En Navidad la mesa toma todavía más protagonismo por ser el lugar de reunión de los eventos más destacados de estas fiestas. Cuando nos dispongamos a montarla debemos priorizar que los comensales disfruten y se relajen. El objetivo de la decoración debe ser este, más allá de florituras.

Equilibrio cromático

En esta época del año la saturación de adornos y colores puede jugarnos malas pasadas. Como nos comenta María Lizárraga, especialista en diseño de interiores de Ikea: "Lo importante a la hora de poner la mesa en Navidad es elegir una gama cromática sin mezclar demasiados colores. Por ejemplo, en el caso del rojo (un color cálido y que destaca) está bien mezclarlo con verde (un color más frío que nos lleva a la naturaleza y combina muy bien con el rojo). Si por el contrario nos inclinamos por los dorados (color brillante) estaría bien mezclarlo con blanco para dejar destacar toda la fuerza del dorado sin hacerle competencia".

En cuanto al mantel, la experta señala que: "Los manteles tienen que tener en equilibrio con la mesa. Si la vajilla es muy marcada el mantel será un acompañante discreto (blanco, beige, gris claro, etc.) que la realce y si por lo contrario la vajilla es muy neutra podemos resaltar la mesa con un mantel más marcado y con más personalidad (rallas, estampados, bordados, etc.)". Para la celebración de Nochevieja, por otro lado, podemos emplear hules divertidos acordes con la ocasión, como los de OleHule Barcelona, cuya imagen encabeza este artículo. 

Arte para la mesa
1/9

Arte para la mesa

La cubertería y otros objetos complementarios pueden jugar un papel sorprendente en la mesa: no se aprecian a primera vista, pero dan el toque especial, el adorno que a la vez resulta práctico y potencia el tono navideño de la velada.

La magia de las velas
2/9

La magia de las velas

La libertad para jugar con todo tipo de formas y colores de las velas y sus soportes se hace todavía más útil en Navidad. Apostar por tonos y texturas que remiten a la naturaleza permite aportar a la mesa un look diferente, nórdico. El catálogo de House Doctor lo explicita a la perfección. 

En blanco y dorado
3/9

En blanco y dorado

El mantel es un lienzo. Debe ser el punto de partida para generar contraste con el resto de elementos que dispongamos sobre él. El concepto “balanza” ha de primar en el cuadro que queramos crear sobre la mesa: si el tono del mantel es fuerte, los elementos han de ser menos chillones.

Elegancia dorada
4/9

Elegancia dorada

Habitat nos propone un regreso al estilo de los años 50, donde los inicios del minimalismo confluían con un anhelo por líneas futuristas. Si jugamos en la mesa con tonos claros, como blancos, y complementarios como verdes en servilletas, tendremos una apuesta segura. 

Centro de mesa cálido
5/9

Centro de mesa cálido

Los candelabros amplios como el de Cerabella pueden marcar el centro de una mesa pequeña. Este modelo aporta además calidad y original artesanales, la bandera de esta empresa fundada hace más de 160 años en Barcelona. Tiene un precio de 47,10€ 

Líneas navideñas
6/9

Líneas navideñas

Los candelabros alargados para colocar una sola vela son perfectos para determinar los espacios en una mesa rectangular de proporciones generosas, a partir de seis comensales. Con la opción que nos propone Ikea, además, podemos dar un aire navideño especial con formas festivas poco habituales. 

La importancia de compartir
7/9

La importancia de compartir

Para favorecer una interactuación de los comensales, es importante contar con boles o pieza de este estilo que se puedan ir rotando. Úsalos para el aperitivo o bien para cuando prepares ensaladas variadas.

Sustituto del árbol navideño
8/9

Sustituto del árbol navideño

El clásico aveto puede sustituirse por una versión en cera que además alumbre nuesta mesa, como esta vela de Cerabella. 

Raíces narurales
9/9

Raíces narurales

La firma de diseño nórdico House Doctor propone un regreso a la naturaleza más orgánica, sin artificios, para decorar la mesa estas fiestas. Una apuesta segura si nuestras celebraciones tienen lugar en un entorno rústico. 

Los detalles, personalizados 

En unas fechas tan señaladas, el factor personal debe tener también su relevancia: "Esto se consigue con un mensaje o deseo que escribamos a cada uno de los comensales en su sitio. También podemos recurrir a un pequeño detalle de regalo a cada uno como recuerdo de la cena (una vela, un  adorno de árbol etc.)", apunta María Lizárraga. 

Por si te pides un cóctel, con mesura 

La celebración de Nochevieja se presta a que tomemos alguna que otra copa. Una medio llena de vino (80ml), nos puede aportar unas 57,3 Kcal, mientras que una lata de cerveza implica 147 Kcal y una copa de champán (100ml), unas 71 Kcal, como nos indica la dietista y coordinadora del área de Nutrición Sonia March, de la Clínica Sagrada Familia. Con su asesoramiento y la Guía de cócteles clásicos y modernos (GeoPlaneta) calculamos las calorías de los cócteles: