Las rutinas de entrenamiento son muy prácticas para llevar una organización y planificación de los ejercicios, aunque hay que variarlas para conseguir trabajar todos los músculos del cuerpo. El entrenamiento por intervalos de alta intensidad, también conocido como HIIT, es un gran método para poner en funcionamiento todo el cuerpo. Y aunque es una tendencia nueva, muchos ya la han probado.

El método Tabata es una de las tipologías más famosas de este sistema de entrenamiento. Quizás te suene a chino o solamente con el nombre ya te asustes, pero los grandes beneficios que nos aporta no tienen precio. ¡Atrévete! 

¿Qué es el método Tabata?

El método Tabata es un entrenamiento interválico de alta intensidad que consiste en realizar el máximo número de repeticiones de un ejercicio en un corto plazo de tiempo. Seguidamente, un corto período de recuperación (menor al tiempo de trabajo) antes de volver a reanudar la actividad, que puede ser con el mismo ejercicio u otro distinto.

¿Cuáles son sus beneficios?

Si quieres dar un paso más en tu rutina de ejercicios de alta intensidad y por intervalos, apostar por el método Tabata te hará llevar un ritmo más alto, por lo que los beneficios también serán más notorios.

Optimizar el tiempo: en muy poco tiempo se pueden conseguir grandes resultados. Esto es posible gracias al trabajo constante e intenso durante un corto período de tiempo.

Aumentar la quema calórica: no sólo mientras entrenamos, sino también a posteriori estando en reposo. Sucede así porque el cuerpo tarda un tiempo a volver a su ritmo normal y a recuperarse del esfuerzo realizado durante el ejercicio.

Mejorar la resistencia cardiovascular y la capacidad anaeróbica: realizar el máximo de repeticiones de un ejercicio en tan poco tiempo nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento deportivo y a ganar tono muscular. 

Ayudar a reducir el índice de grasa corporal: debido a su intensidad, es una de las metodologías más utilizadas para lograr este objetivo. El cuerpo tarda menos en utilizar los depósitos de grasa para obtener energía y poder realizar los ejercicios.

¿Quieres un ejemplo?

Si quieres unirte al reto y empezar a entrenar eficientemente siguiendo este método, aquí te dejamos un ejemplo con un paso a paso para que te hagas a la idea y te pongas manos a la obra:

  1. Elegimos 3 ejercicios globales, es decir, que impliquen más de un grupo muscular en su ejecución: sentadilla con salto (1), burpee (2) y mountain climbers (3).
  2. Iniciaremos la actividad realizando 20 segundos del ejercicio 1.
  3. Una vez finalizado éste, descansaremos 10 segundos.
  4. Disfrutado el descanso, volvemos a la actividad con 20 segundos del ejercicio 2.
  5. Volvemos a descansar 10 segundos más.
  6. Para terminar, volvemos a realizar 20 segundos más de movimiento con el ejercicio 3.

¡Ya tenemos la primera vuelta completa! Ahora esto, repetirlo 7 veces más. Duro, ¿verdad? Por algo será… ¡Obtendrás grandes resultados!