1. Voluptuosidades varias con su pareja, cosas que han hecho o les gustaría hacer.

2. Voluptuosidades varias con otra mujer.

3. Voluptuosidades varias con dos o más a la vez. Incluye sexo lésbico y, por supuesto, él satisface a ambas / todas y de qué manera. Consuélate, es más que probable que tú seas una de ellas. Los tiempos cambian y la variante él, tú y otro hombre es una fantasía al alza.

4. Ser sometido y seducido por una mujer que, por supuesto, es espectacular. Suele tener que ver con su necesidad de bajar la guardia, de no ser siempre el que toma la iniciativa y de olvidarse de su rol "viril" que ha de asumir en la vida cotidiana.

5. Ver cómo lo hacen otras personas, cómo se masturba su pareja, cómo ella se enrolla con otro u otra, etc.

6. Ser visto (evidentemente, su pericia deja a todos boquiabiertos).

7. Practicar el sexo oral.

8. Ser agresivo o dominante. No implica que lo sea necesariamente, y en su imaginación, la chica acaba extasiada por su maestría amatoria.

9. Revivir una experiencia sexual pasada que le haya gustado.

10. Montárselo imaginando que es una celebridad o con alguien que lo sea.

11. Sexo anal, tanto adoptando una actitud activa como pasiva.

12. Mantener relaciones homosexuales, lo que no implica que sea gay.

Extraído del libro Tu sexo es tuyo, de Sylvia de Béjar. El libro sobre sexo más vendido de España con más de 250.000 ejemplares.


Estos son los mitos sexuales que dañan una relación. Evítalos.