Ya hemos dado por más que iniciada la temporada más proclive del año para contraer gripes y resfriados: en plena estación de invierno, las probabilidades de vernos afectados por virus e infecciones son altas. Los cambios bruscos de temperatura, los ambientes húmedos y cargados o la exposición y el contacto con personas ya afectadas pueden desmoronar las defensas de nuestro cuerpo y hacernos pasar por los indeseados efectos de estas molestas dolencias estacionales.

Mucosidad, congestión nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza, tos, afonía o fiebre son algunos de los síntomas más frecuentes de los catarros y que muy difícilmente lograremos eliminar. Pero, como ya sabemos, curarse de un resfriado es cuestión de tiempo y aunque optemos por medicamentos que traten estos síntomas, conviene que hagamos frente a la infección y que basemos nuestra recuperación con remedios y productos naturales e inocuos, es decir, sin efectos secundarios.

 

Cómo podemos prevenir naturalmente los catarros

Como nosotros somos más de prevenir que de curar, vamos a dar un rápido repaso a las opciones naturales que todos tenemos en nuestras manos para prevenir la aparición de los temidos virus y que conviene que sigamos con pulcritud durante las estaciones frías:

  • Abrígate adecuadamente: mantén el cuello tapado y bien protegido para “precalentar” el aire que respiras y utiliza ropa de abrigo (guarda la ropa de manga corta para el verano y no abuses de la temperatura de la calefacción, que no debería superar los 20ºC).
  • Respira principalmente por la nariz y evita hacer deporte al aire libre.
  • Asegura respirar aire limpio: ventila diariamente todas las habitaciones, evita los humos de la industria o del tabaco o permanecer mucho rato en espacios con aire caliente, muy húmedos o muy secos. Puedes utilizar deshumidificadores o humidificares con aceites esenciales para contrarrestarlo.
  • Lávate frecuentemente las manos: sobre todo, si frecuentas espacios cerrados o muy concurridos, como el transporte público, ya que suelen ser más densos en virus y bacterias y, por tanto, generar más probabilidades de contagio.
  • Alimenta naturalmente tus defensas: los alimentos ricos en zinc o en vitaminas A, del grupo B y C son los que más contribuyen a fortalecer nuestro sistema inmune, así que deberías basar tu alimentación en productos frescos de temporada y consumir gran cantidad de alimentos vegetales. El ajo crudo, el jengibre, el limón, el té verde o el té matcha, el tomillo, las setas shiitake o la pimienta cayena son algunos de los alimentos que te ayudarán a mantener muy fuertes tus defensas y que deberías comer regularmente en invierno.

A pesar de poner conciencia en todos estos puntos y ser cuidadosos con estos hábitos diarios, es posible que los resfriados acaben afectándonos. Así que, vamos a ver cómo podemos hacerles frente de manera natural.

 

Remedios y productos caseros contra gripes y resfriados

Además de mantener todas las recomendaciones de prevención natural que acabamos de listar, también es muy recomendable seguir estas indicaciones:

  • Mantente muy hidratado: la mucosidad hace que nos deshidratemos con facilidad, así que deberías aumentar el consumo de líquidos saludables y calientes como el agua con limón, las infusiones (las mejores son las de jengibre, melisa, saúco, equinácea, eucalipto, tomillo o tusilago, endulzadas con miel) o las sopas. Evita especialmente las bebidas azucaradas, las frías o el alcohol y el café, ya que son dos grandes deshidratadores que solo contribuirán a empeorar el cuadro.
  • Haz gárgaras con agua caliente, miel y limón, o con salvia y sal marina. Te ayudará a calmar la zona de la garganta si padeces irritación.
  • Utiliza aceites esenciales: puedes utilizarlos para las gárgaras o aplicar unas gotas en un difusor. Los más aconsejables contra los resfriados son los aceites esenciales de eucaliptus, romero, orégano y menta piperina.
  • Confía en los productos naturales: comprimidos, jarabes, infusiones o espráis basados en el poder del reino vegetal te ayudarán a aliviar el dolor y la inflamación de garganta, nariz o cabeza. Por su composición natural y sus efectos indiscutibles, ¡aquí tienes a nuestros favoritos!
Contra la tos seca, Grintuss, de Aboca
1/5

Contra la tos seca, Grintuss, de Aboca

Este gran clásico de Aboca está disponible en comprimidos, en jarabe (también uno específico para niños) o en infusión. Grintuss es un producto sanitario formulado a base de miel y complejos moleculares que protege eficazmente la mucosa, calma la irritación, hidrata y favorece la eliminación del moco sin efectos secundarios.

¡Tenlo siempre en el botiquín porque es un tesoro de invierno!

COMPRAR

Contra el dolor de garganta y la afonía, própolis, de Aquilea
2/5

Contra el dolor de garganta y la afonía, própolis, de Aquilea

Utilizado como un antibiótico natural, el própolis es uno de los remedios más exitosos para las molestias de garganta y la afonía de efecto inmediato y, al igual que la miel o el polen, es otro de los productos apícolas de excelentes propiedades.

Esta sustancia natural producida por las abejas resulta muy eficaz para aumentar las defensas del organismo y tratar los resfriados ya que tiene un gran poder antivírico y antiinflamatorio.

Tómalo en espray, en comprimidos o en jarabe.

COMPRAR

Contra la inmunidad débil, cápsulas de orégano, de Pranarom
3/5

Contra la inmunidad débil, cápsulas de orégano, de Pranarom

Aunque solemos consumirlo en cantidades muy pequeñas, el orégano es una planta medicinal con grandes propiedades digestivas, carminativas, antioxidantes y expectorantes, por lo que resulta un aliado esencial a la hora de mantener la salud de las vías respiratorias.

El aceite esencial de orégano y de limón son precisamente las grandes estrellas de estas cápsulas de Pranarom que ayudan al organismo a reforzar la inmunidad y a fortalecer la salud de las vías respiratorias, y que tan útiles son cuando estamos resfriados.

COMPRAR

Contra la congestión nasal, agua de mar, de Sterimar
4/5

Contra la congestión nasal, agua de mar, de Sterimar

Las soluciones con agua de mar son un producto perfecto para la higiene nasal en cualquier momento del año que, en episodios de congestión, resultan imprescindibles en el botiquín de cualquier amante de la salud natural.

A diferencia de algunos agresivos espráis nasales, las soluciones de agua de mar ayudan a respirar y a limpiar en profundidad nuestras vías nasales sin los indeseados efectos secundarios de estos. Esta solución natural mejora la función de la mucosa nasal, proporcionándole la humedad adecuada, ayuda a la eficacia del tratamiento de las vías respiratorias y restablece el equilibrio fisiológico de la mucosa nasal.

COMPRAR

Contra la mucosidad excesiva, la tos productiva y el dolor, Fluimicil, de Zambón
5/5

Contra la mucosidad excesiva, la tos productiva y el dolor, Fluimicil, de Zambón

A pesar de que este es un producto farmacéutico, nos hemos permitido la licencia de incluirlo en esta lista como importante solución delante de procesos más severos.

Cuando la acumulación de mucosidad típica de los procesos gripales y catarrales se adhiere a las paredes de las vías respiratorias, dificulta la respiración y produce una desagradable sensación de pesadez en los pulmones. Por eso nuestro cuerpo tose con el fin de expulsar la mucosidad acumulada.

En estos casos, es aconsejable recurrir a los medicamentos mucolíticos para conseguir una ayuda extra para expulsar la mucosidad y mejorar la respiración.