En Navidad todo se alarga. Las celebraciones, el vino, las colas en los comercios, las conversaciones y sobre todo las comidas. Sobremesas que pueden terminar en merienda o cena. Según la tradición de cada familia. Mientras, la mesa continúa recibiendo más y más comida. Parece que no hay fin y, de una manera u otra, nos dejamos embriagar por el espíritu de la Navidad con sus copiosos platos y su turrón a deshora. Y nuestro estómago dando vueltas sin saber por dónde empezar a afrontar la cuesta de enero. Sin embargo, existen numerosas infusiones que te ayudarán, en caso de atracón navideño, a regular el aparato digestivo. De hecho, una infusión natural y caliente en pleno invierno puede resultar el mejor aliado frente a algún tipo de trastorno gastrointestinal leve, flatos, gases o tendencia a la mala digestión. 

La manzanilla, el jengibre, la menta, el bolbo, la hierba Luisa e, incluso, el hinojo son plantas que destacan por sus poderes tonificadores. Conoce ahora todas sus propiedades antiinflamatorias y terapéuticas. Idóneas para recuperar nuestra digestión tras una gran comida navideña.

 

 

Infusión de manzanilla para calmar la pesadez
1/6

Infusión de manzanilla para calmar la pesadez

Es una de las plantas más digestivas. La manzanilla tiene, sobre todo, propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas que ayudan a expulsar los gases, a calmar el dolor de estómago y a desinflamar el estómago pesado.

La manzanilla, además, es una planta calmante, efectiva contra los nervios y para combatir el insomnio o la ansiedad.

Infusión digestiva con menta
2/6

Infusión digestiva con menta

Con una infusión de menta podrás mejorar las digestiones difíciles eliminado los parásitos intestinales y las flatulencias, gracias a su poder carminativo y antiespasmódico. La infusión digestiva de menta también tiene la capacidad de neutralizar la acidez, regular el malestar provocando o evitando los vómitos e incluso es eficaz contra la diarrea

La infusión digestiva de menta es excitante, por lo que no conviene tomarla de noche.

Infusión de hierba Luisa si hay dolor
3/6

Infusión de hierba Luisa si hay dolor

Esta planta, tomada en infusión, es considerada un tónico estomacal eficaz para evitar flatulencias, digestiones lentas y espasmos gastrointestinales. Gracias a su sabor alimonado y fresco es una de las infusiones más apetecibles.

Es muy útil también para combatir el estrés y la ansiedad, que, en Navidad, pueden llevarte a comer más de la cuenta.

Infusión de hinojo para frenar los gases
4/6

Infusión de hinojo para frenar los gases

El hinojo es un buen tonificador para la digestión ya que aumenta las secreciones gastrointestinales. Es también carminativo, favorece la digestión disminuyendo la hinchazón y ayudando a reducir la producción de gases.

Conviene evitarlo en el embarazo y la lactancia. Como consejo, la infusión digestiva de hinojo resulta muy eficaz combinado con anís y comino.

Infusión de jengibre contra el reflujo
5/6

Infusión de jengibre contra el reflujo

Con esta planta tonificante y antiinflamatoria podrás mejorar las náuseas y la inapetencia. El jengibre también refuerza la válvula del esófago y previene el reflujo, además de ayudar a tratar los trastornos digestivos provocados por una producción insuficiente de ácidos gástricos.

No conviene tomarla si padeces gastritis o si tienes una úlcera gastroduodenal.

Infusión de boldo para la digestión de las grasas
6/6

Infusión de boldo para la digestión de las grasas

El boldo ayuda a prevenir la pesadez de estómago y protege el hígado y el páncreas. También facilita la digestión de las grasas y fortalece las mucosas del estómago.

Esta planta tiene, además, un efecto diurético por lo que te ayuda a eliminar líquidos y depurar tu cuerpo de toxinas.