Géminis Géminis

Parece que la resaca del 2020 no nos deja respirar mucho, y el inicio de este nuevo año 2021 necesita seguir a capa y espada con ciertos asuntos. Pero TRAN-QUI-LI-DAD, porque estamos preparados

Victoria Barreiro

Victoria Barreiro

Consultante Astrológica

Este mes

¿Las cosas están empezando a caer en su lugar? ¿Cómo está tu nivel de claridad después del 22 de agosto cuando tuvimos la segunda Luna Llena en Acuario?

Septiembre empieza con energía en Virgo, el Sol y Marte aportando toda la energía de acción, impulso, análisis y determinación en tu zona de familia, mudanza, hogar y estabilidad emocional. ¡Y todo esto no es nada nuevo!

¿Qué cambios y/o ajustes estás empezando a visionar sobre estos temas?

El día 7 de septiembre tendremos la Luna Nueva en Virgo y será el momento propicio para proponerte esa meta de mejorar tu estilo de vida, crear hábitos en el hogar que te ayuden a hacer las cosas más simples, hacer una gran limpieza de objetos y preguntarte si siguen teniendo utilidad en tu vida o ya no.

Incluso puede ser el momento en el que decidas si deseas mudarte a otro lugar o si es mejor esperar, organizarse mejor, preparar lo necesario y ya después sí, dar el salto.

Cercanos a los días 13, 14 y 15 de septiembre tendremos un aspecto de esos que provocan un poco de "fantasía" y confusión al respecto de hacia donde se dirigen ciertos asuntos domésticos, familiares o profesionales. De nuevo, puede ser un buen momento para tener una charla con alguien de confianza y que te ayude a ver con mejor claridad lo que está ocurriendo o lo que se necesita para conseguir esa meta.

El mes acaba con un Mercurio comenzando retrogradación en Libra, llevando toda su atención al área de proyectos creativos, hijos, talentos, expresión natural de quien eres, diversión y romances... Hablaremos más extensamente de ello próximamente, pero por ahora te pregunto: ¿qué de dichos temas ves que no encaja?

El día 22 de septiembre tendremos la Luna Llena en Piscis y para ti marca un punto de final y de inicio en cuanto a objetivos que te habías marcado quizá de manera extravagante o difusa y ahora con todo el trabajo hecho, empiezas a darte cuenta de que fluyendo todo sale mejor, que presionar las cosas e inquietarse por ellas no sirve de ayuda. Ahora solo queda comenzar a trabajar en la dirección correcta y con la energía enfocada.

Publicidad

Lo más leído