Fase 1: la luna de miel

Y con luna de miel no nos referimos a las vacaciones de casados, sino a esa primera etapa en el que nuestro mundo consiste en la otra persona. Este periodo puede ser más largo o más corto: depende de si la convivencia empieza pronto o de si somos rápidos teniendo hijos.

¿Cuándo pasamos satisfactoriamente a la siguiente fase? Sentando las bases de la relación a largo plazo: ¿cómo pareja vamos a tener los mismos objetivos? Es el momento de decidirlo.


Fase 2: Acomodarse y echar raíces

Ahora sois un equipo, seguramente vivís juntos. Descubriréis cosas desconocidas del otro y os gustarán más o menos. Es la fase en la que además de crecer como pareja, debéis seguir creciendo como personas. A veces, la compaginación de estos dos objetivos provoca los primeros conflictos serios y rupturas.

Fase 3: Familia

Os amáis, queréis estar juntos e incluso habéis decidido añadir miembros a vuestra pequeña familia. Es una de las etapas con más retos: convivencia, hipotecas, hijos, etc. Es fácil que vuestro amor se convierta en la última de vuestras preocupaciones. No dejéis que esto pase. Buscad siempre vuestros momentos y no os olvidéis de reactivar la pasión.

Fase 4: Otra vez (casi) libres

Los niños ya son más independientes, empiezan a ir al cole y nuestra vida vuelve a tener algunos resquicios de paz. Después del caos del nacimiento, quizás vamos a querer aprovechar estos momentos en compañía de nuestra pareja o en soledad. El problema es cuando uno de los miembros de la pareja no entiende que el otro quiera estar solo. Habladlo y encontrad tiempo para seguir creciendo como personas y como pareja.

Fase 5: el nido vacío

¡Volvemos a la casilla 2! Los críos se han independizado y por fin estáis solos. Parece una bendición, ¿verdad? Si no se lleva bien, puede ser un regalo envenenado. Ahora la relación debe ser la prioridad de la lista. Estableced un plan de ruta, ¿qué queréis hacer a partir de ahora? Un consejo: llenad de citas vuestra vida e intentad recuperar los sentimientos de la fase 1.

Fase 6: Amor eterno

Si habéis superado todas las fases anteriores, no os preocupéis, ya no hay más retos: vuestro amor es verdadero. Disfrutad de la etapa más tranquila de vuestras vidas con vuestra familia y con la satisfacción de haber logrado crear una pareja sana y feliz.

Descubre más contenido sobre las relaciones de pareja aquí.

 

 

Joan Garriga nos habla del buen amor en su libro.