El 31 de mayo de celebra el Día Mundial sin Tabaco, una cita anual con nuestra salud para concienciarnos de los peligros y consecuencias que fumar tiene en nuestro cuerpo, esa adicción que para muchos es tan difícil de superar. Algunos estudios han estimado en un 58% el número de personas que fracasan en su intento por dejar de fumar.

Pero, ¿por qué cuesta tanto dejar este hábito? Parece ser que nada tiene que ver con la falta de concienciación, recursos o medios para lograrlo, pues la inmensa mayoría de las que lo intentan ya están al tanto de las consecuencias nefastas del tabaquismo y conoce la utilidad de los parches o los cigarrillos electrónicos. Incluso muchas conocen también la existencia de varias aplicaciones de móvil que te ayudan a alcanzar tu objetivo. Parece ser que uno de los mayores obstáculos para conseguir abandonar el tabaco definitivamente es, en realidad, una falta de motivación real.

Y, pese a todo, la OMS sigue señalando que abandonar el tabaco es crucial a la hora de reducir significativamente el riesgo de padecer muchas enfermedades cardiovasculares, cánceres y otras afecciones pulmonares. Además, dejar de fumar ayuda a recuperar niveles de salud muy similares a aquellos que no han fumado nunca, y de los que muchos fumadores dejan de ser conscientes:

beneficios sin tabaco

Fuente: OMS

Por este motivo, si tú también te has planteado abandonar el tabaquismo o si no eres fumadora pero quieres ayudar a alguien en su lucha, has de saber que no es en absoluto una meta imposible, y cada vez más personas lo consiguen. Los tres factores esenciales para salir victoriosas en este desafío son: querer dejarlo, tener una razón de peso para ello, y saber cómo hacerlo. Y para esto último te traemos estos 10 pasos que te ayudarán a plantearte metas alcanzables y dejar de fumar, ¡pero esta vez definitivamente!

Fíjate una fecha para dejar de fumar
1/10

Fíjate una fecha para dejar de fumar

El primer paso para que consigas tener éxito en tu propósito y puedas tomar la decisión firme de dejarlo, es que diseñes un buen plan y te marques una fecha para empezar. Si te ayuda, puedes reducir el consumo de cigarrillos en los días anteriores, pero es imprescindible que te fijes una fecha concreta para decirle adiós al tabaco de una vez por todas.

Comunica tu decisión a tus familiares y amigos
2/10

Comunica tu decisión a tus familiares y amigos

Es importante que compartas tu propósito con tus más allegados, para que tus intenciones no se acaben perdiendo en el olvido. En efecto, el hecho de que nuestros familiares y amigos estén al corriente de nuestra lucha contra nuestra adicción al tabaco, añadirá cierto nivel de compromiso a la causa de nuestra parte.

Consulta con el médico
3/10

Consulta con el médico

Los especialistas te pueden ayudar a determinar el daño que ha podido causar el tabaquismo en tu cuerpo, así como tu nivel de adicción. De esa forma, podrán asesorarte para elegir la mejor forma de abandonar el hábito del tabaco.

Deshazte de todos los cigarrillos y ceniceros
4/10

Deshazte de todos los cigarrillos y ceniceros

Deshazte de todos los cigarrillos y ceniceros que tengas en casa, y limpia todo lo que pueda tener olor a humo: ropa, muebles, cortinas, etc. Esto te ayudará a que dejes de asociar tu casa con el hábito de fumar, y que, con el tiempo, el olor a tabaco te acabe resultando incluso molesto.

Ten a mano snacks saludables
5/10

Ten a mano snacks saludables

Fruta fresca o verdura cortada con una salsa de yogur o humus, frutos secos, galletas integrales... Cualquier tipo de aperitivo saludable es bienvenido. Cuando dejas de fumar, es normal que sientas ansiedad y te vengan ganas de llevarte algo a la boca constantemente. Mucha gente también opta por llevar siempre chicles sin azúcar en el bolsillo, caramelos mentolados o palos de regaliz.

Identifica en qué momentos sientes más ganas de fumar
6/10

Identifica en qué momentos sientes más ganas de fumar

Seguro que asocias ciertos momentos del día con ese cigarrito que ‘tan bien te sienta’, como el café después de comer, cuando estás de copas con los amigos, cuando necesitas un ‘break’ en un día estresante de trabajo, etc. Intenta introducir algún cambio en esos momentos cotidianos para que puedas centrar tu mente en algo distinto a fumar: toma té en lugar de café, prueba un coctel nuevo en el bar al que sueles ir con tus amigas, sal a hacer ejercicio después de las comidas, etc.

Cambia tu rutina diaria
7/10

Cambia tu rutina diaria

Un cambio en tus horarios también puede ayudarte a dejar de fumar. Intenta comer a horas diferentes, cambiar ese rato de copas por una buena sesión de cardio en el gimnasio, o ves al cine u otros lugares en los que esté prohibido fumar.

Productos para reemplazar la nicotina
8/10

Productos para reemplazar la nicotina

Como ya sabrás, existen ciertos productos en el mercado que te ayudan a ir reduciendo paulatinamente el consumo de nicotina, como los cigarrillos eléctricos o los conocidos ‘vapeadores’, que además tienen una gran variedad de sabores y aromas diferentes.

Medicamentos antitabaco
9/10

Medicamentos antitabaco

También existen algunos fármacos diseñados para ayudarte a reducir el consumo de nicotina, y que para muchos ex fumadores ha supuesto la diferencia entre el éxito y el fracaso. La vareniclina, los famosos parches, chicles o pastillas de nicotina y el bupropion son algunos ejemplos. Recuerda que si optas por alguno de estos medicamentos, deberás tomarlos siempre bajo supervisión médica para saber exactamente cómo usarlos y controlar los posibles efectos adversos.

Aunque caigas en la tentación, ¡no te desanimes!
10/10

Aunque caigas en la tentación, ¡no te desanimes!

Si en algún momento de la lucha contra tu adicción te supera el mono y te has fumado un cigarro, ¡no te desanimes! Es de lo más normal. La mayoría de gente que se plantea dejar de fumar, necesita al menos dos intentos antes de conseguirlo del todo. Cuando sientas que te dominan unas ganas compulsivas de fumar, diversos expertos recomiendan hacer inspiraciones profundas, tomar un vaso de agua grande, comer fruta, mascar chicle o cambiar de actividad (si estás sentada, levántate y sal a andar).