Con el ritmo de vida actual tendemos a infravalorar la importancia del descanso, restando horas de dormir para poder llegar a las mil y una actividades y obligaciones diarias que tenemos programadas. Un error que acabamos pagando caro, ya que la falta de sueño y de descanso origina trastornos que nos pueden llevar a desarrollar problemas de metabolismo, inmunológicos y psicológicos, entre otros. De hecho, el insomnio o la falta de descanso es uno de los grandes problemas que afrontamos cuando pasamos por periodos de estrés o de ansiedad, una carencia que no deja de agravar el problema, convirtiéndose en un pez que se muerde la cola. ¿No dormimos porque estamos estresados o estamos estresados porque no dormimos?

La falta de sueño y de descanso origina trastornos que nos pueden llevar a desarrollar problemas de metabolismo, inmunológicos y psicológicos, entre otros

Aunque las horas que necesitamos de sueño diario varían a lo largo de la vida, siendo muchísimas más las que necesitamos de bebés y disminuyendo gradualmente a medida que cumplimos años, de media, decimos que los adultos necesitamos unas ocho horas de sueño reparador para disfrutar de un buen descanso. Haciéndolo, mejoraremos nuestra memoria, el sistema inmune se fortalece, tendremos más concentración y, además, ¡estaremos de mejor humor!

Sin embargo, uno de los errores que todos cometemos a la hora de valorar nuestro sueño es reducirlo tan solo a las horas que pasamos en la cama. Y es que hay que tener muy presente que tan importante es la cantidad del tiempo que dormimos como la calidad de nuestro sueño. ¿Cuántas veces has dormido siete u ocho horas y te has levantado tan cansado como cuando te metiste en la cama?

Despertarnos muy a menudo, tener pesadillas recurrentes, levantarnos con dolor de espalda o cervicales o bien excesivamente cansados es una señal de alerta que nos da nuestro cuerpo para avisarnos de que hay algo que falla y que debemos revisar.

 

¿Cuáles son las etapas del sueño y cuánto duran?

Durante el sueño el cerebro pasa por diferentes etapas:

  • La etapa 1 es la más ligera del sueño y suele durar entre 1 a 5 minutos. Constituye el 5% del ciclo de sueño total.
  • La etapa 2 es la más frecuente de sueño y pasamos aproximadamente el 50% de nuestro tiempo de sueño.
  • La etapa 3 se conoce como sueño profundo. La persona que se despierte en esta etapa puede sentirse aturdida y su rendimiento mental puede verse afectado durante 30 minutos aproximadamente. Esta etapa también es en la que se producen las hormonas de crecimiento, el sistema inmunitario se fortalece, el cuerpo repara y vuelve a crecer su tejido y la consolidación de la memoria continúa.
  • Y finalmente, el sueño REM fomenta la cognición y la resolución de problemas.

Durante el descanso nocturno podemos experimentar alrededor de cuatro a seis ciclos de sueño y para obtener un descanso de calidad debemos optimizar al máximo la etapa de sueño profundo.

Para conseguirlo, es importante que tengamos en cuenta todos los factores de una buena higiene del sueño, como mantener un horario regular y determinadas rutinas diarias antes de acostarnos. Por ejemplo, comer ligero y por lo menos dos horas antes de irnos a la cama, no trabajar, estudiar o hacer cualquier actividad mental que nos estimule excesivamente, olvidarnos del móvil durante las últimas horas de vigilia, asegurarnos que contamos con una habitación y con un entorno tranquilo, con una buena temperatura que nos garantice el confort y, por supuesto, hacer la inversión necesaria en la cama, el colchón, las sábanas, la almohada y el resto de mobiliario, objetos y textiles de cama.

Cómo afecta el colchón a la calidad del sueño

¿Cómo afecta el colchón a la calidad del sueño?

Utilizar un colchón incorrecto puede provocar trastornos del sueño haciendo que nos despertemos durante la noche y rompamos los ciclos de sueño. Por eso mismo, las compañías de descanso llevan años innovando en la tecnología de sus colchones para ofrecer el colchón óptimo para cada persona y sus necesidades.

Emma Colchón sabe cómo hacer para mejorar la calidad durante la fase de sueño profundo, la más importante de todas: “para que el cuerpo caiga en un sueño profundo, la temperatura del cuerpo debe bajar”. Esta es la función del Diamond Degree®, el nuevo y primer colchón híbrido de Emma.

Para que el cuerpo caiga en un sueño profundo, la temperatura del cuerpo debe bajar

El Diamond Degree® se compone de cuatro capas, cada una con su función diferenciada. La capa superior, gracias a su tecnología revolucionaria, incorpora partículas de grafito que disipan el exceso de calor corporal y mantienen la temperatura ideal, garantizando un sueño profundo más largo y reparador. La segunda capa es de espuma confort adaptable, que distribuye la presión y aporta un extra de comodidad. La tercera capa la componen los muelles ensacados, siendo el Diamond Degree® el primer colchón de Emma que incorpora muelles. Gracias a ellos, el colchón ofrece una adaptación corporal más dinámica y progresiva, y una mejor transpirabilidad. Por último, la capa inferior es de espuma fría HRX, que proporciona un soporte corporal óptimo durante el sueño.

emma premium mattress cover core cut with shadow transparent background large

La marca ofrece 10 años de garantía en su colchón, además de 100 noches de prueba en casa sin compromiso para comprobar que el colchón es realmente perfecto. Si no fuera el caso, se puede devolver el producto y recibir el reembolso de este. Además, el colchón se entrega en casa de 1 a 3 días hábiles.

Queda claro que Emma sigue investigando y trabajando por mejorar el descanso de sus clientes, siendo su objetivo el ofrecer la mejor calidad de sueño. Como dice su slogan: “Don´t worry, Sleep happy!”.