El agua perfumada es fácil de hacer y puede usarse de varias formas, ya sea aplicada directamente en el cuerpo o pulverizada en el hogar, el coche o la oficina. Para crearla, tan solo se necesita una botella rociadora, aceite esencial, vodka y agua destilada. Estos son los pasos a seguir:

1.- Introduce diez gotas de aceite esencial en una botella rociadora. El aceite de lavanda es uno de las más utilizados, aunque también puede ser de vainilla o de cítricos, entre otros muchos.

2.- Agrega 60 mililitros de vodka al recipiente con el aceite esencial, cierra la botella y remueve suavemente hasta que se mezclen los ingredientes. Deja reposar el vodka y el aceite durante 24 horas a temperatura ambiente.

3.- Añade 50 mililitros de agua destilada a la mezcla del día anterior. Remueve la botella rociadora y mezclar los tres ingredientes.

4.- Deja reposar el agua perfumada casera en la nevera y consérvala en un lugar refrigerado para que la fragancia dure más tiempo. Tras seis semanas, la fragancia empezará a debilitarse, por lo que se recomienda hacerla en cantidades pequeñas.

Un buen truco es aprovechar esta mezcla para rociar la ropa y las sábanas recién planchadas. De este modo, la fragancia permanecerá en estas prendas durante días. Además, el agua perfumada casera no deja residuos y es excelente como limpiadora y desodorante natural.