Sopa de bífidus

Muchas mujeres creen llevar una vida supersana porque practican deporte en exceso. Pero como lo hacen sin asesoramiento profesional y, además, con una mala alimentación, en realidad están maltratando su organismo. ¿Consecuencia? Un desequilibrio orgánico y de la flora intestinal.

Sopa de bífidus
Sopa de bífidus

Muchas mujeres creen llevar una vida supersana porque practican deporte en exceso. Pero como lo hacen sin asesoramiento profesional y, además, con una mala alimentación, en realidad están maltratando su organismo. ¿Consecuencia? Un desequilibrio orgánico y de la flora intestinal.

El proceso de absorción de lo que comemos (la mayor parte de azúcares, minerales y vitaminas, así como las proteínas, grasas e hidratos de carbono) se produce en las paredes del intestino delgado. Su 'ecosistema' bacteriano ayuda en ese proceso de descomposición de los alimentos. Pero sin darnos cuenta, nuestro cuerpo está expuesto a 'ataques' contra esa flora intestinal, como la ingesta de antibióticos, píldoras anticonceptivas, dietas inadecuadas, estrés, etc. Cuando se produce un desequilibrio, el organismo es incapaz de mantener en buenas condiciones el sistema inmunitario. Esto se manifiesta en forma de diarreas, constipados, gripe... y otras enfermedades que afectan al sistema inmunológico.

Por eso, de vez en cuando se puede seguir una dieta inmunológica que, además de ayudar a regular la flora intestinal (y prevenir así enfermedades), te mantiene en tu peso ideal y retarda el envejecimiento... Un menú ultrasano, equilibrado y fácil de seguir, compuesto principalmente por alimentos probióticos y otros ricos en polifenoles, como el maqui (con una capacidad antioxidante hasta 50 veces superior a una copa de vino tinto), que ayudarán a protegerte frente a agresiones y malos hábitos.

Gracias a su alto contenido en microorganismos vivos, los alimentos probióticos actúan como escudo protector y favorecen el aumento y equilibrio de la flora bacteriana, en poco tiempo y de manera natural.

Además, estimulan los jugos y las enzimas que favorecen la digestión. De los alimentos probióticos, uno fácil y atractivo de consumir es el miso. Esta pasta aromatizada de soja, elaborada con centeno fermentado, actúa como un potente regulador digestivo. Los ingredientes más habituales de esta receta japonesa son tofu, algas y cebolleta o puerro. Se prepara añadiendo una cucharada de agua caliente para obtener un plato lleno de lactobacilos y bacterias bífidus.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído