Con el nuevo año y después de tantas comilonas festivas y calóricas, es hora de volver nuestras rutinas y a esas comidas sencillas y nutritivas que tan bien nos sientan a nosotros y a nuestros estómagos.

Por eso mi propuesta en esta ocasión es una reconfortante y ligera receta con coliflor, una de las hortalizas que tenemos en temporada en estos meses más fríos del año. Con ella elaboraremos una receta muy fácil y rápida, un mijo cremoso con coliflor y cúrcuma para comer bien y rico cualquier día de invierno.

La coliflor, al igual que el brócoli y el resto de crucíferas, contiene compuestos azufrados, que ayudan a proteger nuestra salud de diferentes enfermedades. Tiene un alto contenido en vitamina C y vitaminas del grupo B, entre las que destaca el ácido fólico. Además contiene minerales como el fósforo, el calcio o el potasio y su bajo aporte calórico, y su riqueza en fibra, la convierten en el ingrediente perfecto para aligerar muchos platos.

El mijo es un cereal que destaca por su alto contenido en hierro y su rico y suave sabor. Su cocción es rápida y sencilla, y su naturaleza caliente nos reconfortará y nos aportará ese calor extra que nuestro cuerpo necesita en esta época de más frío.

Esta es una nutritiva receta que podrás tener lista en menos de 30 minutos, y que además podrás preparar con antelación y disfrutarla al día siguiente, ¡cuando tengas el tiempo más justo para comer!

 

Ingredientes mijo cremoso con coliflor y cúrcuma:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 coliflor (600g)
  • 1 taza (250ml) de mijo crudo
  • 5 tazas (1.250ml) de caldo vegetal
  • 1 y 1/2 cucharaditas de comino molido
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1 taza (250ml) de leche de almendras sin endulzar
  • pimienta negra al gusto
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Sal gruesa (opcional)

 

Preparación:

  1. En una olla, echar el aceite y cuando esté caliente añadir la cebolla picada fina, junto con una pizca de sal. Cuando esté translúcida incorporar los ajos prensados y bien picados y sofreír un minuto más.
  2. Añadir la coliflor troceada, el caldo, el mijo lavado y escurrido, la canela, la cúrcuma y el comino molido.
  3. Cocer, removiendo de vez en cuando, hasta que el líquido se consuma. Añadir la taza de leche, remover y continuar cociendo hasta que la mezcla adquiera una textura cremosa.
  4. Servir con un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima, pimienta negra molida y sal gruesa si necesitamos rectificar de sal.

 

Nota:

Si la preparas con antelación, es posible que al día siguiente necesites añadir un chorrito más de leche o caldo para que vuelva a quedar cremosa.