Este año el Día del Padre tiene un objetivo claro: cumplir con #QuedateEnCasa, la campaña que en redes sociales nos está pidiendo a todos que nos salgamos a la calle para evitar la propagación del coronavirus. ¿Cómo podemos celebrar el Día del Padre estando en casa

En años anteriores solíamos festejarlo al final del día, cuando llegábamos a casa del trabajo, pero en esta ocasión la situación de excepcionalidad que vivimos nos enseña que tendremos que echarle imaginación y creatividad. ¡Y todo sin salir de casa!

Puedes encontrarte en alguna de estas situaciones: 

  1. Si eres padre de niños pequeños, lo tendrás cerca todo el día mientras teletrabajas. Hoy eres más especial que nunca, de manera que querrán celebrar tu día ¡a todas horas y en todo momento! 
     
  2. Si eres hijo, y todos los somos, es posible que tú mismo quieras celebrar el Día del Padre con el tuyo. Aunque no puedas verle, sí puedes tener un detalle con él. 
    ¿Por qué es especial este año el Día del Padre? 
  • Porque tienes la oportunidad de pasar más horas con tus hijos. 
  • Porque es un buen momento para conocerlos mejor: averiguar qué les gusta y cómo piensan.
  • Porque puedes reconectar con tu infancia: al pasar más tiempo con ellos descubrirás gestos y miradas que te recuerden a ti mismo. ¡Saca el niño que llevas dentro y disfruta! 


¿Cómo podemos celebrar el Día del Padre sin salir de casa? ¿Cómo podemos disfrutar este día con nuestros hijos, distraernos y tener un detalle especial con nuestro padre sabiendo que no podemos salir de casa?

¡A continuación te ofrecemos una guía práctica con consejos e ideas útiles para celebrar el Día del Padre en casa! 

Preparad el desayuno juntos
1/7

Preparad el desayuno juntos

Es una manera muy especial de empezar el Día del Padre. Tus hijos querrán festejarte en todo momento con alegría. Realizar una actividad juntos les cargará de energía, ¡más de la que ya tienen! 

Preparar juntos el desayuno es una excelente oportunidad para comunicarte con ellos.  Se sentirán especiale:  para tus hijos desayunar con su padre es una oportunidad para sentirse mayores. 

Haceros una selfie
2/7

Haceros una selfie

Es rápido y divertido. No hace falta que la subáis a las redes sociales si no quieres, pero es un bonito recuerdo para los dos, sobre todo en un día tan especial. 

Guiñar el ojo, hacer muecas, reir a carcajada limpia. Vivid el momento y guardadlo en la memoria. ¡Lo recordaréis con alegría! 

Cocinad juntos
3/7

Cocinad juntos

¡Si te deja! Cocinar, como comer, es una actividad original para realizar con tus hijos. 

Si es muy pequeño, podéis preparar un aperitivo o un postre sencillo. Si ya es más mayor, podéis elaborar una receta más compleja. ¡Compartir tiempo cocinando es una bonita manera de conoceros mejor! 

Regálale una suscripción
4/7

Regálale una suscripción

Es un regalo muy interesante para realizar online. No necesitáis veros en persona. Puedes regalarle a tu padre una suscripción a un producto o un servicio, como por ejemplo a una revista o a una plataforma de streaming

Divertíos con juegos de mesa
5/7

Divertíos con juegos de mesa

Puedes jugar con tus hijos, pero también con tu padre a través de Internet. Si no puede ser de forma presencial, existen diferentes aplicaciones para jugar online

Al ajedrez, al monopoly, al risk... ¿Cuál es vuestro juego favorito? Los juegos de mesa, además de ser entretenidos, te dan la posibilidad de que otros también jueguen. ¡Os pasará el tiempo más rápido! 

Mirad una película
6/7

Mirad una película

O una serie. O un documental. El Día del Padre es una buena ocasión para que descubra una película de cuando tú tenías su edad. ¡Enséñale cómo era el mundo entonces!

Llámale por teléfono
7/7

Llámale por teléfono

Existe la posibilidad que no puedas hablar con tu padre o con tus hijos hoy. Aunque es una situación excepcional, puede ser más llevadera si buscamos el contacto con nuestros seres queridos, aunque sea de manera virutal. 

Llama por teléfono. Si puedes y si pueden, organiza una videoconferencia. Diles que les quieres. Un mensaje de amor, cariño y ternura tiene este año más valor que nunca