Si se trata de responder desde un punto de vista estrictamente nutricional, es mejor comer carne en tanto somos omnívoros (lo que etimológicamente significa que comemos de todo). La carne, en concreto, proporciona una vitamina, la B12, indispensable para la formación de glóbulos rojos y la regeneración de los tejidos, que no se puede obtener de los alimentos vegetales (y de ahí que los vegetarianos deban suplementarse). La carne también proporciona hierro de fácil absorción y vitaminas, especialmente del grupo B. Sin embargo, desde un punto de vista ideológico, es completamente lícito dejar de comer carne. Hay muchos buenos motivos que citan las personas vegetarianas: el bienestar animal (es decir, que millones de animales permanezcan encerrados toda su vida sin espacio para moverse antes de ser sacrificados), la protección del medio ambiente (aunque se desconozca, la emisión de gases de efecto invernadero derivados de la cría de ganado supera a los que emite toda la industria de transporte), el que en África muchas personas pasen hambre para que los países desarrollados podamos mantener allí grandes monocultivos con los que alimentar nuestro ganado, el tremendo gasto de agua que supone alimentar al ganado? No obstante, entre convertirse en un carnívoro como el león o en un herbívoro como la jirafa hay una opción intermedia: comportarse como un verdadero omnívoro y comer solo de vez en cuando carne.


Otro tema relacionado, ¿son tan malos los embutidos?