La gemoterapia es una técnica relajante que cada vez cuenta con más seguidores y persigue el bienestar a través la aplicación de piedras sobre nuestra piel. Desde los tiempos de el Antiguo Egipto, todas las culturas han usado las piedras como fuente de armonía y bienestar. Hoy en día, nos acercamos cada vez más a la naturaleza en busca de una placentera sensación y de ella podemos obtener el beneficio de la gemoterapia, una técnica cada vez más utilizada para relajarse.

Consiste en colocar cristales, gemas, piedras frías y calientes sobre determinadas zonas de nuestro cuerpo; una fórmula que en muchas ocasiones se acompaña de la aplicación de aceites aromáticos que aumentan la sensación de bienestar. El resultado es la inmediata estimulación del torrente sanguíneo y la relajación de nuestros músculos, al mismo tiempo que conseguimos la armonía entre el cuerpo y la mente. La piedra volcánica es una de las más utilizadas para este fin debido a sus excelentes propiedades.

Muchas piedras tienen la propiedad de transformar, absorber, almacenar y transmitir la energía de nuestro organismo. Por ejemplo, los cuarzos actúan sobre el aura, equilibrando y armonizando nuestro campo energético. La vibración y la energía que desprenden penetran entre los espacios de los átomos de nuestro cuerpo para transmitir una serie de cambios en las células, así que esta terapia puede usarse tanto para la sanación física como para la emocional.