El running es un deporte que forma parte del día a día de muchas personas que antes o después del trabajo se enfundan en su ropa deportiva, se ponen los auriculares con música y arrancan a correr por la ciudad o el campo. Pero desde hace unos años existe una variante del running bautizada como ‘plogging’, que le añade consciencia social al deporte y lo único que hay que llevar, a parte del equipamiento habitual, es una bolsa de basura.

 

‘Plogging’ o recoger basura mientras corres

La idea es que mientras la persona practica su deporte o ejercicio habitual va recogiendo la basura que encuentra en el camino. Esta nueva moda nació en Estocolomo en 2016 con el objetivo de cuidar del medio ambiente mientras se hace ejercicio físico. Lo bueno es que se trata de un deporte que lo puede practicar casi todo el mundo, ya que no es necesario correr a gran velocidad, más bien al contrario para poder detenerte a mirar si hay residuos y recogerlos del suelo.

Desde que se impulsó hace tres años, esta práctica se ha extendido ya por más de un centenar de países y, según anuncian en su página web, cada día más de 20.000 personas “corren por el planeta”. En este caso no gana quién llega antes a la meta, sino quién consigue llegar con más kilos de basura.

El impulsor de este fenómeno es Erik Ahlström, un compatriota de Greta Thunberg que, tras mudarse a Estocolmo desde una pequeña localidad sueca, empezó a incorporar en su rutina de ejercicio diario la práctica de recoger toda la basura que se encontraba a su paso. Plogging es una combinación de las palabras ‘running’ y ‘plocka upp’, que en sueco significa recoger.

Deportistas recogiendo basura

Ejercicio saludable para el cuerpo y el planeta

Esta tendencia deportiva y ecológica se ha popularizado también en otros deportes como por ejemplo el ciclismo y muchos usuarios no han dudado al compartir fotos y videos haciendo plogging animando a sus seguidores a practicarlo.

En Europa esta práctica se ha instaurado en muchos países y en los Estados Unidos, la moda se está instalando entre los que están cansados de ver basura en su ruta de ejercicio. Los ploggers aseguran que se pueden quemar alrededor de 300 calorías con 30 minutos de práctica, ya que combina correr con sentadillas cada vez que se recoge un desperdicio.

 

Viral en redes sociales

El plogging no solo se ha extendido en el deporte y la calle, sino que también está revolucionando las redes sociales. Los ploggers que lo practican comparten imágenes de sus carreras y los trucos que utilizan para recoger más basura en menos tiempo y aumentar la efectividad del ejercicio físico, utilizando el hashtag #Plogging.