuestro estado de salud general

Puede que el concepto de “bacteria” nos haga pensar en virus y en suciedad, cuando, en realidad, las bacterias son organismos microscópicos que deben habitar en cualquier ser vivo, de modo que el tipo de diversidad bacteriana que habite en nuestro intestino va a ser lo que condicione nuestro estado de salud y nuestra respuesta a las agresiones externas. 

 

Nuestra programación metabólica 

¿Sabías que nuestra salud intestinal empieza a programarse incluso antes de nuestro nacimiento? “Las bacterias que habitan en la boca de una mujer embarazada son las primeras en llegar y crecer en el intestino del feto”, asegura el conocido psiconeuroInmunólogo Xevi Verdaguer, una relación que resalta la gran importancia de la buena salud bucal durante e incluso antes del embarazo. Para Verdaguer, “el desarrollo y la estabilidad de nuestro microbioma comienza en la vida intrauterina y se estabiliza a los dos años de edad, a esto le llamamos programación metabólica, y a partir de ese momento cada individuo cambiará a su favor o en contra el estado de la microbiota dependiendo de sus hábitos”. 

Una buena diversidad bacteriana y una microbiota equilibrada a los dos años de edad van a ser posibles si, además de haber contado con una correcta salud bucal de nuestros padres, nuestro nacimiento ha sido por parto vaginal, nos hemos alimentado con lactancia materna, hemos crecido en un entorno rural o tenemos animales de compañía en casa y si no hemos tomado antibióticos a una edad temprana. Si, en cambio, ninguna de estas condiciones es posible, tanto de niños como de adultos tendremos más riesgo de sufrir alergias y enfermedades crónicas

 

Por qué se altera el equilibrio de nuestra microbiota 

Además de los factores que ya hemos mencionado, hay cuatro grandes causas que pueden perjudicar el estado de las bacterias de nuestro intestino a lo largo de nuestra vida: 

  1. La alimentación: descartando de entrada los alimentos ultra procesados, tiene que ser fresca, de temporada y rica en verduras, frutas, legumbres y cereales, ya que son los alimentos que incrementan la diversidad bacteriana.  

  2. Los antibióticos y otros fármacos: pueden matar a las bacterias “malas” pero, a la vez, también arrasan con las “buenas”, dejándonos un sistema inmune mucho más debilitado. De esta forma, durante o después de un tratamiento con antibióticos se recomienda la suplementación con probióticos. 

  3. Las hormonas sexuales: la cantidad de estrógenos que tenemos en el cuerpo también depende en gran medida del equilibrio o desequilibrio de la microbiota y su actividad enzimática, lo que puede condicionar problemas en el ciclo menstrual femenino o durante la menopausia. La relación entre bacterias y estrógenos es pues bidireccional. 

  4. El estrés: al igual que sucede con nuestras hormonas, la relación entre cerebro e intestino también es recíproca, de forma que los altos niveles de estrés también alteran la salud digestiva, y viceversa. 

Es cierto que el control de todos ellos puede que no esté a nuestro alcance, pero la buena noticia es que tenemos formas sencillas de recuperar la salud de nuestra microbiota y mejorar, a la vez, nuestras digestiones. Una alimentación adecuada y la suplementación con probióticos nos ayudarán a restaurar nuestra microbiota en cualquier etapa de nuestra vida. 

 

Cómo mejorar el aporte de probióticos 

Cómo mejorar el aporte de probióticos       

Los probióticos son microorganismos o bacterias vivas que podemos ingerir a través de determinados alimentos o que podemos tomar como suplemento y que ayudan a corregir los desequilibrios intestinales, tal como reconoce la Organización Mundial de la Salud: “los probióticos confieren un beneficio para la salud cuando se administran en cantidades adecuadas”. 

Así, aumentar la diversidad bacteriana, mejorar las digestiones y recuperar el equilibrio hormonal es mucho más fácil si intentamos añadir a nuestra alimentación diaria uno o más de uno de los siguientes alimentos: 

- Té kombucha fermentado 

- Kéfir de agua, de oveja o de cabra 

- Yogur y queso de oveja y de cabra 

- Chucrut 

- Kimchi coreano 

- Cacao (chocolate negro con más de 80% de cacao) 

- Yogur de soja 

- Miso 

- Tempeh 

- Salsa de soja 

- Encurtidos: remolacha, zanahoria, col y otros vegetales en envases de cristal 

A su vez, la otra gran y eficaz forma de repoblar nuestra flora intestinal es optar por la suplementación en cápsulas o en sticks de disolución rápida. En este punto, es importante destacar que la cantidad de productos probióticos que existen en el mercado es abrumadora y que conviene hacer una selección acurada de cuáles son los que realmente nos convienen o necesitamos. Nuestra recomendación es que te quedes exclusivamente con aquellos que provengan de una marca de confianza que cuente con apoyo científico demostrado y que te aseguren el aporte de la cepa de probióticos adecuada según tus necesidades. 

Un ejemplo son Vilardell Digest Probilac y Vilardell Digest Probisec, dos de los probióticos de la marca Vilardell Digest, que está especializada en productos para la salud digestiva.  

 

Para ayudar al mantenimiento de la salud digestiva (molestias digestivas) y para regular el tránsito intestinal 

PROBILAC
PROBILAC, de Vilardell Digest

Vilardell Digest Probilac es un complemento alimenticio a base de probióticos que ayuda al mantenimiento diario de la salud digestiva en cuatro áreas: tránsito intestinal, molestias digestivas, microbiota intestinal equilibrada y sistema inmunitario. Muy adecuado para aliviar los casos de estreñimiento y otros desórdenes digestivos leves

Las dos cepas de probióticos seleccionadas en Vilardell Digest Probilac provienen de dos especies de Bifidobacterias: Bifidobacterium animalis spp Lactis (BIFOLAC® 12) y Bifidobacterium longum BB536. 

 

Para restaurar la microbiota después de la toma de antibióticos y reducir la duración y severidad de diarreas 

PROBISEC de Vilardell Digest
PROBISEC de Vilardell Digest

Vilardell Digest Probisec es un complemento alimenticio a base de tres cepas de probióticos con estudios clínicos que avalan su eficacia y que está pensado especialmente para dar respuesta al desequilibrio provocado por la toma de antibióticos en la microbiota intestinal. Dos situaciones que suelen venir acompañadas por diarreas y que pueden corregirse con el seguimiento de hábitos saludables y la toma de suplementos adecuados como Vilardell Digest Probisec.  

La formulación con Lactobacillus rhamnosus (BIFOLAC®PB01), Lactobacillus acidophilus (BIFOLAC®5) y Bifidobacterium animalis ssp. lactis (BIFOLAC®12) que, junto con el Zinc, ayudan al restablecimiento de la microbiota intestinal normal, reduciendo la duración y severidad de las diarreas ocasionales. 

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Incapto coffee
    shopping-icon carrito

    Descubre el mejor café en grano sostenible

    Comprar​​​​​​​​​  
  2. Bebe abundante agua
    shopping icon sostenibilidad

    Los 5 mejores filtros de agua para tu hogar

    Comprar​​​​​​​​​​
  3. Aceites esenciales para calmar la ansiedad y el estrés
    shopping icon beauty

    Los aceites esenciales con los que protegerte

    Comprar​​​​​​​​​​

Lo más leído