¿Embarazada y fumadora pasiva? Cuidado con estos riesgos para tu salud y la del bebé

Durante la gestación, no solo debemos dejar de fumar sino también alejarnos del humo del tabaco, que no debe tener presencia en ningún rincón de casa. Un nuevo estudio vincula la exposición al tabaco con una aceleración del envejecimiento biológico.

¿Embarazada y fumadora pasiva? Cuidado con estos riesgos para tu salud y la del bebé
¿Embarazada y fumadora pasiva? Cuidado con estos riesgos para tu salud y la del bebé

El momento en el que vemos la raya de positivo en el test de embarazo, nuestra vida empieza a cambiar. Más allá de asumir que seremos madres, el proceso fisiológico del embarazo requiere que adaptemos algunas de nuestras rutinas diarias de forma inmediata. A partir de ahora, y durante los próximos nueve meses, hay algunos alimentos que deberemos evitar si no queremos poner en riesgo el buen desarrollo del feto ni nuestra propia salud.

Y, si bien podemos sortear algunas prohibiciones como el consumo de pescado crudo, que podría hacerse siempre y cuando haya habido antes un correcto proceso de congelación, hay dos sustancias de las que la comunidad médica nos quiere mantener alejadas de forma unánime: el alcohol y el tabaco. Dos tóxicos peligrosos en cualquier etapa de nuestra vida, pero, especialmente, durante la gestación y los primeros años de la vida del bebé.

Entre los efectos que fumar puede tener durante la etapa prenatal que probablemente ya conocerás destacan los defectos de nacimiento, un mayor riesgo de muerte súbita del lactante, abortos espontáneos o problemas respiratorios para el recién nacido como el asma, que pueden durar hasta la edad adulta.

Pero, incluso antes de estar embarazada, el humo del tabaco tiene un fuerte impacto en la concepción ya que aumenta la infertilidad tanto del hombre como de la mujer. En el caso del futuro papá, el tabaquismo supone una de las principales causas de un porcentaje elevado de fragmentación del ADN del esperma, una problemática que explica muchos abortos de repetición pero que a menudo pasa inadvertida.

Concepción, embarazo y primera infancia como fumadores pasivos

Los riesgos que supone mantener el mal hábito de los cigarrillos diarios u ocasionales para la mamá y para el bebé están más que probados. Pero, a menudo, pasamos por alto un factor igual de importante: no solo somos nosotras las que debemos abandonar el tabaco antes y durante la gestación, sino que también debemos evitar nuestra exposición a este tóxico. Es decir, que ser fumadoras pasivas sigue siendo absolutamente contraindicado por múltiples razones.

De hecho, un nuevo estudio de ISGlobal ha demostrado que estar cerca del humo del tabaco durante las primeras etapas de la vida se asocia con una aceleración del envejecimiento biológico del futuro bebé.

El tabaco acelera el envejecimiento biológico del bebé mientras que el consumo de frutas y verduras lo retrasa

El motivo es que la exposición a factores ambientales durante el embarazo y los primeros años de vida puede alterar de forma significativa, e incluso irreversible, nuestro metabolismo y fisiología, y determinar nuestro estado de salud en la vida adulta. También puede acelerar el proceso de envejecimiento biológico, lo que se ha asociado a un riesgo más elevado de desarrollar enfermedades metabólicas, cardiovasculares o neurodegenerativas.

En cambio, el mismo análisis también apunta hacia datos mucho más positivos que subrayarían el efecto positivo que tienen determinados hábitos de la madre durante el embarazo y que impactarían beneficiosamente en la salud del futuro bebé. Entre ellos, el de consumir frecuentemente frutas y verduras, que podría asociarse a una reducción del envejecimiento biológico.

¡Stop tóxicos!

En cualquier caso, nos sobran razones para seguir recomendando unos hábitos saludables no solo durante la fase prenatal y la gestación sino durante el resto de etapas de nuestra vida, que nos alejen tanto como sea posible de todo tipo de tóxicos. Recuerda que, además de los más visibles como las drogas, el tabaco o el alcohol, otras sustancias potencialmente tóxicas nos acompañan día a día, y que debemos evitar, en forma de humos y contaminación, pero también en forma de plásticos, alimentos ultra procesados o cosméticos convencionales.

En los artículos “Nuestra contaminación interna” y “Los materiales pesados que dañan y contaminan nuestro organismo: ¿cómo podemos protegernos?” te lo explicamos en detalle.

Sobre el autor
Objetivo Bienestar

Equipo de redacción de Objetivo Bienestar. Periodistas especializados en autocuidado y salud integral y preventiva. Nuestra misión es divulgar de forma fácil y accesible nuevas maneras de disfrutar de la máxima calidad de vida teniendo en cuenta el eje cuerpo-mente-espíritu.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Nos vamos de shopping

  1. Cuidado facial
    shopping icon salud
    Disfruta del sol sin hipotecar la salud de tu piel a largo plazo
    Comprar​​​​​​​

Lo más leído