‘Conócete a ti mismo’ era el lema grabado a modo de advertencia en el tempo de Apolo, morada del Oráculo de Delfos, donde viajeros llegados de todos los rincones buscaban conocer su futuro. Antes de plantear cualquier pregunta a los dioses, se obligaba al consultante a investigar su propia esencia y era esto, el dirigir la mirada al propio interior, lo que debía ser el punto de partida para comprender el mundo. Este consejo milenario es todavía plenamente vigente y, si lo quieres poner en práctica, una de las mejores técnicas es prestando atención a tus sueños.

Estos han fascinado a los humanos durante generaciones. Cada noche, todos los animales de sangre caliente sueñan, al contrario que los de sangre fría que no lo hacen, con una única excepción: el camaleón. En el caso de los humanos los sueños disminuyen con la edad; mientras que el recién nacido lo hace durante la mitad de tiempo en que está dormido, a los 60 años solo un 15% del tiempo que se pasa durmiendo está poblado por sueños. Algunos de estos serán muy claros, pero seguro que tienes otros tan extraños que te dejan intrigada o con mal cuerpo durante todo el día.

 

Aprende a llevar un diario de sueños

Prestar atención a tus sueños puede ayudarte a comprender muchas cosas de tu interior. A través de ellos dialogas con tu inconsciente, que te lanza advertencias y te enfrenta a problemas y necesidades a través de un lenguaje propio. Expresan tensiones, frustraciones, traumas y remordimientos, y es importante estar atentas a lo que nos cuentan: Muchos trastornos mentales incipientes, por ejemplo, pueden detectarse a través de ellos; así, mientras que una persona sana suele soñar cosas dispares, los sueños repetitivos pueden ser un indicio de problemas psicológicos, en especial de neurosis.

Los sueños expresan tensiones, frustraciones, traumas y remordimientos, y es importante estar atentas a lo que nos cuentan

Si quieres convertir tus sueños en una herramienta útil de autoexploración, te recomendamos llevar un diario para anotarlos y analizarlos, de forma que aprendas a descodificar los símbolos de tu inconsciente. Lo mejor es que intentes recordarlos apenas despertar y anotes cada una de las imágenes que recuerdes del sueño, así como las asociaciones que surgen en tu mente respecto a cada una de ellas. Es habitual que cada imagen se asocie a varias cosas distintas; en ese caso, opta por la que te provoque una mayor reacción, ya sea positiva o negativa. Es importante que seas autocrítica y evites escoger las interpretaciones que carguen las culpas sobre los demás y te quiten responsabilidad sobre los problemas.

 

Diez sueños habituales y su significado

Los métodos de interpretación de sueños más extendidos se los debemos a Carl Jung. Mientras que Freud, su maestro y mentor, les daba una interpretación básicamente relacionada con una sexualidad frustrada, Jung se basa en arquetipos y el inconsciente colectivo, y nos habla de figuras del mundo onírico como símbolos que transportan mensajes desde lo más profundo de nuestro cerebro. Estas son algunas de las más comunes, que reflejan nuestros miedos, emociones y anhelos y que te pueden servir de guía para descodificar tus sueños siempre, eso sí, teniendo en cuenta que su significado está también muy determinado por tus propias vivencias.

Si se te caen los dientes, cuida tu inseguridad
1/10

Si se te caen los dientes, cuida tu inseguridad

¿Sueñas con que te caen los dientes y te despiertas con una extraña sensación? No te preocupes, es de lo más habitual. Este símbolo onírico, que suele aparecer en periodos de transición, denota básicamente tu inseguridad en este momento, en concreto tiene mucho que ver con el miedo a envejecer y a perder el atractivo físico. Eso sí, si sueñas que un diente incipiente ya surge de debajo del que cae, significa que en el fondo estás convencida que tras un período de adaptación o aceptación aparecerán nuevas perspectivas.  

¿Temes al bosque?
2/10

¿Temes al bosque?

Profundamente relacionado con el miedo a enfrentar lo que oculta nuestro inconsciente, el significado de soñar con un bosque está directamente relacionado con las sensaciones que te provoque. Si es luminoso y arbolado, desprende sosiego y te sientes confiada y disfrutando del lugar momento, significa que eres dueña de tus emociones y puedes confiar en las decisiones que tomes.

Si, por el contrario, estás perdida o sientes angustia, en lo más profundo de ti estás convencida de haber perdido el mando de tu vida. Si al final aparece el sol o logras salir del bosque, implica que crees que acabarás hallando una solución a tus problemas. 

Perseguida… ¿por un sentimiento de culpa?
3/10

Perseguida… ¿por un sentimiento de culpa?

Se trata de uno de los sueños más comunes, que nos advierten de que estamos lidiando con un problema al que debemos prestar atención y que está afectando mucho a nuestra vida. Te hablamos de una situación pendiente de resolver, y que sigue ahí por más que intentes ignorarlo o aplazarlo. Es también habitual que este tipo de sueños indique remordimientos o un sentimiento de culpa.

Las aguas de tu inconsciente
4/10

Las aguas de tu inconsciente

El agua es uno de los símbolos más potentes en el universo de Jung y la interpretación de los sueños relacionados con esta dependen directamente de cómo sea: las aguas turbias o estancadas indican que no estás en paz contigo misma. Si se trata de un río de aguas tranquilas y cristalinas por el que desciendes, tu cerebro te está  indicando que tus decisiones avanzan correctamente, pero si está enlodado o bravío, hay problemas sin solucionar.

Soñar con un lago rodeado de abundante vegetación indica el deseo de vivir emociones y pasiones amorosas, en cambio si las orillas son áridas y pedregosas, indican temor a no realizar nuestros deseos amorosos. En los sueños relacionados con lagos, quienes te acompañen son personas relacionadas fuertemente contigo y, atención: cuanta menos ropa lleven, más sincero los consideras en tu subconsciente. 

¿Sueñas con cocodrilos? Cuidado con los traidores
5/10

¿Sueñas con cocodrilos? Cuidado con los traidores

Este réptil representa aquellos impulsos primitivos y destructores que existen, lo más tenebroso del subconsciente, y está asociado con el vicio y la traición. Si sueñas con cocodrilos, tu cerebro te está advirtiendo que desconfías de una persona traicionera que, mediante el engaño, quiere hacerte daño. Si en el sueño logras escapar de él, significa que consideras que eres capaz de sortear la situación y detectar a tiempo sus artimañas. 

Si sueñas con escaleras de caracol, estás en un círculo vicioso
6/10

Si sueñas con escaleras de caracol, estás en un círculo vicioso

Soñar que subes escaleras te indica que estás convencida de que pasarás a un nivel superior en algún ámbito de tu vida, sea laboral, creativo o familiar, y que te ves capacitada para ello, mientras que si estás descendiendo, el significado es todo lo contrario. En cuanto al tipo de escaleras, las fijas, más estables, conllevan un cambio más sólido que las de mano, pero tienes que prestar atención si sueñas con escaleras de caracol, ya que simbolizan que estás en un círculo vicioso, atrapada en algo que te roba la energía, un despilfarro de fuerzas.

Sea cual sea el tipo de escalera, el triunfo y el fracaso son tan importantes como lo sea la altura de estas.  

La llave que libera o reprime
7/10

La llave que libera o reprime

Abren y cierran puertas tanto en la realidad como en el mundo de los símbolos, y conllevan un doble aspecto de liberación, si tienes la llave en tu poder, y de represión, si la buscas sin hallarla o la pierdes. Ello puede referirse a cualquiera de tus planes, laboral, emocional o sexual. Si en el sueño posees un gran manojo de llaves, significa que estás convencida de estar bendecida con muchos bienes y/o conocimientos, tantos como llaves tenga el manojo. Si la llave se te rompe, temes que un deseo se frustrará, y si abres una  puerta y encuentras a alguien dentro, implica que se trata de una persona importante para ti. 

La madre muerta
8/10

La madre muerta

La figura de la madre, muy habitual en los sueños de los primeros años, por lo general con los años va desapareciendo de estos. Puede conllevar una sensación cálida de seguridad, pero también es símbolo de opresión, de tal modo que si sueñas con mucha frecuencia con tu madre, ello puede revelar una profunda ansiedad. En especial si en el sueño discutes con ella, es indicio de una fuerte necesidad de prescindir de su tutela y adquirir independencia. Si, a pesar de estar tu madre viva, sueñas que ha fallecido, ello implica un deseo de que no intervenga en algún tema concreto de nuestra vida o de desprenderte totalmente de su tutela. 

No pierdas el tren… de tu vida
9/10

No pierdas el tren… de tu vida

Muy frecuente es también soñar que llegas tarde y pierdes el tren o un avión. Este tipo de sueño te está avisando que en el fondo estás convencida que en la vida real estás perdiendo oportunidades de mejorar por culpa tuya. Si en cambio, te cansas de esperar un tren y lo dejas pasar, puedes estar a punto de perder una ocasión por culpa de tu precipitación o impaciencia. 

El miedo al abismo
10/10

El miedo al abismo

¿Quién no ha soñado alguna vez que cae y ha despertado empapado en sudor y dominado por la angustia? Caer en sueños siempre indica la existencia de temor, vergüenza o desespero. Quizás piensas que no estás lo suficientemente preparada para afrontar tu próximo trabajo o una nueva situación, pero se trate de lo que se trate, la sensación de vértigo y de caída se producen siempre por un sentimiento de inseguridad, de miedo a no saber estar al nivel que exigen las circunstancias.

Caer en el barro implica que temes decepciones, y en el agua, la que indica mayor temor. Si ves caer a alguien, es que crees o esperas ser testigo de su ruina, y que te beneficiarás de ella o incluso la has provocado tú misma. Eso sí, si te levantas de inmediato, significa que crees que podrás recuperar muy pronto la confianza en ti misma.