1. Sexo con nuestra pareja. ¿Lo dudabas?

2. Sexo con otro hombre, por ejemplo, un actor, músico o deportista famoso. Con que éramos más fieles, ¿verdad? Pues ya ves, mentalmente, poco. Tal vez será mejor que guardes esta información para ti.

3. Probar algo nuevo o hacer algo que consideremos sucio o prohibido: ser atada o atar, utilizar un lenguaje soez, sexo en un lugar público, en grupo, anal, etc.

4. Revivir una experiencia sexual pasada. 5. Practicar el sexo oral, más bien dejándonos hacer que haciendo.

6. Hacer el amor en plan romántico con un príncipe azul en un lugar idílico (cuanto más alejado de nuestra realidad cotidiana, mejor). Somos y seremos cursis, qué se le va a hacer? Por favor, que nadie haga nada, que en el fondo nos encanta.

7. Ser forzada a mantener relaciones.

8. Ser una prostituta.

9. Ser considerada irresistible por un hombre (mira por dónde: aparecieron nuestros traumas de belleza).

10. Ser dominante y agresiva, o sea lo que no solemos ser o poder ser en la vida real.

11. Mirar cómo otros hacen el amor y ser observada (evidentemente, nuestra pericia y, cómo no, nuestra belleza, deja a todos boquiabiertos).

12. Mantener relaciones lésbicas, lo que no implica que lo seamos.


Extraído del libro Tu sexo es tuyo, de Sylvia de Béjar. El libro sobre sexo más vendido de España con más de 250.000 ejemplares.


Estos son los mitos sexuales que dañan una relación. Evítalos.