Según los resultados de la 'Encuesta de consumo de pescado en España 2015', realizada por la Fundación Española del Corazón (FEC), el 52% de los españoles no ingiere suficiente pescado azul y el 30% lo omite en su dieta.

Además, a pesar de que el 67% de los encuestados declara preocuparse por la salud de su corazón, el 56% no se ha realizado ningún chequeo médico cardiovascular en el último año. Estos datos alarman ya que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España y el 80% de estos fallecimientos se podría evitar mediante la adopción de hábitos saludables, tal y como afirma el presidente de la FEC, el Dr. Leandro Plaza.

La incidencia de enfermedades del corazón se relaciona con la composición de la dieta y, especialmente con la de la grasa. Los diferentes tipos de grasa dependen de los ácidos grasos que las componen y existe un tipo de grasa, compuesta por ácidos grasos insaturados, que conlleva un beneficio para la salud cardiovascular. Son pescado azul el atún, el salmón, la sardina, la anchoa o la caballa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) deberíamos tomar dos raciones de pescado azul por semana.

A nivel mundial, hay dos colectivos que destacan por su baja incidencia en estas enfermedades: los japoneses y los esquimales. Ambos tienen en común la alta ingesta de pescado.

Unos hábitos de vida saludables consisten en basar la dieta en frutas, verduras, cereales integrales y proteínas saludables como el pescado azul o la carne blanca y por practicar diariamente 1 hora de ejercicio suave, como por ejemplo, pasear o nadar.