Hablar de infidelidad no siempre es fácil para algunas mujeres. El miedo, la culpabilidad, el arrepentimiento y la vergüenza pueden hacerse con el control y estresarte, sobre todo en un mundo en que todavía no hay igualdad de género. Pero el empoderamiento de la mujer es cada vez mayor y debemos continuar en esta línea.

La infidelidad femenina es un tema tabú, según los resultados de un estudio europeo realizado por Ifop para Gleeden, una web especializada en encuentros adúlteros creada por dos franceses. La investigación demuestra que aún se tiene que desestigmatizar y equiparar a la infidelidad masculina.

La reacción y aceptación es diferente en función de si eres un hombre o una mujer. ¿Cómo puede ser que se mantenga este pensamiento? Es una percepción que deja mucho que desear y que requiere de una lucha feminista para acabar con las desigualdades de género.

¿Cuántas de nosotras lo contamos?

Comentarlo con las amigas o la familia puede costarnos más de la cuenta, por muy cercana que sea nuestra relación con ellos.

  • Un 31% de las mujeres le contarían una infidelidad a su mejor amiga en el momento de producirse.
  • Pasado cierto tiempo, hasta un 28% se lo podrían contar.
  • Un 41% de las mujeres no se lo contarían, jamás, ni siquiera a su mejor amiga.
  • Un 64% de las mujeres jamás confiarían un secreto así ni a sus hermanos, hermanas o primos.
  • Un 77% jamás se lo contaría a sus padres.

Sorprendentemente, las mujeres están más predispuestas a contárselo a su propia pareja. Concretamente, un 52% podrían llegar a contárselo. La confesión parece que también depende de la edad de la persona que ha sido infiel, ya que un 79% de las mujeres, que no sobrepasan los 30 años, sí que serían capaces de contárselo a su mejor amiga.

La opinión de las mujeres sobre la infidelidad femenina

El 77% de las mujeres encuestadas durante el estudio creen que la infidelidad femenina está peor vista que la masculina. Además, declaran que sigue siendo un tema tabú. El problema es que hasta un 40% de las participantes aseguran que ellas mismas consideran peor la infidelidad cuando viene de la mano de las mujeres. Es una percepción negativa que en algunas situaciones se agudiza.

¿En qué casos nos preocupa más?

Hay ciertas situaciones en que ser infieles nos preocupa más que otras. Los resultados del estudio son los siguientes:

  • Un 61% le resulta chocante una infidelidad femenina cuando ha habido una separación de varios meses.
  • Un 70% cuando la pareja espera un bebé.
  • Un 63% cuando la pareja parece feliz.
  • Un 49% cuando el otro miembro no quiere tener relaciones sexuales.
  • Un 59% cuando el otro miembro ha engordado mucho.
  • Un 61% incluso aunque la pareja ha sido, a su vez, infiel.

¿Por qué se producen las infidelidades?

La aceptación, práctica y experimentación de nuevas formas de relación está más avanzada en España que en otros países europeos. Son alternativas alejadas de la infidelidad, ya que es un acuerdo mutuo entre la pareja; aunque suelen producirse más infidelidades. Las motivaciones que llevan a ser infiel, según el estudio, son:

  • Un 52% por atracción física o sexual hacia otra persona.
  • Un 38% para volver a encontrar la magia del principio de una relación.
  • Un 31% para alimentar el ego.
  • Un 44% de las italianas por la necesidad de comprobar que siguen siendo atractivas.