Júpiter es el primer planeta de los conocidos como sociales, junto con Saturno (el NO del Zodiaco y los límites), y aunque en un principio parezcan dos planetas contradictorios deben trabajar conjuntamente, ya que se complementan. Se les llama así porque son los mediadores entre el individuo y la sociedad. Además, tanto Júpiter como Saturno, y también Urano, Neptuno y Plutón son los llamados planetas exteriores, ya que son los que están más allá del cinturón de asteroides.

Júpiter es el que piensa en grade y visiona todas las posibilidades, pero necesita a Saturno para alcanzar lo que desea con realismo

Júpiter y Saturno, al igual que el Sol y la Luna o Venus y Marte, representan una dualidad, como por ejemplo expansión vs límites, el que hace la ley vs el que la hace cumplir, fe vs pragmatismo o el es posible vs el No es posible. Júpiter es el que piensa en grade y visiona todas las posibilidades, pero necesita a Saturno para alcanzar lo que desea con realismo, estrategia y foco, porque de lo contrario no sabe gestionar su energía y sus recursos y lo malgasta. De manera que Júpiter y Saturno deben operar en sinergia y en balance, porque un Saturno sin Júpiter restringe tanto su entusiasmo que vive en una sensación de sinsentido, apatía, desgana y con mucho miedo al cambio; y un Júpiter sin Saturno rechazará la disciplina que necesita, se aburrirá rápidamente y percibirá los retos que se le presenten como limitación y obstáculos. Entonces, la clave es aprovechar la energía de Júpiter para darle un sentido profundo a la propia existencia y que sirva de motor y filosofía de vida para el desarrollo personal y espiritual mientras que a la vez gracias a Saturno se desarrollen los recursos necesarios y específicos que se necesitan para alcanzar los sueños y construir la visión del mundo y de vida que se quiere alcanzar.  

Durante los primeros años de vida, tanto Júpiter y Saturno se personifican en figuras externas. Es a medida que vamos madurando que los integramos como propios y así nos ayudan a hacernos cargo y responsables de los recursos de los que disponemos. Júpiter amplifica y exagera los planetas y áreas de la vida de nuestra carta natal que toca, ya sea en su estado más o menos constructivo, y Saturno pone límites y sentido de la realidad, también de manera más o menos constructiva.

 

¿Qué representa Júpiter en tu carta natal?

Júpiter representa el lugar de la carta donde siento o busco más expansión, realización, abundancia y crecimiento, su palabra clave es “grande” –de hecho, no es casualidad que sea el cuerpo celeste de mayor diámetro del sistema solar y mide casi doce veces mayor que la Tierra-, es el Sí del Zodiaco, la confianza, el optimismo, la abundancia, las grandes promesas, las oportunidades, el significado y el sentido de la vida, la búsqueda de la verdad, la cosmovisión, la visión holística y global, la sabiduría innata, la filosofía, la providencia, la esperanza, la fe, los principios existenciales, la buena suerte, la fortuna, las oportunidades, los nuevos horizontes, los viajes, el extranjero, el intelecto, el conocimiento, los estudios superiores, las creencias, la libertad, la intuición, el idealismo, la jovialidad, la exuberancia, la plenitud, el misticismo, la síntesis de ideas y la abstracción, la pedagogía, el maestro espiritual, la ética, la moral, la justicia, los valores, la necesidad de progresar, de explorar y aventurarse,  los dones y las facilidades, los recursos inagotables, la permisividad, los excesos y la autocomplacencia, las mejoras, el dogmatismo, la generosidad y la gratitud.

Una de las funciones de Júpiter es la de aprovechar los conocimientos y el intelecto para viajar internamente más allá de los horizontes que les son conocidos para buscar la verdad. Y es esta necesidad de expansión lo que anima a la persona jupiteriana a explorar y aventurarse hacia nuevas vivencias, realizando incluso viajes al extranjero que le permitan conocer otras culturas, seguir desarrollando su filantropía y profundizar en la evolución de su intelecto y cosmovisión. Su visión holística o global y su deseo de convertirse en un gran maestro hacen que Júpiter necesite comparar los contenidos y las creencias que se va encontrando, profundice en un estudio específico y llegue a elaborar su propio criterio bien sintetizado y madurado. En un inicio es un gran buscador que necesita aprender pero también le da un sentido el compartir sus conocimientos, y se le da bien hacerlo, de manera que puede llegar a ser un buen profesor y un gran maestro.

Si la energía de júpiter está muy exagerada, el maestro puede convertirse en alguien muy dogmático y arrogante

La función jupiteriana pedagógica bien llevada hará que la persona sea rigurosa pero a veces puede darse que si esta energía está muy exagerada el maestro se convierta en alguien muy dogmático, arrogante, tajante, unidireccional, fanático, autoritario e incluso podría convertirse en un predicador que impone. Entonces, lo interesante para una persona con una carga fuerte de Júpiter en su carta natal es que mientras busca seguir ampliando su visión, su verdad y sus creencias no deje de escuchar y valorar otros puntos de vista. Y cuando quiera compartir y comunicar su verdad, si el resto de la carta lo apoya, podrá ser un líder carismático que se expresa de manera asertiva, implacable y contundente.

Júpiter, la expansión, la abundancia y la libertad

Júpiter, la expansión, la abundancia y la libertad

Júpiter es un planeta que explica también la necesidad que tiene la persona de libertad, espacio, luz, naturaleza salvaje y silvestre. Le gusta vivir sin que nadie la diga lo que tiene que hacer, sin opresión y sin sentir que le acotan el camino. En caso de notar esto, la persona jupiteriana siente que se asfixia, que le falta el aire y que le privan de ser ella misma.

Júpiter, al ser el planeta de mayor dimensión en el sistema solar, se asocia con la abundancia, la vasta generosidad, la voracidad y la acumulación, ya sea de ganancias, beneficios o favores destinados a satisfacer su apetito. Júpiter puede llegar a ser insaciable, a querer siempre más y no concebir los límites de su expansión. Además, es muy generoso, ya que siente que su riqueza y la del Cosmos es inagotable y que siempre se le proveerá de lo que necesita. Esto, sumado a que suele tener buena fortuna, es confiado y tiene confianza en sus capacidades (a veces más de las que posee), hace que no registre la escasez ni la sensación de que los recursos son limitados o se alcanzan con constancia y esfuerzo. Y, debido a estos hechos, puede hacer que sea una persona derrochadora con tendencia a malgastar sus recursos materiales y también emocionales.

La energía jupiteriana tiene tendencia a negar la realidad, a agarrarse a que “todo irá bien” y a no ver el peligro

Júpiter se manifiesta desequilibrado en exceso siendo demasiado confiado, rechazando la autoridad y las normas, generando falsas esperanzas, con poco sentido de la realidad, siendo irresponsable y sin observar las limitaciones. Y si actúa desde este lugar, tarde o temprano recibe una factura inesperada, aunque su actitud optimista y próspera le hace después avanzar muchas veces si aprender la lección verdadera que hay detrás. La energía jupiteriana tiene tendencia a negar la realidad, a agarrarse a que “todo irá bien”, a no ver el peligro, a tener una actitud despreocupada y a que si alguien le plantea problemas que le pueden suceder su reacción sea de pensar que mejor vivir el presente y que si algo malo sucede ya verá después cómo solucionarlo porque cree además que siempre hay una solución para todo y que cuando ocurra ya le sacará una enseñanza en positivo del acontecimiento.


Puedes ampliar más información en el libro Los planetas, de Cosmograma Ediciones.