Okinawa es el lugar del mundo con la esperanza de vida más elevada (86 años para las mujeres y 78 para los hombres) y llegar a ser centenario no es algo fuera de lo común. Además el índice de muertes por problemas cardiovasculares es de los más bajos de Japón.

Con todos estos indicativos son muchos los que se han acercado a la isla para estudiar la alimentación que siguen los más longevos del mundo. Tras 25 años de análisis, diversos investigadores ?explican Francesc Miralles y Héctor García en Ikigai (Urano)- publicaron The Okinawa Program.

Los nativos toman mucha variedad de alimentos, sobre todo de origen vegetal. Los centenarios suelen consumir 206 alimentos diferentes. Al día, éstos comen una media de 18 alimentos distintos y cinco platos de verdura o fruta. La dieta Okinawa está repleta de verduras, patatas y legumbres, y los derivados de la soja como el tofu, son los alimentos más comunes en la dieta de Okinawa, junto con los cereales.

Comen arroz blanco a diario y lo suplementan con fideos; han reducido al máximo el consumo de azúcar, y si lo hacen es azúcar de caña. Además, a la semana, los okinaweses comen pescado tres veces y una o dos veces carne de cerdo.

Otro aspecto clave de la dieta Okinawa es que consumen un tercio del azúcar y la mitad de sal que en el resto de Japón e ingieren menos calorías a diario: 1.785 versus la media japonesa de 2.068.