El mayor tour operador del mundo de turismo TUI, lanza un nuevo hotel de 5 estrellas sólo para adultos que estará operado por Q Hotels, una pequeña cadena hotelera andaluza con 15 años de antigüedad. Se trata del Hotel TUI Sensimar Zahara Beach & Spa, ubicado en una zona estratégica cerca del pueblo y junto al mar y sus espléndidas playas, en Zahara de los Atunes. El relax, las sabrosas propuestas gastronómicas y la excelencia en el diseño destacan en una apuesta turística de lujo.

El proyecto ha sido construido en 16 meses y ha resultado en un complejo de 13.600 metros cuadrados de parcela y un edificio principal con 15.000 metros cuadrados repartidos entre sótano, planta baja y 3 plantas más en altura. Incluye hasta 136 habitaciones y un edificio para el Spa con casi 800 metros cuadrados dedicados al bienestar y al culto de cuerpo y mente. El Spa incluye una piscina con recorrido lúdico termal, hidromasajes, sauna, salas de relajación y hasta un “Beer Spa”; una zona exclusiva dedicada a la cerveza para beneficiarse de las propiedades medicinales y terapéuticas de esta bebida. Y la oferta de las instalaciones es extensa para que sus clientes puedan disfrutar, relajarse, tomar el sol, hacer deporte, fitness…

La perfección en su interiorismo y diseño

Es un hotel con mucha personalidad y que pretende generar sensaciones y deseo. Su arquitectura mediterránea se entremezcla con formas contemporáneas con espacios diáfanos y luminosos. En el cuidado de los detalles y su gusto por la artesanía se encuentra la esencia del establecimiento.  

El Hotel TUI Sensimar Zahara Beach & Spa se caracteriza por su estilo minimalista y por la armonía de colores creada con una paleta de tonalidades suaves y luminosas para dar lugar a la mejor atmosfera y ofrecer el máximo confort. El arte es un sello de identidad de los establecimientos Q Hotels y se hace visible de forma continua en todo el alojamiento. Todo ha sido seleccionado con detalle y se ha priorizado la altura de los espacios y la amplitud e integración de los distintos ambientes y materiales.

Además, cuenta con una extensa obra artística y de artesanía del sudeste asiático que incorpora piezas únicas: obras de arte, esculturas contemporáneas, murales metálicos, piezas de madera de formas asombrosas y una colección de pinturas de distintos autores encajadas a la perfección en sus ubicaciones.

Los materiales utilizados y la exclusividad

La gran combinación de materiales se funde en armonía mezclando madera, acero, piedra y bambú. También resaltan los mármoles travertinos, nacionales y de Turquía; los mosaicos italianos más reputados del mundo; las piedras naturales con formas caprichosas de Java; las camas balinesas importadas de Bali; y los revestimientos de porcelánico más exclusivos.

Vistas espléndidas y una gran luminosidad

El lobby es el corazón del edificio y uno de los espacios más destacados con 4 plantas de altura y pasarelas en hormigón visto y metal. Los muros cortina aportan una gran luminosidad y en los ascensores con cabinas de cristal se puede disfrutar de las increíbles vistas sobre el mar y el Cabo de Trafalgar.

La recepción, el restaurante de especialidades, el salón de eventos, el comedor-buffet, el restaurante “Culinarium”, la terraza infinite-pool, el Ocean bar y el lobby-bar son los elementos públicos del hotel que se integran en el lobby mediante las diferentes plantas y se conectan entre sí a través de las pasarelas que lo cruzan.  

Desde el lobby-bar, situado en la planta baja y con una gran fachada acristalada, se accede a los espacios exteriores, como la gran terraza apergolada sobre pilares de bambú de la Isla de Bali. Por el contrario, el Ocean bar se encuentra en el punto más alto y ofrece unas maravillosas vistas panorámicas de las infinitas playas, del mar, la Sierra de la Plata, Marruecos, la almadraba, el Cabo de Trafalgar y las poblaciones de Zahara, Barbate y Vejer.

La piscina central y la conexión con las habitaciones

El centro de atracción y actividad del complejo es una piscina lago que tiene una cascada y una lámina de agua de gran superficie. Es el área que preside las zonas exteriores y se puede tomar el sol con las vistas sobre la Playa de Zahara. Para quienes quieran estar bien cerquita de la piscina y tener acceso directo, pueden escoger las habitaciones “Swin-up” situadas en la planta baja; donde también se puede disfrutar de un tatami privado en la terraza.

Por otro lado, la Junior Suite ofrece vistas al mar y se dispone de más de 40 metros cuadrados, terraza y solárium en otra segunda terraza cubierta con cama balinesa. O también se puede escoger la “Suite Premium”, en la que se puede disfrutar de una terraza, con solárium y piscina privada en la parte más alta del hotel. ¡Las vistas son inigualables!

Elegancia arquitectónica en la fachada del hotel
1/11

Elegancia arquitectónica en la fachada del hotel

El hall del hotel
2/11

El hall del hotel

La iluminación y la perfección en los detalles
3/11

La iluminación y la perfección en los detalles

El snack bar
4/11

El snack bar

La habitación standard
5/11

La habitación standard

La habitación Swim up
6/11

La habitación Swim up

El acceso directo a la piscina desde la habitación Swim up
7/11

El acceso directo a la piscina desde la habitación Swim up

Piezas únicas y artesanales
8/11

Piezas únicas y artesanales

La infinity pool frente al mar
9/11

La infinity pool frente al mar

Una extensa oferta de actividades
10/11

Una extensa oferta de actividades

Increíbles atardeceres
11/11

Increíbles atardeceres