"¿Te acuerdas cuando...? Sí, ¿cómo se llamaba? Espera, que ya lo tengo. Era algo así como...". En ocasiones, recordar es una lata. Cuando parece que tienes una idea, de pronto se esfuma. Los nombres y las fechas importantes se olvidan. Y una se adentra, sin apenas miramientos, en ese terreno fangoso que es la memoria. Pero, siendo el cerebro uno de los órganos más importantes y el encargado de centralizar la actividad del sistema nervioso, ¿cómo es posible que apenas lo ejercitemos?

No se trata de pensar. Así, sin un objetivo. Es evidente que las conexiones cerebrales se suceden una tras otra y, en muchas ocasiones, podemos llegar a sentir esa ebullición mental que surge al generar ideas. Pero, realmente ¿qué sabemos acerca del fortalecimiento de la memoria? ¿Somos siempre lo suficientemente ágiles cómo para enumerar o detectar determinadas situaciones?

En nuestra sociedad el culto al cuerpo es algo innegable. La cultura del hedonismo y las experiencias gana peso por encima de la mente. Practicamos deportes y nos preparamos físicamente. Caminamos de arriba a bajo. Se recorren ciudades, se cruzan montañas. Pero ¿qué hay acerca de las pausas y del cuidado de nuestra mente?

Según Yoshiro Ikeda, ganador del campeonato de Memoria de Japón 2019 y el primer japonés en ganar el World Memory Grand Master;

"Fortalecer la memoria es algo imprescindible para luchar contra la demencia o las enfermedades como el alzhéimer", explica el autor.

Tras su experiencia en el campo de la memoria, el campeón japonés ha creado ya su propio dogma. Se trata del método Ikeda, del cual podemos encontrar más detalles en su libro 'El método Ikeda. El secreto para ejercitar tu memoria y tomar el control de tu vida'. En este manual recoge un método efectivo compuesto por una serie de ejercicios sencillos con los que estimularás la memoria y fortalecerás el cerebro.

No es necesario que seas la persona más ágil o con mayor capacidad de retención. Lo importante es que, por un momento, centres toda tu atención en esta serie de ejercicios con los que mejorarás tu rendimiento en tus estudios o en el trabajo. ¿Cuánto tiempo debes dedicarle? Según Ikeda, con solo unos minutos al día y en tan solo un mes ya notarás cómo se fortalece tu memoria y mejora tu salud mental. El objetivo es también que trabajes la memoria al mismo tiempo que te diviertes.

Pero ¿para quién está hecho el método Ikeda? No hay límites ni edades. Son ejercicios dirigidos a un público muy amplio: desde estudiantes y opositores hasta personas de mediada edad que no quieren padecer deterioro cognitivo.

Decíamos antes que recordar es una lata. Pero la causa más común de la pérdida de memoria es el aburrimiento. Una mente ágil y despierta, viva en emociones, puede recordar con mayor facilidad marcas, nombres, fechas, etc... De hecho, para los niños, memorizar es una tarea mucho más sencilla. Según Ikeda, esto ocurre porque los más pequeños se emocionan y se interesan por aquello que les atrae y este tipo de emociones tiene un impacto enorme en nuestro cerebro. Tanto, que no resulta complicado memorizar cosas e incluso seguro recordándolas años después.

Cubierta del libro 'El método Ikeda'

 

Una vez pasada la infancia, ¿cómo reactivar esas experiencias memorísticas? Más cuando muchas personas, pasada cierta edad, se instalan en la comodidad y el hastío del día a día. El objetivo del método Ikeda es enseñar y practicar cómo provocar este impacto en nuestro cerebro, de tal manera que lleguemos a memorizar de forma natural como lo hacíamos cuando éramos niños.

Para empezar necesitamos inspiración. Es algo común y prioritario. Esa sensación que se siente cuando entendemos o descubrimos algo por primer vez. Para experimentar esta inspiración, contamos con cinco tipos de sensores de inspiración diferentes que deben estar activos: el sensor de detección, el de clasificación, el de cotejo, el de imagen y el de relación.

Te mostramos ahora cinco ejercicios planteados por método Ikeda con los que activarás los cinco sensores. Practica tu memoria y empieza a notar efectos en tu cerebro, tales como recordar eficientemente, mantener recuerdos vivos en el tiempo, recordar fácilmente o pensar con rapidez.

 

 

 

 

 

Ejercicios para el sensor de detección
1/5

Ejercicios para el sensor de detección

Para generar creatividad demos activar el sensor de detección. El cerebro recuerda gracias al placer de descubrir algo nuevo. Estos son solo algunos ejemplos de ejercicios que encontrarás en esta primera parte del libro:

  • Solo hay una figura diferente escondida y debes encontrarla lo más rápido posible.
  • En una tabla hay 10 series de figuras. Encuéntralas. El sentido de lectura es de arriba a abajo o de izquierda a derecha.
Ejercicios para el sensor de clasificación
2/5

Ejercicios para el sensor de clasificación

El cerebro comprime toda aquella información que tiene elementos en común y aumenta la capacidad del almacenamiento. Estos son algunos ejemplos de ejercicios que pueden ayudarte a activar el sensor de clasificación:

  • Entre cinco elementos, cuatro están relacionados. Encuentra el intruso.
  • Asocia los términos y conecta las palabras de la izquierda con las de la derecha.
Ejercicios para el sensor de cotejo
3/5

Ejercicios para el sensor de cotejo

¿Quieres activar el sensor de cotejo? Debes saber que el cerebro utiliza información que ya conoce para que el proceso de memorizar sea más eficiente. Apunta estos consejos para ejercitar tu mente:

  • Ordena las letras y forma la palabra correcta.
  • Encuentra la solución a partir de las cuatro pistas.

 

Ejercicios para el sensor de imagen
4/5

Ejercicios para el sensor de imagen

La fuerza de las imágenes ayuda al cerebro a memorizar. Estos ejercicios te ayudarán a poner a prueba tu sensor de imagen. ¿Te atreves a probarlos?

  • Observa la imagen y analiza las características y las reglas. Una vez lo hayas convertido en palabras, visualízala en tu cabeza y, sin mirar dibújala en un papel.
Ejercicios para el sensor de relación
5/5

Ejercicios para el sensor de relación

Si quieres activar tu sensor de relación, debes saber que el cerebro recupera información que está conectada a otra. Esto te permitirá poner en practica varios ejercicios que, a través del método Ikeda, aumentarán tu creatividad y tu salud mental.

  • Inventa una historia de tema libre con determinadas imágenes.