Entre las grandes carencias que ha tenido la educación sexual de la mayoría de nosotros está el desconocimiento de virus tan comunes como el del Papiloma Humano (VPH). Seguramente, muchas se sorprenderán de saber que probablemente lo hayan pasado sin darse cuenta, ya que se estima que hasta el 80% de las mujeres sexualmente activas serán infectadas por VPH en algún momento de su vida. Y esa cifra tan elevada es la que precisamente sitúa al virus del Papiloma humano como el virus de transmisión sexual más común entre la población.

Se estima que hasta el 80% de las mujeres sexualmente activas serán infectadas por VPH en algún momento de su vida

¿Y por qué, pese a ser tan común, sabemos tan poco sobre él? Si bien es cierto que muchas mujeres nos infectamos sin padecer molestias y hasta el 80% lo superamos a través de una regresión espontánea, no podemos olvidar que el VPH puede producirnos lesiones de bajo grado, que en ciertos casos limitados pueden progresar a de alto grado y que, en situaciones extremas, pueden acabar desembocando en un cáncer. Es importante tener en cuenta que, solo en España, cada año el virus del Papiloma Humano provoca más de 2.500 casos de cáncer de cuello de útero, algo que lo sitúa como la cuarta causa de muerte por cáncer en mujeres de entre 15 y 44 años.

Así que vale la pena repasar y revocar, uno a uno, los mitos y medias verdades que la cultura popular ha ido transmitiendo sobre el VPH. ¿Preparadas?

El VPH afecta solo a mujeres. FALSO
1/10

El VPH afecta solo a mujeres. FALSO

La relación entre el cáncer de cuello de útero con el VPH ha hecho que la creencia popular pensara que el VPH afecta solo a mujeres, pero lo cierto es que el virus puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Estamos hablando de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede infectar a ambos sexos y, por ello, es importante que todos tomemos precauciones y acudamos a un especialista si observamos verrugas en los genitales o algún tipo de alteración en el pene o en el ano.

Se trata de un virus que afecta solamente a las personas promiscuas. FALSO
2/10

Se trata de un virus que afecta solamente a las personas promiscuas. FALSO

Cualquier persona puede contraer el virus a través de un único contacto sexual con una persona con una infección activa por VPH, mediante penetración vaginal o anal, por contacto piel con piel o mediante sexo oral. En cualquier caso, su infección no depende del número de parejas sexuales que tengamos ni de prácticas menos ortodoxas, así que no debemos estigmatizar de ninguna manera las personas que lo padecen.

No todos los tipos de VPH son igual de peligrosos. VERDAD
3/10

No todos los tipos de VPH son igual de peligrosos. VERDAD

Existen más de 120 tipos de papiloma, la mayoría de los cuales no producen ningún daño ni a la mujer ni al hombre. Sin embargo, sólo alrededor de 40 están relacionados con infecciones en el área genital y 15 de ellos sí que generan mayores problemas que deben ser tratados por un especialista (VPH 16 y 18 principalmente).

Algunos pueden provocar verrugas (o condilomas) en los genitales externos de hombres y mujeres, y otros serotipos se relacionan más bien con lesiones en el cuello del útero y con el cáncer de cuello de útero.

Infectarnos de VPH significa que desarrollaremos un cáncer. FALSO
4/10

Infectarnos de VPH significa que desarrollaremos un cáncer. FALSO

Al contrario de lo que se cree, en el 90% de los casos, la infección se eliminará de forma natural gracias a nuestro sistema inmunitario en un periodo medio de dos años. Aunque sí es cierto que alrededor del 5% de las mujeres infectadas por VPH de alto riesgo acaban desarrollando cáncer cervicouterino, un porcentaje más que suficiente que justifica la necesidad de hacer una buena y consciente prevención.

El VPH da síntomas. FALSO
5/10

El VPH da síntomas. FALSO

Otro de los falsos mitos acerca del VPH nos ha hecho creer que los picores vaginales son el síntoma principal del VPH, pero no es así: el VPH es frecuentemente asintomático, y a pesar de que puede manifestarse en forma de verrugas en la zona genital externa, la mayoría de las veces la infección se detecta solo en las revisiones ginecológicas anuales.

El preservativo previene del contagio. VERDAD
6/10

El preservativo previene del contagio. VERDAD

El uso del preservativo durante todo el encuentro sexual nos previene de una grandísima cantidad de ETS y, en el caso del VPH, baja las probabilidades de contagio hasta el 10 o el 20%. De todas formas, su uso no nos garantiza una protección absoluta y, teniendo en cuenta que la única forma 100% segura de evitarlo es la abstinencia sexual, esto nos lleva hacia el siguiente punto de esta lista: la principal vía de prevención y detección precoz.

La vacuna nos protege frente a todos los tipos de VPH. FALSO
7/10

La vacuna nos protege frente a todos los tipos de VPH. FALSO

Desde hace algunos años se incluye estas vacunas en la cartilla de vacunación de las niñas antes del inicio de la vida sexual como estrategia de prevención primaria, ya que está demostrado que son eficaces en la prevención de casi el 100% de las infecciones procedentes de los tipos 16 y 18 de VPH, los mayores responsables de cáncer de cuello uterino. Pero debemos tener en cuenta que la vacuna más amplia y reciente aporta inmunidad frente a 9 tipos de virus (VPH 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58), mientras que existen más de 40 patogénicos, incluyendo de alto y bajo riesgo.

Además, cada vez más, se aboga por incluir también a los varones en los programas de vacunación debido a las posibilidades de contagio, así como a la aparición de verrugas y el aumento de los casos de cáncer de ano y orofaringe.

Las revisiones periódicas son claves para la prevención. VERDAD
8/10

Las revisiones periódicas son claves para la prevención. VERDAD

Teniendo en cuenta que el VPH no suele dar síntomas, es básico que acudamos a las revisiones ginecológicas anuales para realizar la prueba del Papanicolau o citología de forma regular, puesto que es la única que permite identificar lesiones causadas por el VPH en estados iniciales, lo que permite tratarlas a tiempo, evitar que evolucionen a lesiones cancerosas y reducir la tasa de mortalidad.

No existe un tratamiento eficaz para prevenir y tratar las lesiones de bajo grado. FALSO
9/10

No existe un tratamiento eficaz para prevenir y tratar las lesiones de bajo grado. FALSO

Este es, probablemente, el punto más novedoso de todos los que te listamos en este artículo. Porque, si hasta hace poco, los ginecólogos no contaban con ningún tratamiento no invasivo con un índice de seguridad y de fiabilidad alto, con resultados óptimos y sin efectos secundarios indeseados, la práctica clínica ha hecho un salto hacia delante con la comercialización de Papilocare®un gel vaginal desarrollado por Procare Health, indicado para prevenir y tratar las lesiones del cuello uterino de bajo grado en mujeres infectadas por el VPH.

Como nos explica el Dr. Javier Cortés, expresidente de EUROGIN y de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia, en el vídeo, Papilocare® es un tratamiento avalado científicamente por el Ensayo Clínico Paloma, el cual ha demostrado su eficacia al normalizar las lesiones cervicales de bajo grado en las pacientes infectadas por VPH de alto riesgo y aclarar el el virus en numerosos casos. Se trata del primer producto del mercado en Europa indicado para la prevención y el tratamiento de las lesiones de bajo grado causadas por el VPH, que el Dr. Cortés aconseja para todas las mujeres diagnosticadas con cualquier tipo de riesgo de VPH.

El único tratamiento para las lesiones del VPH es quirúrgico. FALSO
10/10

El único tratamiento para las lesiones del VPH es quirúrgico. FALSO

En la actualidad, lesiones precancerosas de alto grado de cuello de útero se tratan habitualmente con cirugía, como la conización del cuello uterino – una pequeña cirugía – para resecar la zona de la lesión. Sin embargo, ante una lesión de bajo grado (leve), el estudio Paloma anteriormente citado, que ha contado con la participación de 100 pacientes, ha puesto de manifiesto que las lesiones del cuello de útero se reparan a los 6 meses de tratamiento con Papilocare® en el 88% de las pacientes infectadas por VPH de alto riesgo, además de aclarar el virus en el 63% de los casos. Estos resultados han sido corroborados por 4 estudios independientes realizados por hospitales públicos españoles y por un centro médico italiano, demostrando así que la eficacia de Papilocare en la tasa de aclaramiento del VPH de alto riesgo alcanza desde un 50 a 70%, en tan solo 6 meses tratamiento.

En definitiva, en la actualidad, además de las ya instauradas vacunas para la prevención de la infección por VPH para mujeres y hombres y los tratamientos quirúrgicos de las lesiones precancerosas en los estadios más avanzados de la patología, existen nuevos y revolucionarios tratamientos que están marcando un antes y un después en la prevención y tratamiento de las lesiones de bajo grado causadas por el virus del papiloma humano.