A partir de la edad adulta, entre los 30 y los 40 años, es fundamental cuidar también la dentadura. Cepillarse los dientes, usar hilo dental o hacer enjuagues configuran una rutina imprescindible pero esto no es suficiente sin una buena alimentación.

Chicle: ¿sí o no?
Como nos comenta el Dr. Eduardo Padrós, miembro de Saluspot y odontólogo en la Clínica Dental Padrós, "tan perjudicial es masticar alimentos demasiado blandos, como el pan de molde, como mascar constantemente chicle, por ejemplo". En el primer caso, impedimos que los dientes se fortalezcan y en el segundo, acabamos forzando las articulaciones. En este último caso, Padrós matiza: "según la teoría del investigador John Mew, masticar chicle en su justa medida ayuda a ejercitar la mandíbula". Además, el Xilitol que contienen los chicles sin azúcar actúa como un protector de los dientes ante las caries.

Alimentos que limpian los dientes
Los alimentos que nos hacen masticar, por otro lado, generan saliva, que contiene bicarbonato y éste a su vez ayuda a neutralizar los ácidos de los alimentos. La pera es uno de los alimentos más eficaces en este sentido, y este ejemplo se hace extensible a la mayoría de casos. Por otro lado, el apio, es un limpiador natural de los dientes, según investigaciones de la Universidad de Nueva York. En este mismo sentido, el aceite de sésamo favorece unos dientes más limpios a la par que sanos.

La sabiduría de los ratones
El queso es una fuente de caseína que robustece la superficie de los dientes gracias al fósforo que contiene y el yogurt, además de contener caseína, también aporta calcio, que refuerza los minerales de los dientes.

Y vigila si te muerdes las uñas
La onicofagia (terrible nombre para una terrible manía) puede alterar no tan sólo el aspecto de nuestras manos sino que el mordisco constante de las uñas genera un desgaste en los incisivos superiores e inferiores, así como una mala oclusión de los dientes anteriores.

Sigue la experiencia con este artículo sobre para cuidar tus labios.