Al igual que nos ponemos los zapatos nada más salir de casa, parece que vamos a hacer lo mismo con las mascarillas y que estos pequeños equipos de protección van a formar parte de nuestra cotidianidad de manera indefinida. Al menos, durante un buen tiempo y dentro del periodo de desconfinamiento y de desescalada que va a llevarnos hacia la llamada “nueva normalidad”, en la que se mantendrá la vigilancia epidemiológica y la autoprotección de la ciudadanía.

De hecho, a partir del jueves 21 de mayo, su uso será obligatorio para todos los mayores de seis años no solo en espacios como el transporte público sino también en la calle y en espacios cerrados de uso público o que se encuentren abiertos al público si no pueden garantizarse los dos metros de distancia obligatoria que recomienda mantener siempre el Ministerio de Sanidad, que también advierte que los ciudadanos que no cumplan con la norma podrán ser sancionados.

Ante las muchas dudas que generan el uso de las mascarillas entre la población a distintos niveles, vamos a mirar de poner un poco de luz al asunto desde distintas ópticas.

¿Para quién es obligatorio el uso de mascarilla?
1/8

¿Para quién es obligatorio el uso de mascarilla?

Según la Orden SND/422/2020, de 19 de mayo, publicada en el boletín Oficial del Estado (BOE), deberán llevarla todos los mayores de seis años, a excepción de los que padezcan “algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla”, así como aquellos a los que “el uso de la mascarilla resulte contraindicado”. Un término bastante ambiguo que no aclara si deberán también ponérsela los deportistas durante su práctica en la calle.

Las que sí quedan excluidas son las niñas y niños de entre tres y cinco años a quienes Sanidad recomienda el uso de mascarilla infantil, aunque no la establece como obligatoria.

¿Qué tipo de mascarilla debo ponerme?
2/8

¿Qué tipo de mascarilla debo ponerme?

Siguiendo las recomendaciones del Ministerio publicadas en el BOE, los mayores de seis años deberemos utilizar “preferentemente las mascarillas higiénicas y quirúrgicas”. Las primeras son las de tela y las recomendadas para las personas sanas y sin contacto con el coronavirus, mientras que las segundas son las que se aconsejan para las personas contagiadas, ya que están diseñadas para proteger a quienes están alrededor del portador. En ese sentido, queda totalmente descartado el uso de pañuelos o cuellos altos como alternativa a las mascarillas.

En tercer lugar, también existen las mascarillas autofiltrantes o EPI (Equipos de Protección Individual), capaces de filtrar partículas contaminantes que entren en nuestro organismo, y que son las que utilizan los profesionales o las personas vulnerables por indicación médica.

¿Dónde puedo comprar una mascarilla?
3/8

¿Dónde puedo comprar una mascarilla?

Las encontrarás en las farmacias, en muchos supermercados como Mercadona o Lidl y en tiendas online como Amazon, además de repartirse de forma gratuita en el transporte público. Existen distintas tallas y algunas de ellas son reutilizables y otras son de un solo uso (asegúrate qué tipo de mascarilla compras para darle un buen uso).

Aunque muchas firmas de moda también han empezado a confeccionar y a vender mascarillas de tela de diseño con estampados para niños y para adultos. Algo que puede contribuir a normalizar la situación convirtiendo la mascarilla en un auténtico complemento de moda para este verano 2020.

Echa un ojo a las de ConnectadZubi Design, Cherubina o Berta Casbestany. Aunque recuerda que éstas las podrás usar como funda, pero necesitarás completarlas con un filtro.

COMPRAR

¿Cómo debo colocarme la mascarilla?
4/8

¿Cómo debo colocarme la mascarilla?

Evidentemente, de nada sirve llevar una mascarilla si no nos la hemos colocado correctamente. Así que vamos a repasar cómo ponérnosla correctamente, siguiendo las indicaciones de Dräger, empresa dedicada a la tecnología médica y de seguridad:

  • El usuario debe estar familiarizado con su manejo antes de usarla.
  • Coger la mascarilla por los extremos y nunca por la parte central.
  • Deben colocarse cubriendo la nariz y la boca.
  • Lavarse las manos antes y después en el caso de recolocarla.
  • No usar las mascarillas más de cuatro horas.
  • La mascarilla debe ser desechada y sustituida por otra si está dañada o si la respiración se vuelve difícil.
  • La mascarilla no debe someterse a cualquier cambio por pequeño que sea.
  • No utilizar las mascarillas de filtrado en espacios confinados o en áreas que pueden tener una acumulación de gases o vapores peligrosos.
  • Las barbas o accesorios decorativos (como por ejemplo los piercings) pueden impedir una estanqueidad satisfactoria entre la cara y el sello facial de la mascarilla, por lo que no se puede utilizar.
¿Puedo reutilizar la mascarilla? ¿Dónde debo tirarla?
5/8

¿Puedo reutilizar la mascarilla? ¿Dónde debo tirarla?

Depende del tipo de mascarilla. Algunas de las mascarillas higiénicas son reutilizables y puedes lavarlas y desinfectarlas siguiendo el protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad. Las de un solo uso, en cambio, debes tirarlas al contenedor gris, ya que, al contener fibras plásticas en el filtro y ser un foco de infección y propagación del virus, no son reciclables.

Sin embargo, en ningún caso puedes dejarlas abandonas como basuraleza en la calle, en el bosque o en la playa, tirarlas por el váter o depositarlas en el contenedor amarillo de reciclaje. Aunque es cierto que la parada de actividad por el coronavirus está beneficiando la biodiversidad del planeta, también es cierto que el consumo de plásticos de un solo uso ha repuntado alarmantemente, algo que debemos parar de inmediato.

Para hacerlo, te recomendamos el uso de mascarillas reutilizables que puedes llegar a usar hasta 25 veces, como las que encontrarás en Connectad. Algunas, incluso están hechas a partir de botellas de plástico reciclado.

Cuidado facial: ¿cómo proteger la piel llevando mascarilla?
6/8

Cuidado facial: ¿cómo proteger la piel llevando mascarilla?

Según Reme Navarro, farmacéutica y cofundadora de Mifarma, “las mascarillas disminuyen la transpiración, algo que puede provocar alteraciones en la piel como enrojecimientos o granitos por el sudor”. Es decir, que debemos prestar especial atención a cómo conciliar el uso de la mascarilla con nuestra rutina habitual de belleza y cuidado facial.

En ese sentido, la farmacéutica nos recomienda utilizar protección solar las primeras veces que salimos a la calle, evitar productos que nos resequen más la piel o los demasiado densos y untuosos, así como priorizar el uso de bálsamos reparadores y cremas calmantes, ligeras e hidratantes, especialmente si tenemos la piel sensible o si la fricción en los pómulos, barbilla y nariz nos provoca pequeñas irritaciones. Así, las cremas más densas las podemos dejar para nuestra rutina nocturna.

Otra opción para reducir el posible sudor que nos provoque la mascarilla en el labio superior y el mentón es evitar la exposición directa al sol buscando siempre las sombras o bien mediante el uso de gorras.

¿Puedo maquillarme si llevo mascarilla?
7/8

¿Puedo maquillarme si llevo mascarilla?

Sí, pero teniendo en cuenta las nuevas necesidades de la piel de tu rostro. Según Cristina Lobato, maquilladora profesional, el primer producto que debemos suprimir es la base de maquillaje, ya que “la piel bajo la mascarilla produce transpiración, generando una serie de ácidos grasos y proteínas que se mezclan con la base y fermentan por la acción de las bacterias”. Algo que, según Lobato, podría producirnos irritaciones o alguna infección acnéica.

Descartada la base, la maquilladora nos aconseja optar por correctores de ojeras naturales y de poca cobertura, así como potenciar el maquillaje de los ojos. "En tiempos de Covid-19 es preferible utilizar sombras en polvo que sombras en crema, todo lo que lleve grasa sería recomendable evitarlo", destaca.

Por último, para labios y mejillas, Lobato descarta también las barras labiales, los gloss o las vaselinas, productos que sugiere sustituir por tintes de labios y mejillas no grasos que se aplican por capas, se secan sobre la piel y no transfieren, además de ser libres de ceras y aceites.

¿Y si me ahogo llevando la mascarilla?
8/8

¿Y si me ahogo llevando la mascarilla?

Muchas personas sanas hemos notado mucha más dificultad a la hora de subir escaleras o cuestas llevando mascarilla. La sensación de agobio, de calor y de falta de aire que nos puede provocar una mascarilla que cubra nuestra nariz o nuestra boca es totalmente normal y no debemos asustarnos si nos ocurre, ya que estamos impidiendo que nuestros pulmones reciban la cantidad de oxigeno al que están acostumbrados.

Así que es importante que intentemos no llevarlas durante muchas horas o que, si debemos hacerlo, nos aseguremos unos ratos de descanso y de respiración “libre” (siempre y cuando lo hagamos respetando la distancia de seguridad mínima de dos metros entre personas).

Además de reducir nuestra velocidad de marcha, otras formas que tenemos para intentar mejorar nuestra capacidad pulmonar son:

  • Practicar más ejercicio: según un estudio, la práctica regular de deporte puede incrementar la fuerza de nuestros músculos que, a su vez, necesitarán cada vez menos oxígeno para moverse y producirán menos dióxido de carbono. Es por ello que, a mejor forma física, menos aire necesiten inspirar nuestros pulmones.
  • Realizar prácticas de control de la respiración: como ejercicios de respiración diafragmática, sesiones de yoga de pranayama o ejercicios como el breathwork.
  • Poner atención a nuestra postura corporal evitando encorvarnos con posiciones en las que comprimamos el diafragma o la garganta. En su lugar, debemos asegurarnos una posición más erguida y neutra, en la que el pecho se encuentre abierto, y la barbilla esté alzada.