• Home

  • Salud

  • Salud femenina

  • Trastornos de la conducta alimentaria: más casos, más graves y en mujeres cada vez más jóvenes

Trastornos de la conducta alimentaria: más casos, más graves y en mujeres cada vez más jóvenes

El confinamiento ha disparado los casos de chicas, todavía niñas, con un diagnóstico temprano de desnutrición y trastornos afectivos graves debido al bombardeo de mensajes centrados en dietas y ejercicio físico.

Trastornos de la conducta alimentaria: más casos, más graves y en mujeres cada vez más jóvenes
Trastornos de la conducta alimentaria: más casos, más graves y en mujeres cada vez más jóvenes
Daniel Vilosa

Periodista

Hoy, como hace treinta años, el 90% de la población que padece TCA son mujeres, mientras que solamente una de cada diez personas afectadas es hombre. En los últimos años, además, se observa un mayor número de mujeres trans que busca a través de la conducta alimentaria su autodeterminación como mujer.

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos que se expresan a través de una relación patológica con el cuerpo. Solemos ver únicamente la punta del iceberg: una persona que tiene una relación muy difícil tanto con su peso como con la percepción de su propia imagen. Sin embargo, estos trastornos reflejan una gran complejidad, son difíciles de tratar y quien lo padece debe permanecer alerta prácticamente el resto de su vida.

La principal característica que tiene una persona con TCA es un miedo excesivo a perder el control de su peso. Para mantenerlo a raya “jugará” con dos elementos clave de su cotidianeidad: la comida y el ejercicio físico.

¿Cuántos trastornos de la conducta alimentaria existen?

Son muchos y muy variados. Montse Sánchez Povedano, fundadora y directora del centro Eatica lo confirma: "Se considera trastorno porque evoluciona a lo largo de la vida. La persona puede saltar de un diagnóstico a otro”.

Sánchez afirma que la evolución responde a un patrón que se puede ver en muchas mujeres. Se inicia con una anorexia en la adolescencia, se convierte en una bulimia en la primera edad adulta y finalmente se transforma hacia otras manifestaciones.

  • La anorexia: Se diagnostica anorexia cuando se produce una pérdida especifica de peso. El paciente deja de comer. Si además vomita para perder peso, se denomina anorexia nerviosa purgativa. Si no hay vómitos, se llama anorexia nerviosa a secas.
  • La bulimia: Se produce un atracón (binge de su denominación en inglés). Si la persona intenta compensar el atracón, hablamos de bulimia. Si no intenta compensarlo, hablamos de trastorno por atracón. Las personas con bulimia, como compensan las kilocalorías ingeridas, no suelen aumentar de peso, por lo que este trastorno es más difícil de detectar.
  • Trastorno por atracón: Ha ganado cada vez más entidad dentro del conjunto de los trastornos de la conducta alimentaria. De hecho, es fácilmente detectable porque existe sobrepeso.
  • Miedo a ahogarse o fagofobia: La persona que sufre este trastorno tiene un miedo irracional a atragantarse e incluso a ahogarse con determinados alimentos. Siente la garganta más estrecha, o como si hubiera algún elemento que impidiera tragar con normalidad, lo que genera el temor a que la comida no pueda pasar y se produzca un ahogamiento. 

Sánchez Povedano ofrece una cifra alarmante: "Entre el 30 y el 40% de las personas con obesidad tienen un trastorno de la conducta alimentaria. La mayoría de las obesidades responden a un trastorno conductual, mientras que las hormonas solamente explican una pequeña parte de los casos".

Los TCAs evolucionan a lo largo de la vida y cada vez son más fuertes y agresivos
 

¿Qué sabemos de la evolución de los trastornos de la conducta alimentaria?

Se ha producido un antes y un después con la pandemia. Según contabiliza Sánchez Povedano, "el 80% de las personas que acuden al centro iniciaron el trastorno durante el confinamiento". Además, cada vez son mujeres más jóvenes. Antes empezaban a los 14 o 15 años, mientras que en 2022 se detectan casos que se inician a los 11 o 12.

Por otro lado, el avance y la gravedad de los trastornos se producen también con mayor rapidez. Hace veinte años los inicios de una anorexia o una bulimia eran más lentos, pero actualmente entran en un cuadro de mayor gravedad, en la que se observan, además, conductas autolíticas como lesiones, así como una desnutrición severa que se profundiza en poco tiempo: "Estamos viendo TCAs de los años 80: una anorexia nerviosa desmedida en el que las chicas muestran una disminución del peso muy importante y un abuso desmesurado del ejercicio físico. Un hecho grave, en estos casos, es que la desnutrición severa en adolescentes se asocia a una pérdida de masa encefálica irreversible".

Desde los 90 hasta la década del 2010, se observaban trastornos de la conducta alimentaria en mujeres adultas o en adolescentes impulsivas con una desregulación emocional, mientras que en la actualidad las consultas están repletas de adolescentes de 15 años o menos con una grave desnutrición, trastornos afectivos que pueden derivar en depresión y menorrea. Todo ello, además, asociado a un perfil de personalidad muy rígido, perfeccionista y con una alta sensación de culpabilidad.

La desnutrición severa en adolescentes que se ve en la actualidad lleva a una pérdida irreversible de masa encefálica

El confinamiento ha disparado los TCAs

No existen todavía estudios que relacionen los trastornos de la conducta alimentaria con los efectos psicológicos que produjo el confinamiento a causa de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, la fundadora de Eatica, por lo que ha visto en su consulta, sí considera viable establecer algunas conclusiones: "El confinamiento ha tumbado a las personas más rígidas: los adolescentes. Son las personas más vulnerables porque todavía tienen poco desarrollada su capacidad para adaptarse a situaciones difíciles. Aquellos que tenían más necesidad de planificarse y menos tolerancia a la frustración son los más vulnerables a los trastornos de la conducta alimentaria".

Durante los meses de confinamiento, además, las redes sociales han bombardeado a los adolescentes con dietas y propuestas de ejercicio físico para compensar la falta de actividades en el exterior. Montse Sánchez sentencia: "En un momento en que el adolescente perdió la red social presencial, recibió un bombardeo constante de comida y ejercicio (recuerda, los dos ejes que toda persona con TCA intenta controlar) para colocar el cuerpo en el centro de todos los mensajes. Si estás confinada no puedes controlar la inflación o la guerra de Ucrania, pero sí tu cuerpo".

El confinamiento disparó los casos de TCAs, especialmente entre adolescentes
 

¿Por qué cuesta tanto curar un trastorno de la conducta alimentaria?

Se cronifica porque está muy vinculado a la identidad. La alimentación puede ser una manera de cambiar el cuerpo femenino. De hecho, esta tipología de trastornos suele tener un índice de cronificación mayor porque en un primer momento no han recibido la atención adecuada.

El primer año de tratamiento de la enfermedad determina el futuro. Un mal tratamiento también daña la salud mental de la persona afectada, lo que puede condicionar su futuro.

La adolescencia es la etapa de la vida en la que se superan las crisis de identidad. El adolescente va regulando y creando su identidad a través de las personas con las que convive y se relaciona, creando así sus propias experiencias. Cuando se produce un trastorno alimentario, el adolescente entra en una situación de conflicto de la que resulta muy difícil salir porque se convierte en una realidad paralela. Crean un mundo aparte y terminan construyendo su identidad no solo con el hecho de querer ser delgado, sino de ser delgado.

Así, lo más importante para la persona con TCA es todo aquello que relaciona en su cabeza con el hecho de ser delgado, (y no solamente con querer serlo). Es lo que la define y por lo tanto, como afecta a la identidad, cuesta mucho cambiar. Sanchez sentencia: "¿Cómo voy a hacer una cosa que va en contra de lo que soy, de mi identidad? Cuando una persona está muy metida en el trastorno, cuesta lograr el cambio, porque le propones una hoja de ruta que no reconoce como parte de su identidad".

La especialista en TCA considera esencial la prevención del trastorno de la conducta alimentaria desde un discurso positivo en casa que refuerce la identidad del niño o preadolescente. Las siguientes acciones pueden ayudar: 

  • Cuidar la alimentación
  • Fomentar la autoestima del niño, no desde los aspectos estéticos, sino a partir de aspectos vinculados a sus valores y capacidades
  • Ante un ligero sobrepeso, vigilar los mensajes que se le dan
  • Evitar las dietas
  • En el caso de conflictos de pareja, pertenecen a la pareja y no se debe involucrar a los menores
  • No obligar a las niñas a comer como sus madres: la madre es una persona y la hija es otra

Puedes estar alerta para detectar alguno de los 20 rasgos que identifican si alguien de tu entorno puede estar sufriendo un trastorno alimenticio, ya que la ayuda del entorno y la rápida actuación son fundamentales para la recuperación

Sobre el autor
Daniel Vilosa

Daniel es periodista especializado en salud y bienestar. Actualmente es el fundador de Agencia Vilo, una agencia de comunicación en Barcelona especializada en el sector de eHealth, en la que un grupo de especialistas en marketing digital y estrategia ofrece soluciones para empresas y start ups que desean impulsar sus organizaciones en el universo digital.

Además de crear Agencia Vilo, desde hace varios años es profesor de Storytelling y Content Marketing de la Toulouse Business School, con sede también en Barcelona, donde imparte clases a alumnos de Bachelor y Master sobre las últimas tendencias en generación de contenidos. 

En su amplia trayectoria como periodista freelance ha realizado acciones de comunicación muy diversas, desde la difusión de organizaciones en medios de comunicación, inbound marketing y la redacción de artículos para empresas vinculadas al mundo de la salud. Comparte su know how en Objetivo Bienestar con artículos sobre salud sexual masculina. Puedes leer todos sus artículos aquí

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Nos vamos de shopping

  1. Cuidado facial
    shopping icon salud
    Disfruta del sol sin hipotecar la salud de tu piel a largo plazo
    Comprar​​​​​​​

Lo más leído