La masturbación es una de las prácticas sexuales que, por algún motivo incomprensible, sigue siendo tabú y se sigue asociando a esa etapa bulliciosa y transgresora de la adolescencia. Pero lo cierto es que masturbarse es la cosa más normal del mundo, que todo el mundo lo hace y que, de hecho, es una actividad súper saludable, por no mencionar que es una de las mejores maneras de conocer nuestro cuerpo y de averiguar cómo sentimos placer. Por esto y por muchos otros beneficios comprobados en nuestro cuerpo (como sucede con la práctica del sexo), cada vez más ginecólogos recomiendan dejar de lado los reparos y reservarnos de vez en cuando un momento de intimidad con nosotras mismas. 

Y es que estos son sólo algunos de los motivos por los que tú también deberías masturbarte más a menudo:

Te ayudará a dormir mejor
1/7

Te ayudará a dormir mejor

La estimulación genital que puede (idealmente) acabar en un orgasmo te ayudará a mejorar el sueño porque te dejará en un estado de relajación y calma como el que se siente después de haber practicado sexo. Además, estimularás la segregación de estrógeno en tu cuerpo, una hormona que contribuye en que la fase REM del sueño sea más profunda.

Segregarás ‘felicidad’
2/7

Segregarás ‘felicidad’

Tal y como lo oyes. La intensa actividad hormonal que se genera en tu cerebro cuando te masturbas hace que se liberen en tu cerebro serotonina y dopamina de forma natural, dos hormonas asociadas a la sensación de felicidad.

Aumentarás tu libido
3/7

Aumentarás tu libido

La masturbación es un tipo de excitación física que puede ayudarnos a “arrancar los motores” de nuestra sexualidad. En otras palabras, cuanto más estimulemos esa zona, más ganas tendremos de seguir haciéndolo.

Liberarás más oxígeno en tu cerebro
4/7

Liberarás más oxígeno en tu cerebro

Cuando se alcanza el orgasmo, se activan muchas áreas del cerebro y aumenta el flujo sanguíneo, movimientos que liberan mucho oxígeno. Es una especie de ejercicio circulatorio para nuestro cerebro.

Ayuda a aliviar el estrés
5/7

Ayuda a aliviar el estrés

Al disfrutar de nuestro propio cuerpo, liberamos dopamina, prolactina, serotonina y oxitocina, hormonas que también están asociadas a una sensación de bienestar. Por otra parte, la masturbación requiere que liberemos la mente y nos concentremos en disfrutar del placer, una práctica que, al igual que la meditación, te ayudará a desconectar de tus problemas.

Puede ayudar a fortalecer el suelo pélvico
6/7

Puede ayudar a fortalecer el suelo pélvico

Darse placer a una misma no deja de ser un ejercicio físico que te puede ayudar a desarrollar la fuerza en algunas zonas de tu cuerpo, como el suelo pélvico. Cuando nos masturbamos, suelen aparecer contracciones espontáneas en los músculos de la vagina, lo que contribuye a que se fortalezcan.

Mejorarás tu autoconfianza
7/7

Mejorarás tu autoconfianza

La masturbación puede ayudar a muchas mujeres a deshacerse de la idea de que no pueden llegar a tener sexo satisfactorio, y nos ayuda a sentir que tenemos el control de nuestro propio placer. Por otra parte, se trata de momentos en los que no te tienes que preocupar de satisfacer a tu pareja, por lo que puedes liberarte de todas esas preocupaciones y dedicarte al 100% a ti misma.